Type to search

Comunidad

¿Por qué el Imco dice que aún vale la pena estudiar una carrera universitaria?

Asistir a la universidad aún tiene beneficios económicos para los mexicanos, como un salario 72% mayor al de una persona que sólo estudió hasta el bachillerato y 50% menos de probabilidad de trabajar en el sector informal, afirmó el investigador del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), Pablo Clark.

El especialista reconoció que egresar de una carrera ya no implica las mismas ventajas que hace 20 o 30 años, por lo que consideró que actualmente la elección de qué estudiar y dónde es igual de importante que la elección de no ir a la universidad.

“Lo que encontramos es que sí, todavía tiene beneficios económicos, éstos no son tan grandes como eran hace 20 o 30 años, pero siguen siendo muy importantes. Por ejemplo, un egresado de la universidad tiene un salario promedio 72% más alto que un egresado del bachillerato, e ir a la universidad reduce en un 50% el riesgo de estar empleado en el sector informal, con todos los beneficios que implica tener un empleo formal”, dijo este viernes a Miguel Ángel Vargas de EstaciónPacífico.com.

Para ayudar a los jóvenes a tomar esta decisión, apuntó Clark, el IMCO actualiza cada año la herramienta “Compara Carreras”, en la que se puede observar la situación salarial que enfrentarán al entrar al mercado laboral, según la licenciatura que hayan escogido.

El investigador añadió que también se cuenta con un índice de la calidad de la inversión, que arroja si una carrera es una excelente inversión, si es buena, insegura o muy insegura, tomando en cuenta el salario promedio de sus egresados, el costo de estudiarla y el riesgo de estar desempleado o en el sector informal.

Clark señaló que entre las carreras que han encontrado que son buenas inversiones están la de electrónica de automatización y las que tienen que ver con la industria, así como la de formación docente o ciencias de la educación. Abundó que la primera es debido a que sus egresados tienen un sueldo promedio de 15 mil 100 pesos, mayor al de los egresados de la mayoría de carreras, así como una baja tasa de desocupación, mientras que las que tiene que ver con la docencia, aunque no tienen un alto sueldo, sí coinciden con una tasa de desempleo baja, los costos de estudiarla son menores y en promedio quien estudió este rubro en una institución privada tarda siete meses en recuperar su inversión.

“Esto es un buen ejemplo para pensar que al tomar una elección de carrera no nos vayamos sólo con el salario promedio, es evidentemente una cosa muy importante en un empleo cuánto te pagan, pero también hay que considerar que hay de empleos a empleos más allá de lo que te pagan”, explicó.

El integrante del Imco agregó que quien estudia la carrera de Historia en una institución privada tarda 98 meses en recuperar el costo de su colegiatura.

Pablo Clark aclaró que se tiene un índice de este tipo para las universidades privadas y otro para las públicas, que se construye del contacto y la recopilación de datos de 100 universidades de ambos tipos.

El investigador aconsejó a quienes están próximos a elegir una carrera tomar una decisión balanceada e informada, es decir, tomar en cuenta sus talentos, su vocación y la perspectiva económica del mercado laboral.

“A los jóvenes lo que les recomendaría es que tomen una decisión balanceada e informada. Me refiero a que balanceen sus talentos, para qué son buenos; su vocación, qué creen que es lo que les gustaría (…) y eso lo balanceen también con la perspectiva económica del mercado laboral, que revisen estos datos y sepan a qué se pueden enfrentar”, abundó.

Para los padres, recomendó Clark, lo mejor es dejar que los jóvenes tomen esta decisión por sí solos y ayudarles en acercarles herramientas como la del Imco para comparar carreras.

1 Comment

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *