Type to search

#ElFaro Política

#ElFaro | La mano contra la reforma de planeación / El arte de estirar la cobija

 LA MANO QUE MECIÓ LA CUNA CONTRA LA REFORMA DE PLANEACIÓN  Se puso buena la discusión en el Congreso sobre la reforma constitucional que busca, en pocas palabras, que haya un esfuerzo de planeación a largo plazo en el que los colimenses nos pongamos de acuerdo y que, tras ello, que las administraciones que vayan y vengan se sujeten a eso y no quieran inventar el hilo negro.

Resulta que ocho de 10 cabildos lo consideran inconstitucional y violatorio de las autonomías presupuestales de los ayuntamientos.

Lo curioso del tema es que, según relató el diputado del PRI Rogelio Rueda en tribuna, los dictámenes de los cabildos que rechazaron la reforma tienen argumentos y redacciones idénticas.

Estos y otros detalles que hemos escuchado en los pasillos de la grilla local sugieren que alguien detectó de qué grupo político era el interés de esta reforma y quisieron bloquearle el logro y la influencia o poder que podría implicar un esquema de planeación para el desarrollo de esta naturaleza.

¿De quién es la mano que mece la cuna? Algunos dicen que desde Calzada Galván se activó este esfuerzo contra la reforma; otros le ven color naranja a la orquestación de este rechazo, y unos más perspicaces aseguran que los dos anteriores ya se mueven en sincronía.

Si se confirma la participación para frenar esta reforma constitucional de algunos que en privado alguna vez la aplaudieron y de otros que incluso tuvieron la posibilidad de votarla en contra y no lo hicieron, resultará profundamente irónico.

Pero bueno, quizás las encuestas a algunos les abren los ojos y hasta los iluminan sobre derecho constitucional.

 LA COMPLEJA LABOR DE ESTIRAR LA COBIJA  Primero fue el Poder Judicial local y ahora la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima (CDHEC) la que plantea la necesidad de un mayor presupuesto.

Nadie duda la legitimidad de los planteamientos, pues necesidades hay muchas: en el Judicial abrir todas las salas para juicios orales que se requieren y en la defensoría de Derechos Humanos tener la posibilidad de que los ciudadanos interpongan quejas no sólo en la capital sino en las distintas regiones del estado.

Sí, hasta ahí todo bien. La cosa es que el proyecto de presupuesto planteado implica una reducción de más de mil millones de pesos respecto al año anterior y pues, por simple aritmética, habrá rubros y dependencias a los que no se les podrá mantener en el 20 el presupuesto del 19. Mucho más complicado aún será que algunas reciban incrementos (¿o será que piden aumentos para neutralizar decrementos?).

Aquí lo que se puede esperar de los diputados locales es que se tomen su chamba con seriedad y que tengan la habilidad para balancear los recursos entre las necesidades de la gente y los requerimientos de las instituciones públicas para garantizar su operatividad y el desarrollo de las funciones que la normativa les asigna.

Ojalá no pase, como muchas veces ha sucedido, que los mejores presupuestos van para quienes tienen mejores capacidades de cabildeo, sino para quienes más lo necesiten. Es compleja la labor de estirar la cobija sin romperla y sin destapar a nadie.

 #ElFaro  Busca echar luz sobre los entresijos de la real politik colimense y compartir comentarios sobre la actualidad, con base en la información periodística recabada por reporteros y editores. Por puente de descanso, esta columna regresará el próximo martes. Únete a la conversación en Facebook y Twitter.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *