Type to search

Comunidad Destacada

ICM resalta ‘círculo virtuoso’ con la UdeC en resolución de quejas de estudiantes del IUBA

Catalina Suárez, titular del Instituto Colimense de las Mujeres (ICM) resaltó ‘círculo virtuoso’ con la Universidad de Colima en la resolución de quejas de estudiantes del Instituto Universitario de Bellas Artes (IUBA),  que denunciaban acoso sexual por parte de profesores de la institución, por lo que se pudieron tomar decisiones para solucionar este problema.

Indicó que desde el instituto tuvieron acercamiento con los abogados del rector de la UdeC, Cristian Torres Ortiz, y directamente mantuvo comunicación personal con él, situación que las llevó a tomar la decisión de mantener una buena relación con ellos, sumar voluntades y hacer equipo con la máxima casa de estudios en la entidad.

«Creo que se dio, digamos un círculo virtuoso donde las partes estaban en condiciones de interactuar, dialogar y de tomar decisiones que fueron muy importantes, las decisiones que tomó el rector Cristian Torres, me pareció, de verdad yo no o esperaba, conociendo esa alianza no escrita y no identificada por ellos mismos entre los propios hombres agresores en dónde disminuían o no le daban la importancia que significaba para una mujer ser agredida de esa forma, o un chico», precisó.

Esta alianza con las autoridades, aseguró que ayudó al proceso ya que todas las partes involucradas en el caso, es decir, la Universidad de Colima, gobierno del estado a través del ICM y Colectivo por la Danza -quien ha dado voz a las denuncias-, han logrado que este mismo avance de manera inmediata.

«Recibimos en el instituto, dos grupos, uno fue aproximadamente de 30 chicas con su abogada y otro grupo como de 20 también con la abogada y estuvimos dialogando de manera muy asertiva, en donde cabía la posibilidad de hacer público desde el principio sus demandas, sus peticiones, sin embargo privilegiamos el hecho de que teníamos que dialogar también con las autoridades universitarias, que teníamos que respetar el proceso que cada institución tenía que llevar, siempre cuidando la dignidad de ellas», indicó.

Suárez mencionó que desde un inicio mantuvieron especial cuidado en respetar las voces de las personas denunciantes, así como la decisión de si querían ser acompañadas por el instituto o no.

«Unas de las principales cosas que cuidamos desde el inicio fue el respetar absolutamente su voz, respetar absolutamente su decisión de ser acompañadas o no por el instituto y de que se hiciera efectivo ese acompañamiento a través de las instancias que tenemos legales, psicológicas y de acompañamiento a través de lo que hacen las chicas de trabajo social», explicó.

 Ya se trabaja en mejorar los protocolos de atención de violencia de género  

Suárez dio a conocer que ya tuvieron contacto con el secretario de educación, con quien mantuvieron tres reuniones de trabajo con las que han planteado las modificaciones que se tienen que hacer al protocolo de acoso y hostigamiento con el que cuenta el estado de Colima.

«Es un protocolo que de alguna manera no tiene clara la ruta que debe seguir una víctima de un agresor de estos dos cuestiones que es el acoso y el hostigamiento. Hemos identificado la ruta más corta (…) en donde cada equipo de cada secretaría va a tener que trabajar desde su propio enfoque».

Esto refiere a que con base en la estructura gubernamental de cada secretaría, debería presentar sus propias características en el protocolo, por ejemplo, Secretaría de Educación Pública podrá hacer uno por cada nivel de educación.

«En cada escuela, en cada espacio educativo hay una enorme responsabilidad del profesorado para las alumnas y los alumnos de los diferentes niveles porque hay un ejercicio de poder, hay un ejercicio de abuso en donde están obligadas las instituciones a garantizar la integridad y la dignidad de las niñas, los adolescentes y los jóvenes que están en esos espacios», precisó.

En este sentido, recalcó que hay un gran avance en esta materia, aunque todavía existe la oportunidad de mejorar los protocolos ya existentes, esto tanto en la Universidad de Colima, como directamente en el Gobierno del Estado.

«Tienen un enfoque -no identificado precisamente de renglón tras renglón-, sino que a la hora de interpretar te das cuenta que tiene un enfoque de proteger a los agresores a través del tiempo, porque además lo hacen de largo tiempo y además las instancias que deben recibir este tipo de denuncias no están sólidas todavía, todavía no generan la confianza suficiente para quienes han sufrido acoso y hostigamiento», concluyó.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: