Type to search

Seguridad

El caso relacionado con ‘El Menchito’ que llevó el juez federal asesinado en Colima

El juez federal Uriel Villegas Ortiz —quien fue asesinado junto con su esposa la mañana de este martes (16 de junio) en su domicilio en la capital colimense— tuvo a su cargo uno de los cuatro procesos penales que se instruyeron contra Rubén Oseguera González ‘El Menchito’, hijo de Nemesio Oseguera Cervantes ‘El Mencho’, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), de acuerdo con el periódico Reforma.

En marzo de 2018, Villegas Ortiz ordenó a la Comisión Nacional de Seguridad, trasladar a ‘El Menchito’ del Penal Federal de Oaxaca al de Occidente, con sede en el municipio de El Salto, Jalisco, o de lo contrario ordenaría el arresto por 12 horas del Coordinador General de Centros Federales.

Si bien el traslado se llevó a cabo, ‘El Menchito’ estuvo por un periodo breve en el penal jalisciense, pues posteriormente fue trasladado al penal federal de Chiapas y luego al de Sonora. Finalmente, en febrero de 2020, el Gobierno de México confirmó que el hijo del capo había sido extraditado a Estados Unidos.

El 1 de febrero Villegas Ortiz asumió el cargo de juez de control en el Centro de Justicia Penal Federal de Colima. Poco más de 4 meses después, el 16 de junio, sujetos armados privaron de la vida al juez federal y a su esposa cuando se encontraban en su domicilio en la colonia Real Vista Hermosa, en la capital de Colima.

Uriel Villegas Ortiz obtuvo el nombramiento de juez en marzo de 2017; su primera adscripción fue la de titular del Juzgado Sexto de Distrito de Procesos Penales Federales de Jalisco y luego del Juzgado Noveno de Distrito de Amparo en Materia Penal, también en Jalisco, entidad donde la Fiscalía General de la República (FGR) ha realizado investigaciones contra impartidores de justicia.

>> ¿Qué sabemos sobre los supuestos pactos de jueces federales con el crimen?

La FGR atrae la investigación del juez federal asesinado en la capital de Colima

 



Dale «Me gusta» aquí.Hay más periodismo serio esperándote.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *