Type to search

#ElFaro Política

#ElFaro | Cotización al IMSS: debate y datos / ¿Y la declaración de Griselda Martínez?


 ¿YA MERITO LA DECLARACIÓN DE GRISELDA?  Difícilmente alguien —salvo los responsables— podría estar en contra de que se esclarezca del todo el ataque armado del viernes contra la presidenta municipal de Manzanillo, Griselda Martínez, pero esto se pondrá más complicado si las autoridades investigadoras no cuentan con toda la información que se puedan allegar, sobre todo de quienes tuvieron conocimiento directo de los hechos, en primerísimo lugar la alcaldesa.

Lo anterior, en razón de la declaración que Martínez dio a Diario Avanzada de que no ha declarado ni ella ni sus escoltas, ni tampoco los han convocado. ¿Y la Fiscalía General del Estado (FGE)?

La instancia de procuración de justicia se vio pronta en emitir un comunicado la misma noche de la agresión, pero no tanto al asegurarse de levantar la declaración de la víctima. Está bien que se tomen todas las precauciones, como —de acuerdo con el referido relato de la alcaldesa— se hizo el mismo viernes al suspender el procedimiento como parte de un protocolo de seguridad activado luego de que se detectaron nuevos balazos en las inmediaciones del lugar donde le tomaban la declaración, pero ya pasaron días que podrían ser valiosos para las pesquisas. Entonces, ¿ya merito?

Otra pregunta, derivada de la conferencia de este lunes ante medios locales, es si la autoridad investigadora ya cuenta entre sus pruebas periciales con la blusa que Martínez mostró manchada de su propia sangre, producto de una bala que —siempre según su versión— rozó su cuerpo en la parte de la espalda baja.

Mejor agilizar las gestiones para que queden formalmente rendidas estas declaraciones, que el amago reiterado de la presidenta municipal en el sentido de que pedirá mandar a comparecer a algunos comunicadores que han difundido información que encuentra «difamatoria». Bueno, es sugerencia.

 MODALIDAD 10 O 38: DEBATE CON DATOS  Diversos actores se han subido a la discusión sobre el cambio de la modalidad con la que están inscritos en el IMSS los trabajadores estatales, de la 10 a la 38.

Algunos tienen un involucramiento directo, como es el caso del líder de los burócratas estatales, Martín Flores, quien sabe que, aunque los sindicalizados no han sido cambiados, existe el plan de hacerlo, pues el propio dirigente gremial ha estado en negociaciones al respecto con su patrón —en términos laborales, claro, porque en términos políticos el gobernador no es su jefe— e incluso con autoridades a nivel nacional del Seguro Social. También se han subido al ring diputados locales, como el pan-perredista Francisco Rodríguez o el petista Carlos César Farías, por mencionar a algunos.

Entre los argumentos en contra del cambio, se ha escuchado reiteradamente que se pierde calidad o amplitud en la cobertura médica y de algunas otras prestaciones relacionadas a la seguridad social; sin embargo, faltaría que las quejas sean contrastadas con los argumentos de la administración estatal y que de ambos bandos se presenten pruebas para saber quién tiene razón.

Por otro lado, falta que los que se quejan del cambio de modalidad expliquen con cuántos salarios quieren que coticen los trabajadores, porque la autoridad federal ya le dijo a la estatal que cotizar a 4.1 salarios mínimos a todos los trabajadores es ilegal y si es a salario real, habría que preguntar si ya hicieron el cálculo sobre de dónde va a salir la lana.

Y a los que están en contra del cambio de modalidad también habría que preguntarles un detallito: ¿no será que lo que quieren defender es en realidad la doble pensión —la del IMSS y la del Instituto de Pensiones— de la cual gozaban los trabajadores estatales?, ¿o acaso creerán que a los colimenses les gusta pagar servidores públicos que, en términos de jubilación, tengan más del doble de derechos que cualquier empleado en casi cualquier empresa?

 #ElFaro  busca echar luz sobre los entresijos de la real politik colimense y compartir comentarios sobre la actualidad, con base en la información periodística recabada por reporteros y editores. Únete a la conversación en Facebook y Twitter.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *