Type to search

Comunidad

Correr, nadar y escalar para aferrarse a la vida: la historia de Rafael Jaime

Rafael Jaime, quien perdió la vista cuando era un niño, es un atleta que ha logrado conquistar competencias en diversos países países por medio del deporte y también de sus conferencias, en las que ha inspirado a miles de personas.

El joven, de 31 años de edad y quien radica en Durango, visita este martes Colima para ofrecer en la capital su conferencia Seres humanos de alto rendimiento, celebrada en el Teatro Alfonso Michel y que fue realizada en apoyo a Amanc Colima, asociación que se dedica a ayudar a niños y niñas que padecen cáncer.

En 2013, Jaime se convirtió en el primer triatleta ciego en la historia de México y en 2016 en el primer ‘Ultraman’ (10 km de nado en aguas abiertas, 412 km en bicicleta y 84 km corriendo por 36 horas) ciego, lo que significó mucho más que un reconocimiento para su carrera deportiva y terminó marcando su vida.

«El 13 de julio del año 2013 me convertí en el primer triatleta ciego en la historia de México, pero para mí significó más que el título, un goce todo el tiempo, iba llorando cuando iba nadando, cuando iba en la bici, cuando iba corriendo, pero no era llorando de dolor, tenía 25 años, tenía siete años que me había quedado ciego y jamás pensé que iba a estar nadando en un lago, que iba a estar arriba en una bicicleta, bajando una carretera a 80 km por hora, para mí fue un experiencia increíble, lo que derivó en todo esto fue el verdadero premio, lo verdaderamente que me gustó para aferrarme a la vida un poco más», dice a EstaciónPacífico.com.

Rafa Jaime, quien también escala montañas, relata que encontró en la práctica del deporte una manera para no solo estar bien físicamente, sino que es algo que lo mantiene alejado de «procesos de depresión».

«Realmente en el deporte he encontrado un estilo de vida que da salud, no sólo físicamente sino a mi estado emocional y psicológico, porque me mantiene en un estado de concentración, de relajación, porque desarrolla muchas de mis habilidades no solamente físicas, sino cognitivas, es algo que me ha sentado muy bien y que no te da tiempo o al menos no mucho tiempo para tener procesos de depresión y cosas que no generan estados positivos», señala.

El triatleta indica que desde pequeño practicó deporte, lo cual lo lleva a relacionarse con otras personas.

«Yo fui seleccionado estatal de basquetbol antes de perder mi vista en la prepa, y después de eso, cuando me quedo ciego, lo que buscaba era una actividad física que me mantuviera ocupado, buscaba ciertas cosas que me mantuvieran en esa tranquilidad y aparte de esto, no solamente es un estado físico, también te lleva a relacionarte con otras personas y es algo de la premisa que yo manejo en mi estilo de vida, en mis conferencias, el contacto humano, para crear diferentes perspectivas de vida», destaca.

Rafael detalló que para este cierre de año va a escalar dos volcanes en Ecuador, y finaliza con un maratón en el mes de diciembre.

«El próximo mes me voy a Ecuador, voy a subir a Chimborazo y Cotopaxi, montañas de 6 mil 300 metros de altura y 5 mil 800 metros de altura, temporadas de -30 grados, probabilidades de avalancha, condiciones complicadas, pero quiero ser el primer ciego en el mundo que lo hace. Posterior a esto, cierro el año con un maratón en diciembre, estoy buscando mi calificación al mundial a Boston», relató.

Rafael Jaramillo realizó hace dos semanas el maratón del desierto del Sahara donde corrió 103 kilómetros.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *