Type to search

Cultura

Rita ‘la mesonera’, la espía colimense de la Independencia que no conocías

Nombres y acontecimientos vienen a la mente cuando se habla sobre la Guerra de Independencia, pero algunos personajes que contribuyeron en el proceso de liberación del país son ignorados en los libros de historia. Tal es el caso de María Gertrudiz Maldonado, mejor conocida como Rita ‘la mesonera’, quien sirvió como espía al Ejército Insurgente desde Colima.

El historiador colimense Agustín Márquez explica por qué Rita fue una de las piezas locales fundamentales en esa lucha.

«Hay documentos que nos han permitido resguardar los nombres (de los independentistas) y también podemos rescatar de la memoria a Rita ‘la mesonera’. Rita tenía un mesón, y en ese mesón ella operaba como espía. Llegaban los arrieros y le traían noticias de cómo iba la Guerra de Independencia y le comunicaban los movimientos del Ejército Realista», explica a EstaciónPacífico.com.

«Ella era rica, nada le faltaba, pudo haber dicho “¿y a mí qué? Estoy muy a gusto, ¿qué me importa la Independencia? Creo que ahora tenemos que reivindicar a nuestros héroes locales, estatales. Rita ‘la mesonera’ se lo merece en Colima”, agrega.

 Así fue la participación de Colima en la Independencia 

El historiador asegura que, en los tiempos de la Independencia, Colima era una subdelegación que pertenecía a la intendencia de Guadalajara. Colima era una villa pequeña, con una vida tranquila, donde la mayoría de los habitantes se dedicaban a la agricultura y al comercio. Las familias españolas eran las que dominaban políticamente, más que los criollos, pero hay una parte de la historia que hace falta…

«A Colima todos lo ubicamos como un crisol, una mestizaje entre los indígenas y los españoles, pero en Colima hubo una tercera raíz, que eran los africanos. En Colima hay un censo en el siglo XVIII donde el 70% de la población eran mulatos. Es algo que se ignora», refiere.

«Esa tercera raíz está literalmente enterrada, abajo de lo que es la antigua central camionera, ahí era un templo que se llamaba El dulce nombre de Jesús y en ese templo están enterrados más de 3 mil mulatos. Se lleva el registro», añade.

Si bien el movimiento de Independencia estalló en septiembre de 1810 en Dolores, Guanajuato, en Colima se supo de la Guerra a principios de octubre. El cura Miguel Hidalgo había sido enviado a Colima, y en una reunión con el párroco de Colima, José Antonio Díaz, comenzaron a organizar partidas de Insurgentes.

«José Antonio Díaz, que había sido discípulo de Hidalgo y era párroco de Colima. Se reúne con Hidalgo, Hidalgo lo nombra intendente del Ejército Insurgente y comienzan a organizarse partidas de insurgentes. Hasta junio de 1811 hay una batalla donde finalmente son derrotados los realistas al mando de José Calixto Martínez Cadenas y de Ignacio Sandoval. Esa batalla es muy famosa», detalla.

Con información de Carlos Álvarez

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *