Type to search

Política

Indira da luz ante las dudas sobre la nueva figura de delegados de López Obrador

Que si se quita poder a las autoridades estatales y municipales, que si afectarán el flujo de recursos federales, que si serán como “virreyes”… Muchas dudas han quedado en el aire con la llegada de los delegados estatales, una figura que el próximo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, propone para sustituir a todos los delegados federales que las dependencias del Gobierno de la República tienen actualmente en cada entidad, una vez que inicie su gobierno.

Indira Vizcaíno, quien fue anunciada como futura delegada estatal de la próxima administración federal en Colima, explicó que el motivo principal para generar ese cambio es adelgazar a la alta burocracia, disminuir el gasto corriente y atender las necesidades de la población que más lo requiere de forma más cercana, con ayuda de un censo que realizará el poder entrante.

“Se trata de que en lugar de que tengamos 40 delegados de cada dependencia del gobierno federal en Colima, haya una sola coordinación, y en lugar de que tengamos una delegación, con un delegado y hasta cinco o seis subdelegados, haya una sola persona que se encargue de esos temas que aborda cada delegación, para que adelgacemos alta burocracia”, abundó la también diputada federal electa.

Sobre ese tema, la función que desempeñarán los delegados estatales y los tres coordinadores regionales definidos para el estado de Colima, así como cuestiones logísticas y también sobre las suspicacias que despertó este anuncio, habló Indira Vizcaíno en entrevista con Miguel Ángel Vargas de EstaciónPacífico.com en RadioLevy. A continuación te presentamos los fragmentos más relevantes de la conversación.

 —¿Cuál será el nombre preciso? 

“Delegados estatales de programas integrales de desarrollo. El nombre ha generado bastante polémica, sobre todo entre los gobernadores”.

 —No solo el nombre, la existencia de la figura… 

“Sí, pero precisamente el nombre es el que les ha ido a generar esta opción de poder suponer que será una figura intermedia entre el gobernador y el gobierno federal, cosa que está prohibida en la Constitución, así que para evitar confusiones no les diremos más coordinadores estatales, sino delegados estatales”.

 —¿Con el nombre anterior entendían que había alguna debilidad legal sobre la figura? 

“Más bien había generado bastantes inquietudes entre los propios gobernadores”.

 —¿Va a cambiar la actitud por cambiarle el nombre? 

“No, pero lo que pasa es que es una facultad del presidente de la República nombrar delegados y es una facultad ya establecida en la ley, no es una facultad ya establecida en la ley nombrar coordinadores, es un tema como el matrimonio igualitario o los enlaces conyugales”.

 —¿La figura tiene la posibilidad de existir sin una reforma constitucional o sin reformas legales? 

“Sí”.

 —Sí ha generado preocupaciones de los gobernadores, una cosa es la parte política, pero también hay un asunto de que no le terminamos de entender en qué consisten estas figuras. ¿Hay ya mayor claridad de en qué consiste esta figura y cómo se van a organizar? 

“Me parece que se ha explicado de manera amplia. Se trata de disminuir el gasto corriente, así de sencillo, de adelgazar la alta burocracia, se trata de que en lugar de que tengamos 40 delegados de cada dependencia del gobierno federal en Colima, haya una sola coordinación, y en lugar de que tengamos una delegación, con un delegado y hasta cinco o seis subdelegados, haya una sola persona que se encargue de esos temas que aborda cada delegación, para que adelgacemos alta burocracia.

“Finalmente quienes trabajan actualmente en las delegaciones en Colima no me van a dejar mentir, el trabajo de campo, de todos los días, lo hace el personal, que prácticamente todos son basificados o sindicalizados o algunos son de confianza, pero los directores generales, subdelegados y delegados no necesariamente se meten todo el tiempo a la talacha de todos los días”.

 —La parte de reducción de costos es sencilla de entender, la parte complicada es el resto. ¿Va a cambiar la manera como se ejercen recursos federales en las entidades? 

“La manera en como se administran los recursos ya la dijo la ministra Olga Sánchez Cordero, pueden estar tranquilos municipios y estados porque la manera en la que se entregan las participaciones federales es un derecho y no se pretende modificar nada.

“El tema del resto de los recursos federales, lo que implica es que ahora se concentra la información y que eso nos evite que haya actos de corrupción como los que suceden en este momento en todas partes. Está tan disperso el tema de los manejos de los recursos que no sabes en cuál lado se te puede colar una fuga de dinero en diferentes temas en nuestro estado”.

“Se trata de concentrar y poder tener una mejor supervisión. En la manera en la que se vayan a hacer estos padrones de beneficiarios seguramente también habrá un cambio importantísimo porque se estarán haciendo procesos absolutamente transparentes”.

 —Cuéntanos sobre los censos. 

“Precisamente es una forma distinta de hacer las cosas, a través del censo se identificarán las necesidades de la población, se hará un censo en todo el país, se pretende llegar a todos los hogares de nuestro país para poder identificar qué personas son las más susceptibles.

“En el tema por ejemplo de adultos mayores existe ya un padrón, pero en cualquier lugar donde te pares en el estado de Colima te encuentras con adultos mayores que cumplen con los requisitos para recibir esta pensión universal y que no la están recibiendo. Nosotros tenemos que llegar a todos estos adultos mayores para que en este programa, que se ampliará el recurso para adultos mayores, realmente estén incluidos todos.

“El censo busca tener directamente de la población la información de lo que sucede en cada hogar”.

 —Algunos han encontrado preocupaciones en el tema de los censos porque temen que se estén generando clientelas políticas, como Solidaridad con Carlos Salinas de Gortari, clientelas a cambio de llevar beneficios ¿cómo evitar que esto suceda? 

“Solidaridad después fue Oportunidades, después fue Progresa y ahora es Prospera, es decir, ha existido todo el tiempo, más bien es al revés, tal vez la preocupación es porque van a perder esos clientelismos, vamos a identificar quiénes, de quiénes reciben los diferentes programas, realmente cumplen con las reglas de operación, quiénes no, quiénes cumpliendo están fuera y quiénes deberían estar dentro. De eso se trata el hacer este censo.

“Pregúntale a la población si confían en los censos actuales, la mayoría no se siente confiada de la información que existe. En todas partes encontramos gente que siente que debió haber sido incluida a un programa y sucede lo contrario”.

 —Hacías referencias a explicaciones de Olga Sánchez Cordero en torno a que podían estar tranquilos los municipios y estados en cuanto a participaciones federales, pero hay otros ramos que se prestan a una gran discrecionalidad, donde entran los fondos de fortalecimiento financiero, ¿este tipo de fondos, que sí se tomaban determinaciones federales y que en ocasiones se ejercían los recursos a nivel local, pudieran cambiar? 

“Se van a seguir tomando determinaciones federales y se van a seguir ejerciendo localmente. Tal vez lo que va a cambiar es la manera como se decida cómo se van a ejercer esos recursos; es decir, si antes era como amigos, ahora será como realmente se requiera”.

 —¿Pero no será que pase que quien esté interesado en ejecutar ese proyecto en lugar de pasar con el gobernador para que vaya con el secretario de Hacienda, va a tener que pasar por la aduana de Indira Vizcaíno? 

“Eso pregúntaselo a quien pudiera tener esa preocupación. La población debe de tener la confianza que desde una delegación estatal se podrá hacer el trabajo adecuado para evitar actos de corrupción, favoritismo o decisiones que no vayan dirigidas a beneficiar a los colimenses”.

 —¿No se le quiere quitar ningún poder a los gobernadores?, ¿no hay un exceso de concentración en el Ejecutivo federal? 

“No, es una facultad tener representantes en los estados. La diferencia es que ahora se tendrá a alguien que coordine al poder federal en los estados, de manera personal, que atenderá los diferentes temas del interés de la población, en lugar de tener a 30 o 40 delegados coordinando cuestiones específicas. No hay ningún riesgo en ese sentido”.

 —¿Entonces la razón de ser es adelgazar el gasto de la presencia federal en los estados? 

“Creo que son tres, es adelgazar el gasto, la austeridad y disminuir los gastos en las rentas de los edificios de las delegaciones estatales”.

 —¿Dónde van a meter a tanta gente si quisieran concentrarla en un lugar? 

“Tal vez no hay un lugar que nos de ahorita para tener a todas concentradas, pero sí tenemos varios lugares que son propios de la Federación y que podrían ser suficientes para poder tener a muchos de estos otros espacios de manera conjunta y disminuir dramáticamente el tema de las rentas. Yo no te puedo asegurar ahorita que van a ser todas, pero puedo garantizar que van a ser varias”.

“Otro tema es el poder evitar los actos de corrupción con una mayor vigilancia del ejercicio del presupuesto público y el tercero es la eficiencia en la comunicación, el poder tener un solo enlace que facilite el flujo de información desde los estados hacia el Gobierno de la República”.

 —¿Qué más habría que saber sobre la presencia federal en los estados? 

“El sábado pasado se llevó a cabo una reunión con los delegados regionales, es parte de lo que se estará trabajando para esta estructura de las delegaciones estatales. En el caso de Colima tendremos dos delegados regionales que estarán encargados territorialmente: Rafael Barbosa en la zona metropolitana de Colima, Villa de Álvarez, Cuauhtémoc, Comala, Coquimatlán e Ixtlahuacán, y Marco Antonio Rodarte en la delegación regional de Manzanillo, que se encargará de los tres municipios de la costa mas Minatitlán.

“Y tendremos una tercer delegación en el estado Colima, una delegación indígena para poder atender la presencia indígena que hay en nuestro estado, la delegación indígena será un vínculo directo con todos los indígenas que viven en Colima y esa será su área de operación, no estará restringido a un espacio territorial”.

 —Cuéntanos de ellos para quienes no conozcan a estos dos personajes. 

Rafael Barbosa ha sido delegado del Issste hace algunos años en Colima, es gente que ha participado desde la fundación de este movimiento de Morena en el estado, ha sido enlace distrital, estuvo ayudando en la organización de la estructura de la promoción y defensa del voto, al igual que Marco Antonio Rodarte, quien es actualmente secretario de Finanzas del Comité Directivo Estatal de Morena, por lo tanto consejero estatal y congresista nacional”.

 —¿Son subordinados de la delegada estatal?, ¿definiste tú a estas dos personas en sus dos puestos o fue una definición centrada? 

“Fueron definiciones que se tomaron de manera conjunta, finalmente nosotros reconocemos a las personas que han estado trabajando en el estado, pero también los conocen a nivel nacional por el trabajo que han hecho en otros momentos. Fue una decisión que se tomó también en función del compromiso, la permanencia y la responsabilidad que han asumido estas dos personas”.

 —¿Por qué no estuviste en la reunión que convocó el gobernador? 

“Fue una convocatoria que hizo el gobernador a los diputados federales electos, sin embargo a mí no me fue posible estar ahí, me comuniqué vía telefónica para disculparme por no poder ir. Tenemos que buscar hacer un trabajo coordinado para favorecer a la población”.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *