Type to search

Comunidad Destacada

Según el IMCO, Colima es el cuarto estado con mejores condiciones para que las mujeres entren, permanezcan y crezcan en la economía

De una calificación que va de 0 al 100, Colima obtiene un puntaje de 57.2 en el análisis del Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), que mide las condiciones que ofrecen las 32 entidades del país para que las mujeres entren, permanezcan y crezcan en la economía, con ello, la entidad se posiciona como la cuarta mejor evaluada.

Liderando la lista se encuentran Ciudad de México, Baja California Sur y Baja California, con puntajes de 64.8, 62.1 y 57.9 respectivamente.

Esto significa que dichas entidades, “tienden a una mayor corresponsabilidad dentro del hogar, preparan mejor al talento femenino y tienen menos mujeres ocupadas en la informalidad”.

De acuerdo con Ingrid Chávez, investigadora del IMCO, es importante que de esta calificación no solo se observe la “fotografía general”, sino ahondar en las fortalezas y debilidades de las entidades, también dijo que Colima sale bien evaluada en cuanto a la oferta de cuidados a adultos mayores, que mide las unidades de cuidado para este sector por cada 100 mil habitantes de 65 años o más, rubro en el que obtiene el primer lugar.

“Colima es uno de los estados que no le va tan mal a nivel general, pero es importante no únicamente quedarnos con esta fotografía sino ahondar en qué es lo que pasa en cada estado, sus fortalezas y debilidades y que sea un autodiagnóstico  para el gobierno e iniciativa privada de poder identificar estas condiciones  laborales que ofrecen a las mujeres”, dijo  en entrevista con Estación Pacífico.

Además de que es uno de los estados en los que hay más legisladoras en presidencias relevantes al interior del Congreso  local, esto, dijo, es importante pues permite que las políticas públicas se construyan desde su enfoque.

“Esta es una buena noticia porque vemos que la participación de mujeres en el mercado no nada más se queda en la iniciativa privada, sino que también permea en otros puestos de liderazgo, por ejemplo, en este caso en el Congreso en la política y nos gustaría ver que poco a poco más mujeres se incorporaran porque a partir de eso creemos que se puede dar una perspectiva diferente al diseño de políticas públicas a partir del género, es decir, a partir de una perspectiva distinta de las mujeres a que se hagan políticas públicas para mujeres desde la visión de los hombres”, agregó.

La investigadora también ahondó en que Colima tiene la mayor tasa de participación económica femenina, es decir, el porcentaje de mujeres que tiene trabajo o que está en búsqueda de uno.

Este análisis se enfoca en evaluar tres pilares a través de 18 indicadores, dichos pilares, son:

Entrada de las mujeres a la economía remunerada: Mide las barreras en la preparación, disponibilidad de tiempo y la oferta laboral que enfrentan las mujeres para entrar a la economía remunerada.

Permanencia de las mujeres en la economía remunerada: Identifica las condiciones laborales y las políticas que favorecen la integración entre la vida y el trabajo que determinan si las mujeres se quedan o salen del mercado laboral.

Crecimiento profesional de las mujeres: Mide la participación de las mujeres en puestos de liderazgo, así como su preparación profesional para colocarse en cargos relacionados con la toma de decisiones y el emprendimiento formal.

Sobre el pilar de crecimiento profesional, el análisis afirma que Colima es la que mejor desempeño tiene en el rubro, sacando una calificación de 74.6 de 100 puntos.

Los indicadores usados para evaluar este pilar, muestra que Colima que hay un 75% de mujeres legisladoras en presidencias de relevancia, un 60% en cuanto a alcaldías encabezadas por mujeres, 32.4% de instituciones del gobierno estatal encabezadas por mujeres, un 29.9% de emprendedoras en la formalidad y un 25.9% de mujeres de 30 años o más que tienen al menos educación superior.

En el caso del pilar de entrada, Colima ocupa el lugar 16 de 32, en este rubro, los indicadores muestra que hay un porcentaje de 47.5 de mujeres de 18 años o más que tienen al menos educación media superior, un 14.9% de nacimientos registrados de madres menores de 20 años, un 69.7% de horas adicionales de trabajo no remunerado que realiza en promedio una mujer en comparación con el tiempo que dedica un hombre.

Un 38.9% de mujeres que dejaron de usar transporte público por temor a ser víctima de algún delito y un 27.4% de mujeres que quieren trabajar pero que no pueden.

En cuanto al pilar de permanencia, los indicadores arrojan que Colima es la cuarta entidad mejor evaluada pues la brecha salarial entre hombres y mujeres es del 18.7%, un 15.1% de mujeres ocupadas que trabajan más de 48 horas semanales, un 49.9% de mujeres ocupadas no agropecuarias en la informalidad, un 60.8% de mujeres ocupadas con ingreso mensual igual o menor a dos salarios mínimos.

Además de un 35.2% de niñas y niños de 0 a 5 años que acuden a una guardería, centro de cuidados o preescolar, porcentaje que en el estado mejor evaluado es de 47.5%, en la oferta de cuidados de adultos mayores Colima obtiene el primer lugar con una tasa de 32.2 por cada 100 mil habitantes de 65 años o más.

Se tiene registro también de que solo un 0.04% de la población ocupada se encuentra cubierta por la Norma Mexicana 025 en Igualdad Laboral y no Discriminación, en Ciudad de México, la entidad con el mejor porcentaje, esta cifra es de 16.32%.

En cuanto a permisos de paternidad se registra que Colima solo da 15 días a los padres, mientras que en Nuevo León y Quintana Roo, los mejores evaluados en el rubro se dan hasta 60.

 ¿En qué le va mal a Colima? 

Sobre los rubros en los que Colima no fue tan bien evaluada, Ingrid Chávez, resaltó los referentes a la brecha salaria de género, en el que Colima se posiciona en el lugar 25 de 32, como uno de los que más diferencias tiene entre los ingresos que percibe un hombre en comparación con los de una mujer.

Además, apuntó, está dentro de los cinco estados en los que las mujeres tienen una peor percepción de inseguridad en el transporte público, lo cual, es una barrera para que las mujeres prosperen en el mercado laboral.

 ¿Qué le cuesta al país que las mujeres no mujeres entren, permanezcan y crezcan en la economía? 

De acuerdo al análisis del IMCO, “si para 2030, se lograran sumar a 8.2 millones de mujeres a la economía mexicana , el país tendría un Producto Interno Bruto (PIB) tres veces mayor. Este beneficio económico se traduce en más mujeres con autonomía económica, mayores ingresos y ahorro en los hogares, empresas más dinámicas y rentables y, por lo tanto, mayor crecimiento económico para el país”

Al respecto, Ingrid Chávez, manifestó que se pierden beneficios económicos no solo para el país, sino para las mismas mujeres que no cuentan con autonomía, además de que los hogares también se pierden de tener mayores ingresos y las empresas de tener mayor estabilidad y ser más dinámicas.

“La verdad es que nos estamos perdiendo de beneficios económicos y por beneficios económicos no solo me refiero al país, sino beneficios económicos para las mujeres porque no tiene autonomía económica dado que no tienen acceso a un ingreso o a un trabajo estable, beneficios económicos para los hogares porque se están perdiendo de tener mayores ingresos,  mayor ahorro, obviamente para las empresas también, porque vemos que en la medida que se suman más mujeres las empresas pueden ser más rentables, pueden ser más dinámicas”, aseveró.

“Hemos visto que cuando una mujer, en el caso de la iniciativa privada dirige una empresa dado que tienen mayor aversión al riesgo pues obviamente va a haber mayor estabilidad financiera”, agregó.

 ¿Qué recomienda el IMCO? 

Para coadyuvar a que más mujeres entren a la economía remunerada el IMCO hace cuatro propuestas:

  1. Avanzar hacia un Sistema Nacional de Cuidados asequible y de calidad.

En este, se busca que el Congreso de la Unión “apruebe la reforma constitucional para reconocer el derecho al cuidado digno para todas las personas y así promover la corresponsabilidad entre mujeres y hombres en las actividades de cuidado. Esta reforma ya fue aprobada por la Cámara de Diputados el año pasado y ahora le toca al Senado revisar y aprobar el dictamen para que se envíe a los congresos locales, puesto que solo se pueden hacer modificaciones a la Constitución si lo aprueban la mayoría de las entidades federativas”.

  1. Generar incentivos para que más empresas implementen políticas vida-trabajo para las y los empleados

En este punto se propone que se cree un directorio por estado de las empresas que implementan políticas para promover la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres, además de visibilizar y aumentar el reconocimiento que se da a quienes cumplen con la a Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2015 en Igualdad Laboral y No Discriminación (NMX 025).

  1. Desarrollar más habilidades en las niñas y mujeres para que mejoren sus oportunidades en el mercado laboral.

Esto significaría “reducir los sesgos de género en las elecciones de educación media superior y superior contribuiría a que más mujeres se dediquen a ocupaciones con baja presencia femenina, como trabajos relacionados con ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Para ello, dice el IMCO,  es fundamental integrar un enfoque de género en los contenidos de ciencia y tecnología de los programas de estudios de educación básica, que permita fomentar interés y capacidades en las niñas por este tipo de habilidades.

  1. Incentivar la corresponsabilidad de cuidado en la primera infancia a través de permisos de paternidad extendidos.

Esto es incentivar a que los hombres usen sus licencias de paternidad y apostar por aumentar el tiempo que se da en ellas, hasta llegar al que se da por licencia de maternidad y se combatan los estereotipos de género vigentes al respecto.

El estudio completo puede consultarse aquí.

 

Tags:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: