Type to search

Política

Crónica de la muerte anunciada del INEE en Colima

En pleno ‘pabellón de la muerte’ para el Instituto Nacional de Evaluación de la Educación (INEE), su director en Colima, Juan Carlos Yáñez, emitió sus ‘últimas palabras’ al frente de dicho organismo.

El aún funcionario federal apuntó una serie de argumentos en defensa de esa instancia que, asegura “está sentenciada a muerte“, y próximamente cerrará sus oficinas en Colima.

Yáñez precisó que la junta de gobierno del INEE determinó cerrar las 32 direcciones del Instituto luego de que el Gobierno de México les redujo en 43% su presupuesto para el ejercicio de 2019. Añadió que por el momento se encuentran a la espera de que se discuta en el Congreso de la Unión la iniciativa que pretende modificar los artículos 3, 31 y 73 de la Constitución, con lo que quedaría cancelada la Reforma Educativa, situación que derivaría en la ‘muerte’ del Instituto.

“Hay una sentencia sin derecho a la defensa con el proceso legislativo que comenzó con la presentación del secretario de Educación hace un par de días ante las comisiones de Puntos Constitucionales y Educación para informarles de la necesidad de aprobar la reforma”, dijo este miércoles a Miguel Ángel Vargas de EstaciónPacífico.com.

“La suerte, la vida del Instituto depende de lo que se decida en el Congreso de la Unión, que muy previsiblemente decretará la cancelación de la reforma, luego pasará a los congresos estatales y cuando 17 lo aprueben, se cerrará una etapa de la educación en el país”, añadió.

 Fechas fatales 

El titular local del INEE aseguró que la salida de operaciones de los trabajadores del INEE será escalonada: este jueves dejarán de colaborar algunos trabajadores, el 15 de febrero el propio Yáñez se quedará sin empleo y para marzo quedarán suspendidos los últimos dos trabajadores del Instituto.

Juan Carlos Yáñez rechazó que el trabajo del INEE se centrara en la evaluación docente, al afirmar que ese proceso se realizaba en coordinación con la Secretaría de Educación Pública (SEP) a través de la Coordinación Nacional del Instituto Profesional Docente y las autoridades locales.

“Se ha condenado a una institución que no sólo hacía una parte de la evaluación docente en este país, porque la evaluación docente no era responsabilidad exclusiva del Instituto”, destacó.

El especialista agregó que únicamente una décima parte de su trabajo y los recursos del Instituto eran invertidos en temas de evaluación docente. Mencionó que sus esfuerzos se concentraban en aportar información para diseñar mejores políticas en materia educativa.

“No hacíamos los exámenes, ni aplicábamos, ni revisábamos los resultados ni entregábamos las plazas. Hacíamos los parámetros e indicadores que emitía la Secretaría de Educación (…) Al Instituto le tocaba aportar información para diseñar mejores políticas en materia educativa, por ejemplo para hijos de jornaleros agrícolas migrantes o para la educación indígena, era parte de lo que hacía el Instituto”, indicó.

El 13 de febrero, el presidente Andrés Manuel López Obrador envió una iniciativa de reforma a San Lázaro para modificar la Constitución en materia educativa, con lo que cumplía la promesa de campaña hecha al magisterio de revertir la reforma educativa impulsada en el gobierno de Enrique Peña Nieto, por considerar que violentaba sus derechos laborales. Dicha propuesta contempla la desaparición del INEE, órgano que plantea sea sustituido por el Centro de Revaloración del Magisterio y la Mejora Continua de la Educación, que no ejecute evaluaciones que contemplen sanciones, de acuerdo con los dichos del secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma.

El titular de la SEP se reunió este lunes con las Comisiones Unidas de Educación y de Puntos Constitucionales en la Cámara de Diputados, para explicar y pedir respaldo a la propuesta de López Obrador.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *