Type to search

Política

Jorge Luis Preciado asegura ya no tener conflictos con Pedro Peralta… ni con nadie

El diputado federal del PAN Jorge Luis Preciado aseguró que ya no tiene conflictos con Pedro Peralta, dirigente de otro grupo en el interior del blanquiazul en Colima, donde se encuentran liderazgos como Julia Jiménez, Riult Rivera y Crispín Guerra.

El legislador mencionó que el pasado proceso electoral dejó en Acción Nacional la enseñanza de que la separación y las peleas entre los mismos panistas únicamente entorpecen el trabajo y no les permiten concentrar sus energías en convencer a la población de que representan una opción política.

“Estamos en diálogo desde hace varios meses, incluso Pedro, hemos estado platicando sobre sacar una nueva dirigencia en consenso, que aglutine a todos los equipos y todos se sientan representados”, dijo este viernes a Miguel Ángel Vargas de EstaciónPacífico.com en RadioLevy.

“Se tienen que hacer varias cosas, regresar con la gente, no se puede hacer política de escritorio o política de Facebook. Si no salimos a la calle y regresamos con los ciudadanos las cosas no van a funcionar. Lo segundo es dejar el conflicto interno atrás, dejar de lado las diferencias, la realidad es que vale la pena dejar los conflictos, ir a democracias internas, pero esta democracia debe de ser con respeto y con cuidado. Una vez que se resuelva la elección interna, sumar a los que no alcanzaron los resultados”, abundó.

 —¿Qué tipo de política te gusta hacer mas, con los reflectores o tras bambalinas? 

“Son etapas de la vida. Cuando iba empezando, todos los días revisaba los periódicos y si no veía mi nombre por ningún lado me preocupaba, quería ser siempre noticia. Sin embargo, con el tiempo uno se va dando cuenta de que el resultado del trabajo legislativo está en la mesa, en las comisiones, más que en el ruido”.

 —Hay mucha gente que va empezando, es su primera participación en el servicio público. ¿Percibes algo de esa ansia por figurar? 

“Claro, los reflectores siempre son atractivos, pero les doy un dato a los nuevos funcionarios, algo que aprendí con el tiempo: de cada 100 personas que son electas a cualquier cargo público, el 85% no vuelve a tener un cargo en su vida. El 15% puede llegar a un segundo cargo y sólo el 3% puede llegar a un tercer cargo”.

 —¿Cómo hacer esta curva de aprendizaje más corta? 

“La experiencia es apegarte a tus principios (…) No caer en ofertas, no tomar la zanahoria detrás del garrote, porque si caes entonces eres vendible, te toman la medida y en el caso de los diputados, se convierten en diputados despenseros, les dan unas despensas o una lanita y votan como les dice el gobierno. Si hacen eso, les augura una carrera política bastante corta.

“Si se mantienen con sus ideales, que cuestan… yo tuve 18 denuncias penales, en 2003, tuve 67 denuncias penales en el sexenio de Calderón”.

 —Hasta las presumes… 

“Sí, porque es una persecución del gobierno, la gente me conoce, saben que yo ando en la calle sin escoltas, me han robado mi casa cuatro veces, me han robado mi negocio dos veces, he sido un perseguido político.

 —¿En la elección qué sucedió? El PAN casi ni entró en la discusión, ¿cómo viviste ese proceso electoral? 

“A nivel nacional y local la gente nos reclama que hay un problema de pobreza grave en el país (…) El tema de la inseguridad (…) Y la corrupción, ven alguna opción en Morena y por eso el voto se da en ese sentido”.

 —¿En qué fallaron? 

“El hecho de estar peleados internamente, peleando de forma permanente entre nosotros, por las dirigencias, por las candidaturas”.

 —¿Qué tanta culpa tienes de esto? 

“Mucha. Esta división nos mantenía ocupados y no nos permitía enfocarnos en la gente de afuera. Si queremos ser realmente una opción competitiva para 2021, tenemos que arreglar la casa primero”.

 —¿Qué tiene que hacer hacia adelante tu partido para salir de este bache que implicó el pasado proceso electoral? 

“Se tienen que hacer varias cosas, regresar con la gente. No se puede hacer política de escritorio o política de Facebook. Si no salimos a la calle y regresamos con los ciudadanos, las cosas no van a funcionar.

“Lo segundo es dejar el conflicto interno atrás, dejar de lado las diferencias, la realidad es que vale la pena dejar los conflictos, ir a democracias internas, pero esta democracia debe de ser con respeto y con cuidado. Una vez que se resuelva la elección interna, sumar a los que no alcanzaron los resultados”.

 —Esta confrontación entre grupos, hablo de que tú tienes cierto liderazgo y Pedro Peralta tiene cierto liderazgo, llevó a que sucedieran cosas muy dañinas para el partido… 

“Yo no lo enfocaría solamente al tema de Pedro Peralta o mío, hubo muchos liderazgos que se fueron del partido porque no vieron reflejado su propio interés, como pasó en La Villa con Felipe Cruz”.

 —¿Te arrepientes de haber apoyado esa candidatura? Se percibía el desgaste de Yulenny Cortés… 

“Nosotros establecimos una regla, que era que quien estuviera ejerciendo tendría derecho a buscar la reelección. A nivel municipal, Morena tampoco sacó tanto y hay que decirlo (…) Fue la figura de Andrés Manuel López Obrador la que les dio el impulso. Hay gente que no repartió ni un volante, hay a quienes les fueron a avisar a su casa”.

 —¿Te arrepientes de alguna decisión puntual en la definición de las candidaturas? 

“Sí (…) Yo acepté que Leoncio (Morán) encabezara la fórmula del Senado cuando hicimos la alianza con MC y siempre advertí que podía rajarse, como le gusta. Hizo su capricho, cuando no aceptó ir en la primera fórmula porque MC no podía acomodar los números, lo mandan a la segunda fórmula como varón y obviamente puso el grito en el cielo y echó a perder la alianza con Movimiento Ciudadano, que nos hubiera favorecido”.

 —¿Faltó que el PAN protegiera a Héctor Insúa? 

“No, Héctor fue nuestro candidato, creo que lo que pasó en la capital fue que se dividió la votación. Aquí se partió en cuatro la elección, los resultados entre los cuatro quedaron muy parejos”.

 —Te preguntaba sobre la división con Pedro Peralta y decías que no fue la única que afectó, pero afectó… 

“Venimos de un proceso de las gubernaturas. Fueron dos elecciones donde no pudimos coincidir y para esta elección de 2018 cada quien agarró rumbo e hizo su esfuerzo”.

 —¿Ya se arregló ese problema con alguien que en cierto momento hasta tu amigo personal era? 

“Estamos en diálogo desde hace varios meses, incluso Pedro. Hemos estado platicando sobre sacar una nueva dirigencia en consenso, que aglutine a todos los equipos y todos se sientan representados”.

 —¿Tú y él ya no están peleados? 

“Yo y él no tenemos ningún problema en este momento”.

 —Algunos han hablado de una alianza en la forma de votar entre Morena y el PAN. ¿Hay algún intento de coalición? 

“Lo que une al PAN y Morena en el Congreso es que son oposición al actual gobierno y claro que tienen que ponerse de acuerdo”.

 —¿Con Fernando Antero estás bien? 

“Yo no tengo problemas con nadie”.

 —¿No hay alguna intención de fomentar las divisiones en el interior de Morena quizá pensando en el 2021? 

“No, ellos solos se van a pelear, es algo natural desde que nombran a su delegada, eso va a explotar”.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *