Type to search

Economía y negocios

¿Cómo sobreviven los negocios en el segundo estado más ‘letal’ para ellos? Propietarios nos cuentan

Colima es el segundo estado del país con más muertes de negocios en el periodo de mayo de 2019 a julio de 2021, de acuerdo al Estudio Sobre la Demografía de los Negocios del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, quien registra que el 41.86% de los establecimientos que se tenían contemplados en los Censos Económicos 2019, han cerrado.

Esta medición, explica el Inegi, tiene el propósito de conocer los cambios de las unidades económicas en el contexto de la pandemia. El primer estado con más “muertes de negocios” es Quintana Roo con el 46.5%. 

Con estos datos, Estación Pacífico buscó hablar con propietarios de distintos negocios para cuestionarles cómo le han hecho para sobrevivir a la pandemia y de qué forma se han visto afectados.

Todos los propietarios, nos respondieron que han sido afectados por la pandemia y que de alguna forma u otra, tuvieron que cambiar las dinámicas con las que manejaban sus establecimientos.

A continuación te compartimos lo que nos dijeron.

 ¿Cómo han sobrevivido? 

Eréndira Guadalupe Valencia, gerente administrativa de la empresa local Santa Fe Uniformes, mencionó que al principio de la pandemia la manera en la que pudieron solventarse durante unos meses fue con la implementación de artículos en su catálogo que anteriormente la sociedad no acostumbraba a utilizar: los cubrebocas.

“Al inicio de la pandemia lo que hicimos cuando disminuyeron las ventas fue empezar a agregar otros productos que normalmente no hacíamos, por ejemplo, los cubrebocas, que fue con lo que sobrevivimos los meses más difíciles, uno o dos meses con venta de cubrebocas”, dijo a EstaciónPacífico.com.

“Después lo que hicimos fue enfocarnos en vender a los negocios esenciales, (…) enfocarnos en ellos y no dedicarle tanto tiempo a empresas que no son esenciales porque son las que también se vieron perjudicadas como nosotros”, mencionó Valencia.

Por otro lado Víctor Manuel Villalobos, encargado de ventas de Paletique, un negocio local de repostería, mencionó que para salir adelante primero debieron hacer cambios en la producción de ciertos productos de venta, debido a la escasez de insumos por alta demanda, y además, modificar su atención al cliente.

“Como ya no tenemos el mismo margen de ingresos, el local ya no era simplemente un punto de venta, ya inclusive representaba una merma en los ingresos, entonces tomamos la decisión de hacernos completamente vía domicilio y suspendimos el contrato con nuestro local y así actualmente seguimos, solamente las ventas vía domicilio, vía pedidos y la vía por plataformas digitales”, compartió.

Asimismo, Iliana Torres, fundadora de El Hilo Colimote, indicó que la renovación y la incursión en productos nuevos y diferentes al catálogo, además de la creación de dinámicas para interactuar con sus clientes, han sido las estrategias que han tomado para mantener el negocio a flote.

“Hemos hecho de todo, desde meter productos diferentes a lo que se maneja en El Hilo Colimote, que es ropa principalmente, pero también hemos hecho dinámicas para mantener la interacción con los clientes (…) y es como seguimos sobreviviendo, sobre todo por las redes sociales”, precisó.

 ¿A qué dificultades se enfrentaron? 

Valencia, gerente administrativa de Santa Fe Uniformes, ella compartió que en un principio de la pandemia, al no haber escuelas abiertas y con varios negocios del sector privado teniendo que cerrar su puertas, sus ventas bajaron, pero además, siguieron el protocolo de seguridad implementado por la Secretaría de Salud y tuvieron que modificar su manera de trabajar.

“Obviamente hay muchas empresas que prefirieron dar prioridad a otros gastos como los pagos de nómina, seguro social, etc., y detener la compra de uniformes. (…) trabajamos durante un tiempo al 50% de capacidad, lo cual afecta un poco, tuvimos que reacomodar las actividades del personal para cubrir todas las áreas”, mencionó.

Sin embargo, Eréndira Valencia compartió que otra dificultad a la que se enfrentaron fue hacer los pagos de prestaciones como Seguro Social, Infonavit, entre otros.

“Ellos siguieron cobrando y nosotros seguimos pagando. A pesar de que las ventas disminuyeron, eran los mismos pagos para ellos y no hubo ningún tipo de apoyo por parte de ellos, e incluso se volvieron más rígidos con los pagos y a pesar de que sí hay modo de hacer algunos convenios, el pago sigue siendo el mismo, nada más diferido a algunas mensualidades”, precisó.

Por otro lado, Víctor Manuel Villalobos, mencionó que Paletique también se vio afectada en las ventas locales debido a que tuvieron que transitar de la venta directa en su domicilio, a plataformas digitales.

“Antes de la pandemia teníamos tres puntos de distribución, (…) pasa la pandemia, nos aislamos como tal y cambia la dinámica drásticamente porque ya no atendimos las ventas directamente en nuestro local, sino que trascendimos el proceso directamente de apoyarnos con las plataformas digitales”, dijo Villalobos.

De igual manera Iliana , fundadora de El Hilo Colimote, compartió que su empresa se vio en la necesidad de cerrar las puertas de la tienda en físico y dedicarse a las ventas en línea.

“Principalmente teníamos una tienda física, digo “teníamos” porque tuvimos que cerrar el local y ahorita nos manejamos en lo que viene siendo ventas online, que a final en un principio así fue como nos manejamos, pero es como el más grande golpe que ha tenido la tienda”, dijo.

Sin embargo, Iliana mencionó que la venta en línea también les ha generado otros problemas, ya que hay clientes que prefieren ver en físico las prendas y desconfían de realizar compras por internet.

“Se ocupa tener una tienda física por la parte de como es ropa, mucha gente lo que quiere es verla, verla en físico, probarse la ropa. Entonces eso en cierta forma también ha ocasionado que ciertos clientes se decidan por dejar la compra (…) pero bueno, ya uno busca la estrategia”, precisó.

 Políticas públicas 

Preguntamos a las personas al frente de las empresas mencionadas si consideran que el gobierno pudiera hacer algo desde sus políticas públicas para ayudar a que sus negocios y otros muchos prosperen y puedan volver a adquirir la estabilidad que tenían previo a la pandemia.

“Dar oportunidades o formas de pago mejores a las empresas porque creo que es uno de lo que más afectó a los trabajadores, seguir pagando sobre todo esas tres cosas (…) son pagos que tenían que seguirse cubriendo. Creo que le faltó mucho al gobierno realizar este tipo de programas para que para la empresa no sea tan complicado sobrevivir durante la pandemia”, indicó Guadalupe Valencia.

Por su parte, Víctor Villalobos mencionó que una de las estrategias que podría implementar el gobierno con la finalidad de apoyar a estas empresas locales es brindarles apoyos y con ellos generar alianzas.

“Gobierno lo que podría hacer es incentivar ciertos procesos, a lo mejor de préstamo de recursos, (…) Creo que podría ser una manera, pero lo principal radica en el ánimo y la emoción de poder decir “empresarios y emprendedores, aquí estoy para apoyarles”, al menos para que no tengan que cerrar y eso afecte a las familias”, indicó Villalobos.

Iliana aseguró que acceder a los programas de apoyo para los emprendedores es muy difícil y desgastante, ya que, por lo menos en su caso, ha participado en repetidas ocasiones y en distintos niveles, y no ha recibido el apoyo que solicita.

“Ya he participado, son tres veces que lo hice de manera local (…) y la otra fue federal y tampoco se me otorgó el apoyo (…) Considero que por ejemplo, en este caso también se debería ver la antigüedad de los negocios, que hayamos estado cumpliendo con hacienda, el tener todo en orden y también ya tenemos un ratito sobreviviendo y esos apoyos sí se deberían dar de una manera más legal, más real”, concluyó.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: