Type to search

Más Noticias

Ni niños ni héroes: historiador colimense repasa algunos mitos patrios

Uno de los emblemas de la historia de México es la Batalla de Chapultepec, acontecida el 13 de septiembre de 1847, y en la cuál seis niños cadetes arriesgaron su vida para defender a nuestro país de las tropas estadounidenses… o eso es lo que cuentan los libros de historia.

Para el historiador Noé Guerra, los llamados Niños Héroes tuvieron poco de niños y mucho menos de héroes, pues asegura que de entrada, tenían entre 17 y 24 años, además de que no fueron únicamente seis, sino más de 50 los cadetes que pelearon aquel día en el Castillo de Chapultepec, entre ellos alguien que tiempo después se convirtió en presidente de México.

“No eran seis, ni siete, sino más de medio centenar, además de niños no había nadie, el más joven tenía 14 años. Los otros tenían 17, 24, 22, 19, ya no eran niños precisamente (…) Lo que sucede es que un soldado estadounidense escribió ‘los soldados mayores de edad hubieran hecho bien siguiendo el ejemplo de los jóvenes’, y de ahí vienen los comentarios de que eran niños”, destacó.

«Los que tuvieron que haber sido la defensa nacional abandonaron su puesto, se quedaron sólo los que no tenían a donde ir, en aquel tiempo los cadetes eran o la milicia o el clero», refirió.

Mencionó que Fernando Montes de Oca murió de 18 años en esa batalla, cuando un soldado estadounidense logró entrar por una ventana que se encontraba a sus espaldas y le disparó con una bayoneta.

Por su parte, Francisco Márquez, de 14 años, el cadete más joven de la tropa, murió cuando le pidieron rendirse; él respondió matando a uno de sus captores y al mismo tiempo, fue acribillado por los contrarios.

Luego está Juan de la Barrera, de 19 años, quien murió también en la defensa mientras se ubicaba al sur del cerro. Sobre Vicente Suárez, precisó que tenía aproximadamente 20 años y murió en su puesto de centinela, en una de las escaleras del Castillo.

Sobre el mítico Juan Escutia, el historiador afirmó que tenía alrededor de 20 años al momento de su muerte, que en realidad no era cadete, sino un soldado del Batallón de San Blas y no se arrojó con la bandera.

“Su nombre real era Juan Bautista Pascasio Escutia y Martínez. Murió en la ladera poniente del cerro como tirador, fue herido y cayó al acantilado, se pudo haber envuelto con la bandera del colegio, porque en ese entonces no existía la bandera como la conocemos, pero en realidad él muere abajo, no murió envuelto en ninguna bandera”, aseguró.

Además, dijo que Agustín Melgar, de 18 años, fue un teniente que resultó herido durante la batalla, y al no poder recuperarse de las heridas, murió un día después.

“Fue herido y murió al día sigueinte, se había parapetado tras unos colchones del dormitorio, tratando de esconderse. Luchó cuerpo a cuerpo y murió”, señaló.

Añadió que uno de los personajes que participaron en aquella lucha defendiendo a la Nación, fue Miguel Miramón, quien a pesar de haber logrado convertirse en presidente de México en 1860 con menos de 30 años, la historia decidió ignorarlo.

“Miramón fue herido tratando de defender a la patria, aunque nadie lo conoce (…) Miguel Miramón, junto con Manuel Mejía y Maximiliano de Habsburgo fueron fusilados en el cerro de Las Campanas en Querétaro en 1867, Miguel Miramón fue fusilado 20 años después de aquél día de la defensa del castillo de Chapultepec”, precisó.

“A él no se le reconoce por dos razones, la primera es porque sobrevive y la segunda porque muere en el bando equivocado. Fue presidente de México a los 24 años, con decisiones importantes en un país muy convulsionado”, añadió.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *