Type to search

Comunidad

El arte y los desafíos de contar a los colimenses, según el Inegi

Cada 10 años el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) organiza y ejecuta un recuento total de las personas que residen en el país, así como de las condiciones en las que viven. Para alcanzar tal fin, los entrevistadores del instituto recorrerán los casi dos millones de kilómetros cuadrados del territorio nacional, a bien de visitar cada una de las viviendas y contando a cada habitante del país.

Si recuerdas cuándo ocurrió el último censo, sigue leyendo, pues probablemente te enteres de aspectos específicos sobre la realización del mismo… y si eres demasiado joven como para recordarlo, también sigue leyendo, puede ser que descubras aspectos novedosos sobre ese proceso.

 ¿Cuándo será? 

El coordinador del Inegi en Colima, Octavio Grageda Guzmán, indicó que el censo se levantará entre el 2 y el 27 de marzo en todo el país, sin embargo, entre abril y mayo se realizarán ejercicios estadísticos de verificación para asegurarse de que todas las viviendas hubieran sido censadas.

«La fecha del levantamiento del censo de población y vivienda que realiza el Inegi, la fecha en la que vamos a estar visitando las viviendas de Colima y de todo el país del 2 al 27 de marzo. Prácticamente podemos decir que en ese mes de marzo vamos a estar recorriendo todas las viviendas en el estado de Colima», dijo vía telefónica a EstaciónPacífico.com.

 El ‘calentamiento’ 

Grageda Guzmán aseveró que «desde ya» se están realizando preparativos relevantes, entre los que destacó pruebas estadísticas con las que se estima cuántas personas podrían contabilizar; se revisa y aprueba el cuestionario que se va a utilizar y se comienzan a contratar a los entrevistadores que recorrerán cada vivienda durante los 25 días que durará el ejercicio.

«Después de que se hace toda esta actividad se procede al reclutamiento o capacitación muy exhaustiva de los entrevistadores», apuntó.

 Los que hacen la ‘talacha’ 

Si bien para realizar el censo se contratarán aproximadamente 800 entrevistadores, la estructura completa del instituto (entre supervisores, coordinadores municipales, administrativos e informáticos) comprende más de mil 300 trabajadores que estarán activos durante la realización del conteo.

«Toda la estructura que va a hacer el levantamiento son mil 300 personas, y alrededor de 800 entrevistadores en todo el estado. Ellos son las principales figuras que están recorriendo las viviendas, pero hay toda una estructura muy amplia en torno a esta situación», apuntó.

Los entrevistadores acudirán a cada hogar colimense «perfectamente identificados» con la intención de generar confianza en la población.

La identificación de los encuestadores del Inegi constará de una credencial con fotografía, la cual tendrá un holograma de seguridad para hacer constar de que se trata de un documento oficial. Todo entrevistador deberá portar un sombrero, un chaleco, un cuestionario digital o impreso y una mochila, cada uno de esos elementos con el logotipo del Inegi.

El coordinador estatal indicó que si un ciudadano tiene la inquietud de corroborar la identidad del encuestador que lo visita en su domicilio, basta con acceder al apartado ‘Conoce a tu entrevistador’ en el portal del Inegi y teclear el folio que viene impreso en la credencial del funcionario público.

 Falta de cooperación, el obstáculo principal 

De acuerdo con el representante del Inegi en la entidad, la principal dificultad reside en que algunos ciudadanos evitan dar información, y en algunas otras situaciones, ni siquiera abren las puertas de sus casas.

«En un principio es una dificultad que puedan negar la información, pero debemos de estar convencidos de que es muy útil la información que se va a recabar, puede ser utilizada para la toma de decisiones muy importantes a nivel local y nacional», destacó.

 La seguridad de los entrevistadores 

Los encuestadores del Inegi acuden a realizar los recorridos «en horarios adecuados», es decir, cuando todavía hay luz solar y en grupos; además, son contratados para recorrer la misma localidad en donde residen, a bien de que puedan tener claridad de los sitios que pudieran resultar peligrosos.

«Los entrevistadores que contratamos lo hacemos en la misma localidad donde ellos también viven. Se contratan en el lugar de residencia donde ellos están, son conocedores del espacio geográfico donde van a hacer el levantamiento», aseveró el titular del instituto en Colima.

Pero no son los únicos mecanismos contemplados para salvaguardar la integridad de los trabajadores del Inegi, pues el dispositivo electrónico que se les entrega para realizar el levantamiento de datos, incluye un botón de pánico.

 ¿Qué ocurre cuando no encuentran a los habitantes de las viviendas? 

La tarea de los encuestadores consiste en tratar de recopilar la información pese a las dificultades, es decir, no dudan en volver a un domicilio (una, dos, o las veces que sea necesario) si es que los habitantes no se encuentran (o no abren la puerta) la primera vez que se les busca.

En caso de que de plano no localicen a los habitantes de las viviendas, se indaga con las personas que viven cerca si es que la casa está abandonada. En caso de que no sea así y la morada continúe sin ser contabilizada con el levantamiento del cuestionario, se le asigna un promedio de los resultados de dicha zona.

«En caso de que no salga ninguna persona, son factores de sesgo que están considerados. También se indaga con las personas que vivan alrededor, si hay habitantes en las viviendas. Al final se le asigna un promedio de los resultados de la población, que a lo mejor no fue captada con un cuestionario levantado fisicamente en la vivienda. Esperemos que sean las menos posibles», precisó.

 Y a todo esto… ¿qué se pregunta? 

El levantamiento de información se realiza con ayuda de dos cuestionarios, uno básico —que consiste en 38 preguntas— y uno ampliado —que incluye esas mismas 38 preguntas, más 65 adicionales (se trata de una muestra que se aplicará únicamente en localidades con menos de mil 300 viviendas habitadas, entre otras consideraciones)—.

Entre los ejes temáticos a consultar se encuentran: el total de personas que habitan la vivienda, sus edades, sexo, datos sobre personas con discapacidad, acceso a IMSS o ISSSTE, el grado académico de los habitantes, situación laboral de cada persona en la vivienda, datos de emigración nacional e internacional, material con el que está construida la casa-habitación, acceso a servicios públicos, acceso a electrodomésticos, automóvil, tecnologías.

«En promedio se requieren 25 minutos para levantar la información, 30 para hacer el levantamiento en promedio de los dos cuestionarios. Es muy importante que la gente sepa que estos cuestionarios están preparados con base a metodológicas que el propio Inegi tiene. El cuestionario básico tiene 38 preguntas, se va a hacer exhaustivo para todas las viviendas del estado, y el ampliado (…) El ampliado es para extender o explorar sobre algunas condiciones de variables que a través del cuestionario ampliado vamos a conocer», detalló el titular del Inegi en Colima.

Aprovechando el recorrido, los encuestadores del Inegi van recopilando información del entorno: ubicación de rampas, de árboles, infraestructura para energía eléctrica, etcétera.

Para responder no es necesario que esté toda la familia reunida, basta con que la cabeza del hogar, o una persona mayor de 18 años que conozca la estructura del hogar estén disponibles al momento de llenar el cuestionario.

 ¿Se puede agendar una cita? 

De acuerdo con la autoridad del Inegi en Colima, sí es posible. Las citas se pueden pactar al teléfono 01-800-111-4634. También es posible responder los cuestionarios de manera no presencial (es decir, a través de un cuestionario electrónico o por teléfono), pero ese tipo de situaciones deben pactarse vía telefónica con el Inegi.

 ¿Cuál es la importancia de colaborar con el Inegi? 

Es relevante atender al ejercicio estadístico del Inegi porque la información recabada sirve para actualizar las bases de datos del instituto, que a su vez suelen ser fuente de información para estudiantes, investigadores y académicos.

«El Inegi tiene una función muy importante dentro del sistema de información estadística y geográfica, una de ellas es la de productor de información, es un gran productor de información, tiene consultores para el uso de información estadística y geográfica, ¿para qué se puede usar? Desde un estudiante, gente que esté estudiando, tan solo para hacer ejercicios, prácticas, investigaciones», indicó el representante del Inegi en Colima.

Agregó que los datos del Inegi son de utilidad para el diseño de políticas públicas y para la toma de decisiones por parte de autoridades gubernamentales. Aseveró que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) también echa mano del conteo estadístico del Inegi para realizar sus proyecciones de población.

 ¿Y los resultados? 

Grageda Guzmán mencionó que si bien no hay aún una fecha específica, los resultados del censo 2020 podrán consultarse antes de que culmine el año.

 ¿Qué esperar? 

De acuerdo con el coordinador del Inegi en Colima, el instituto espera cubrir durante el 2020 al menos 335 mil inmuebles, de los cuales 290 mil pudieran ser viviendas, y de esas mismas, 240 mil podrían estar habitadas.

En cuanto a población, estiman contabilizar aproximadamente a 785 mil colimenses (de acuerdo con las estimaciones del Consejo Nacional de Población (Conapo) trabajadas por el propio Inegi).

Los entrevistadores del Inegi visitarán 3 mil 500 comunidades menores de 2 mil 500 habitantes y 20 localidades urbanas.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *