Type to search

Política

¿Cuáles son los municipios más endeudados de Colima?

No es una novedad que los ayuntamientos enfrentan dificultades financieras, que los presidentes municipales y sus cabildos tienen poco margen de maniobra, presionados por una nómina que parece incrementarse sin control y por el deseo de satisfacer las necesidades crecientes de sus gobernados… Pero en esto también influye la deuda pública contratada y la heredada.

Los Informes de Resultados de la Cuenta Pública 2018, recientemente entregados al Congreso del Estado por el Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental (Osafig), muestran la situación en que cada ayuntamiento cerró 2018 en cuanto a pasivos de corto y largo plazo. Villa de Álvarez es el municipio más endeudado e Ixtlahuacán el menos endeudado.

Villa de Álvarez encabeza este ranking con 279.8 millones de pesos (mdp) en diversos pasivos de corto plazo y 48.4 mdp en deuda de largo plazo, para un total de pasivos de más de 328.2 mdp, lo que es 28.5% más que Manzanillo, el segundo en ese aspecto.

El municipio porteño cerró el año pasado con un total de pasivos de 255.4 millones de pesos, de los cuales 52% es en pasivos de corto plazo (132.8 mdp) y 48% es en deuda de largo plazo (122.6 mdp), según el referido informe del Osafig.

El que menos deuda tenía a finales de 2018 es Ixtlahuacán, que incluso registró una deuda negativa de 3.3 millones de pesos, por las provisiones realizadas para el pago de pasivos.

Tecomán es el tercer municipio más endeudado, con un total de pasivos superior a los 220.4 millones de pesos, y le sigue la capital colimense con 183.1 mdp en total de deuda.

Todos los demás municipios tienen deudas inferiores a los 100 millones de pesos: Coquimatlán (61.8 mdp); Armería (44.7 mdp); Comala (44.5 mdp); Cuauhtémoc (40.0 mdp); Minatitlán (5.7 mdp), e Ixtlahuacán (-3.3 mdp).

Los informes de la Cuenta Pública de 2018 del Osafig muestran la situación financiera de cada ayuntamiento al 31 de diciembre de 2018, fecha en la que los actuales alcaldes apenas tenían dos meses y medio en el cargo, por lo que gran parte de estos pasivos fueron heredados de sus predecesores.