Type to search

Comunidad

Pocos medicamentos, camas y otras carencias del Psiquiátrico de Ixtlahuacán

El Pabellón Psiquiátrico de Ixtlahuacán, la única unidad para la atención de pacientes psiquiátricos en Colima, presenta deficiencias como cantidad insuficiente de camas, pocos medicamentos y más pacientes de los que puede atender, advirtió la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

El Informe del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura sobre los Hospitales Psiquiátricos que dependen del Gobierno Federal y estados de la República Mexicana, difundido por el organismo defensor, destaca una serie de faltantes en las instalaciones colimenses y en otros 38 institutos de ese tipo que dependen de la administración federal y de 26 entidades.

“Para examinar, con base en estándares nacionales e internacionales el trato, desde el ingreso y durante el tiempo que permanecen las personas privadas de su libertad, las condiciones y necesidades de dichos establecimientos, a fin de realizar las acciones preventivas necesarias contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes”, indica el documento sobre sus objetivos.

Entre mayo y junio del año en curso se efectuó la visita al Pabellón Psiquiátrico de Ixtlahuacán.

 Instalaciones insuficientes 

La CNDH registró una capacidad para 35 pacientes (23 hombres y 12 mujeres); sin embargo, lo habitan 44: 34 hombres y 10 mujeres. Debido a que se rebasa la capacidad del lugar, nueve pacientes varones duermen en colchonetas en el suelo.

El hospital no cuenta con un área designada para visitas familiares, así que los seres queridos de los internos se reúnen con ellos en el comedor.

El análisis destaca una falta de mantenimiento a las estufas, el horno y los refrigeradores de la cocina. Además, carece de ventilación suficiente.

El informe refiere que los sanitarios de hombres y mujeres están “en pésimas condiciones” de funcionamiento y mantenimiento, pues carecen de agua, en tanto que algunas instalaciones eléctricas están expuestas.

 Sin separaciones por tipo de pacientes 

El organismo defensor menciona que el día de la visita se encontraron en población general con personas privadas de la libertad, sujetas a proceso y sentenciadas que habían sido ingresadas al hospital por orden de una autoridad judicial, sin que las instalaciones contaran con un área especial para la población que no ingresó de manera voluntaria, como es debido.

“Los hospitales psiquiátricos deben ser destinados al tratamiento de enfermedades mentales de personas cuya libertad no se encuentre privada por encontrarse sujeto a un proceso penal o contar con una sentencia, pues no reúnen los requisitos mínimos para alojar en condiciones de estancia digna y segura a las personas privadas de la libertad con motivo de un delito, al no contar con la infraestructura y el personal necesarios para funcionar como establecimientos penitenciarios”, explica el documento.

El Pabellón Psiquiátrico tampoco cuenta con criterios de clasificación para designar el área de estancia de los pacientes, únicamente se dividen por género.

 Comunicación con el exterior y reglamento interno 

A los internos se les prohibe realizar llamadas telefónicas, por determinación del hospital. Sobre el reglamento interno, la propia institución explicó que se encuentra “en proceso de aprobación”.

 ¿Cómo se actúa ante actos de maltrato? 

Se informó que cuando un paciente manifiesta haber sido maltratado por algún trabajador, el procedimiento indica que se debe relatar la situación al supervisor de enfermería y con el personal involucrado para posteriormente dictar medidas al respecto. En caso de que el acusado reincidiera, se le cambiará de turno. En ningún momento se da aviso al Ministerio Público.

 Poco equipo médico y menos medicamentos 

Al Psiquiátrico de Ixtlahuacán también le hace falta un área de hospitalización parcial, donde se pueda aislar a algún paciente que afronte una crisis.

Tampoco tiene servicio de electroencefalografía y los medicamentos resultan insuficientes, pues “la Secretaría de Salud estatal tiene un adeudo con los proveedores”.

Para operar adecuadamente, la institución necesita extra al menos tres médicos psiquiatras, dos paidopsiquiatras (psiquiatras especializados en brindar atención a los niños), un internista, un neurólogo, un geriatra, cinco enfermeros psiquiátricos, dos psicólogos, cuatro terapistas y un trabajador social.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *