Type to search

Coronavirus

Sondeo: Alumnos de Colima evalúan el sistema educativo en línea en tiempos de Covid-19

Las clases en línea forzadas por la pandemia del coronavirus (Covid-19) representaron un reto para los estudiantes colimenses, que en un sondeo calificaron el sistema educativo implementado en escuelas públicas y privadas.

Cinco estudiantes colimenses relataron a EstaciónPacífico.com sus experiencias, opiniones y las mejoras que consideran necesarias para tener unas clases “de 10” ante un eventual ciclo escolar a distancia.

La mayoría de los alumnos consultados destacó que no aprendieron tanto como lo hubieran hecho en un salón de clases, que la ausencia de un maestro de forma presencial pesó y, aunque a algunos les costó admitirlo, prefieren regresar a las aulas que seguir estudiando desde la comodidad de su casa.

A continuación te presentamos sus respuestas:

  1. ¿Qué opinas de tus clases en línea durante la cuarentena?  

“Las clases en línea no me parecieron malas en sí, lo que sí es que no se aprendió nada.  Si de por sí en la escuela ya es difícil aprender porque depende de ti, acá literalmente no se aprendió nada y lo poco que se aprendió, se olvidó luego, luego”, dijo Gamaliel González, estudiante de sexto semestre del Bachillerato 1 de la Universidad de Colima (UdeC).

“Al final siento que me fue mejor en cuanto a calificaciones que presencialmente debido a que tuve como mayor facilidad de investigar y entregar mis tareas a tiempo, en cierto punto como que las evaluaciones eran menos pesadas, y tenía como tiempo para estudiar, pero lo que sí podría decir es que a pesar de que me haya ido bien en mis calificaciones, siento que tuve como un atraso de lo que aprendí, tal vez sí me fue mejor que presencialmente, pero aprendí menos”, indicó Yovanha Fajardo, alumna del segundo semestre de Ingeniería de Software en la UdeC.

“Considero que las clases en línea no satisfacen todas las necesidades de nosotros los alumnos, sin embargo reconozco que fue una necesidad actual que las clases sean virtuales y que es muy importante apegarnos a ellas”, expresó Mariana Pinto, estudiante de la Licenciatura en Educación Preescolar en el Instituto Superior de Educación Normal del Estado de Colima (Isenco).

“Sí, me gustó, cumplió con todas mis expectativas. Además, fue muy fácil hacerlas”, respondió el alumno Matías, de cuarto año de primaria en el Instituto Cambridge.

“Me gustaron, pero también siento como que no aprendo lo mismo que aprendo en la escuela”, mencionó José Saúl, de sexto grado en la primaria José María Morelos.

  2. ¿Las clases en línea cumplieron tus expectativas?  

“Fue algo muy sencillo, pero a mí mis maestros fueron considerados y no dejaron tantas actividades y los que dejaron algunas actividades más nos decían que si teníamos algún problema con el internet o con algún programa nos decían ‘pues me lo entregas después’, entonces lo sentía como de relax para mí. Sin embargo, tengo compañeros, amigos, que me estuvieron diciendo que a ellos se les mandaron la mano algunos maestros dejando actividades en equipo, dejando bastantes cosas para leer y hacer, bastantes cosas que no tienen tanto sentido en una clase en línea”, dijo Gamaliel González.

“Comparando otras formas en las que mis compañeros de otras universidades las llevaron a cabo, no, debido a que muchos maestros no tomaron la responsabilidad de llevar a cabo tus clases y podría decir que muy pocos fueron los que se enfocaron en explicarnos los temas bien, sin tener que investigar, o si tenía dudas, muy pocos estaban dispuestos a ver y explicarlo”, mencionó Yovanha Fajardo.

“No cumple mis expectativas debido a que no se atienden todas las necesidades educativas, y asimismo considero que la socialización es una parte fundamental para el aprendizaje de todos los alumnos, ya unos aprendemos de otros, entonces el hecho de trabajar en línea nos limita a aprender de los demás”, explicó Mariana Pinto.

“Mis expectativas sí se cumplieron por lo que iban a ser las clases en línea para nosotros, más o menos fue lo que nos dijeron en la escuela y yo ya me lo imaginaba”, mencionó José Saúl.

  3. ¿Cuál fue la principal diferencia a comparación con las clases presenciales? 

“El aprendizaje. En una clase normal tú tiene ahí tus 6 horas de escuela, más o menos, y puedes aprender, algo se te queda grabado en la hora que tienes de clase. En cambio en las clases en línea solo te dejan una actividad, la haces y punto. No hay retroalimentación, no hay mucho que hacer para tú grabarte ese aprendizaje”, dijo Gamaliel González.

“La forma en la que tuve que aprender los temas, ya que, antes, en la escuela cuando se veía un tema, tal cual lo entendía en la misma clase y no tenía que por mi propia cuenta investigar. Igual si lo tenía que hacer era para un examen o para entregar un trabajo, pero virtualmente siento que fueron pocas las veces que yo pude entender un tema, por así decirlo. Yo creo que este es el que más destacaría”, indicó Yovanha Fajardo.

“Son sumamente diferentes y considero que los aprendizajes esperados que estipulan los diferentes planes de estudio no se favorecieron en las mismas medidas que las clases presenciales, sin embargo, considero que los alumnos desarrollamos habilidades digitales que son muy favorables en nuestra vida, pero dejamos de lado otras competencias que también son sumamente importantes para nuestra formación académica”, refirió Mariana Pinto.

“Fueron muy diferentes, ya que no tenía a mi maestra enfrente, ni a mis amigos, pero entre mis padres y yo se me hizo muy fácil”, respondió Matías.

“La diferencia es que me sentí un poco confundido porque estoy acostumbrado a que alguien esté con nosotros, como el maestro, para que se explique todo bien, no tengamos dudas y podamos hacer todo bien. Me sentí un poco raro porque teníamos que hacerlo todo nosotros solos y era un poco diferente a las clases que teníamos en la escuela”, sentenció José Saúl.

  4. ¿Cuáles fueron los puntos débiles o que se deberían reforzar en el siguiente ciclo escolar?  

“Los puntos débiles son que no aprendes mucho, que no hay tanta responsabilidad, de que no es tan fácil esa conexión del maestro y el alumno de querer enseñar y querer aprender, y pues que se pierde mucho tiempo en general”, dijo Gamaliel González.

“La disposición de los maestros de estar comprometidos a dar las clases como era presencialmente. Si antes tenían cinco horas a la semana esa materia, también enfocarla virtualmente. También ofrecernos material de estudio y explicarlo previamente a dejar tareas y una sesión de apoyo para los alumnos que se han visto afectados en esta situación de cómo se sienten para llevar a cabo las cosas, porque el hecho de estar encerrados todo el tiempo, sí hay a quienes les puede llegar a afectar y puede afectar nuestro rendimiento académico”, dijo Yovanha Fajardo.

“Los aprendizajes esperados no se alcanzan de la misma forma, la intención de cada actividad también se modificó bastante, además de que al momento de que un maestro nos asignaba una tarea, en ocasiones era demasiado diferente el comprenderla y más aún porque no teníamos un contacto directo con el docente”, dijo Mariana Pinto.

“En el caso de mi escuela, me parecieron muy bien cómo nos dieron las clases, en línea, todos mis maestros de Español, Inglés, Arte, Computación, Educación Física y Francés me mandaban videos cortos de todo, de sus clases bien explicadas, además, yo tenía mucho tiempo para ver los videos, contestar los ejercicios, leer los libros, y hacer mi tareas, por eso no haría cambios”, dijo Matías.

“Yo creo que deberíamos conectarnos con todos los alumnos y el maestro para que entendamos mejor las cosas, porque nomás nos ponían las actividades de tarea y nosotros las teníamos que hacer como entendiéramos. No estábamos conectados todos, nada más nos dejaban la tarea y nosotros solamente la teníamos que hacer y como pudiéramos”, dijo José Saúl.

  5. ¿Qué fue lo más complicado?  

“Lo más complicado fue enterarme de las tareas, porque te enterabas de un día para otro porque no las habías visto antes, o en la página hay una pestaña extra que dice ´Las tareas’ y tú no te diste cuenta”, apuntó Gamaliel González.

“Realizar las tareas o trabajos sin una explicación previa, tener que cambiar mi forma de aprender y buscar la forma autodidacta, eso, volverme autodidacta”, señaló Yovanha Fajardo.

“Apropiarme de los aprendizajes esperados que nos marcaban los maestros sin tener ese contacto con ellos y con mis compañeros”, expuso Mariana Pinto.

“Lo más difícil fue acostumbrarme a ellas, pero ya que te acostumbras, lo demás es súper fácil. Antes acababa como en la noche, y luego lo acababa como a las 12 del día”, comentó Matías.

“Nosotros lo hacíamos como entendiéramos, sin nadie que nos explicara, solamente teníamos que hacerlo y en la escuela es diferente porque ahí te explican tú empiezas, fácil. En la casa es más dificultad todo”, respondió José Saúl.

  6. ¿Qué cambios harías al sistema educativo en línea?  

“Primero que todos los maestros se vayan a una sola página y que esa página sea muy buena para que te enteres de tus actividades y trabajos y los archivos que ellos mandan; luego, que todos los maestros pongan sus clases, sus videollamadas, sus horas para que hablen con los alumnos, pero verbal, no con texto, para que de esta manera sea más sencillo preguntarle a algún maestro sin que haya problemas o que no se tarde tanto la comunicación”, dijo Gamaliel González.

“La disposición de los maestros y el hecho de que, más que nada, se pudieran organizar para dejar trabajos justos tomando en cuentas las demás materias. Y si van a dejar algún trabajo o proyecto, tomar en cuenta entre los maestros ‘este sería mi plan’ y acordar con los maestros de las demás materias para que no se haga una carga para los alumnos”, propuso Yovanha Fajardo.

“No cambiaría nada, me gustó cómo las hicieron, y en el siguiente ciclo escolar quiero que sigan siendo iguales”, indicó Matías.

“Que nos explicaran bien las cosas para hacerlo. Hacer las tareas como nos explican en la escuela normal, pero también en casa. Que nos expliquen bien las cosas para no hacer las tareas así”, planteó José Saúl.

  7. Si después de la contingencia sanitaria te dieran a elegir entre tomar las clases en línea o de manera presencial, ¿cuál preferirías?  

“Fíjate que me duele admitirlo, pero prefiero ir a la escuela por muchos motivos. Uno de los motivos es que estando tú en casa como que te cansas de estar en tu propia casa. Salir a la escuela es como que te escapas un poco de esto, se te resetea la cabeza y ya es un nuevo día. En cambio, estando en casa como que te empiezas a agobiar tú solo en casa, y es más complicado”, señaló Gamaliel González.

“Definitivamente elegiría la presencial, ya que sí sentí una gran diferencia en cómo aprendí de esta forma a cómo llevo mis conocimientos de primer semestre, que siento que sí aprendí más cosas que este semestre que fue básicamente virtual”, opinó Yovanha Fajardo.

“Definitivamente elegiría clases presenciales porque valoro muchísimo la interacción que tengo tanto con mis compañeros como con mis docentes, y asumo que el papel del docente no es solamente transmitir contenidos, sino que va más allá, entonces de verdad considero que es fundamental el tener un maestro que guíe tu aprendizaje”, dijo Mariana Pinto.

“En línea, tal vez porque me gusta más estar en mi casa y al lado de mi familia. De todas maneras (a mis compañeros) los puedo ver por videollamada, por Zoom”, indicó Matías.

“Yo prefiero estar en mi salón de clases. Me gustaría ahorita mismo estar ahí para estar con mi maestro y mis compañeros para estar aprendiendo lo normal, me siento muy raro de hacerlo en línea y que no estemos presentes en un lugar todos para aprender como normalmente lo hacemos”, comentó José Saúl.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *