Type to search

Seguridad

La Comisión Nacional de los DH reduce la calificación de las cárceles de Colima

La calificación de 2018 a los tres centros penitenciarios del estado de Colima disminuyó, de acuerdo con el estudio presentado este jueves por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Los datos del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria dan una calificación promedio de 6.6 —en la escala de 10— a los centros de reinserción social (Cereso) de Colima y Manzanillo, y al Reclusorio Preventivo de Tecomán, lo cual representa una disminución de cinco décimas, pues el año pasado fue de 7.1. Es decir, la calificación empeoró 6.8% respecto de 2017.

El centro penitenciario del municipio de Colima fue el que tuvo la mayor disminución, al pasar de 6.9 a 6, según el análisis elaborado con base en visitas realizadas al inmueble entre el 11 y el 15 de junio de 2018.

Entre los temas a atender, la CNDH señaló una insuficiencia de programas para la prevención y atención de incidentes violentos, falta de prevención de violaciones a los derechos humanos y de atención en caso de detección, así como insuficiencia de vías para la remisión de quejas de probables violaciones a los derechos humanos.

En ese Cereso, la CNDH también apuntó una falta de personal de seguridad y custodia, deficiencias en el procedimiento para imponer sanciones disciplinarias y presencia de actividades delictivas. Además, se declaró inexistentes o deficientes las condiciones materiales e higiene en el área médica, en la cocina, en comedores, en talleres y en áreas deportivas, así como deficiencias en la alimentación de los reclusos.

En el penal de Manzanillo, la evaluación pasó de 7.8 a 7.4 en 2018, una variación de 4.6%, donde la Comisión detectó, entre otras cuestiones, deficiencias en los servicios de salud, en la atención a internos en condiciones de aislamiento, en las condiciones materiales e higiene de instalaciones de alojamiento, y en la atención a personas de la tercera edad y de personas de la diversidad sexual.

Al igual que en el Cereso de Colima, señaló una falta de personal de seguridad y custodia, deficiencias en el procedimiento para imponer sanciones disciplinarias y presencia de actividades delictivas.

En el caso del Reclusorio Preventivo de Tecomán, la evaluación pasó de 6.6 a 6.4, y entre los temas a mejorar está la falta de prevención de violaciones a derechos humanos y de atención en caso de detección, y malas condiciones materiales y de higiene en las instalaciones de alojamiento.

La CNDH indicó que en ese centro penitenciario hay una deficiencia en la atención a mujeres y menores de edad que vivan con ellas y programas insuficientes para la prevención de adicciones y desintoxicación voluntaria, además de condiciones de autogobierno o cogobierno.
.
El presidente de la CNDH, Luis Raúl González, señaló en la presentación del estudio que aún restan puntos por mejorar en el sistema penitenciario de todo el país para cumplir con el respeto a las garantías de las personas recluidas, además de considerar que los problemas de seguridad y justicia no se pueden resolver si no se atienden los problemas.

“Los centros penitenciarios, si no se atienden y vigilan, pueden ser focos o factores que propicien inseguridad, violencia, corrupción y, paradójicamente, impunidad. Lograr la efectiva reinserción social de quien está privado de su libertad sigue siendo, más una aspiración, que una realidad concreta”, dijo este jueves en el evento realizado en la Ciudad de México.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *