LOADING

Type to search

Comunidad

Los colimenses transgénero ya podrán cambiar su acta sin tener que ir a la CDMX

El trámite básico de sacar un acta de nacimiento, que implicaba para los colimenses transgénero gastar dinero y tiempo en trasladarse a la capital de la República, además de requerir favores, ya podrá realizarse en la entidad sin mayores complicaciones, luego de que el Congreso del estado aprobó una reforma este miércoles.

La modificación, votada a favor por unanimidad, permite a las personas transgénero cambiar su acta de nacimiento para que coincida con su identidad, de una forma similar a como podían hacerlo en la Ciudad de México, por medio de un trámite meramente administrativo.

Según el dictamen aprobado, el procedimiento que deberá seguir quien quiera cambiar su acta consiste en presentar ante un oficial del Registro Civil una solicitud para el trámite, una copia certificada del acta de nacimiento original para que se haga una reserva de la misma, original y copia de la credencial de elector y un comprobante de domicilio.

El documento también dicta que en 180 días naturales a partir de que el acuerdo entre en vigor la Dirección del Registro Civil se tendrá que coordinar con los municipios para elaborar un formato único de solicitud para el proceso.

Foto: Equipo del diputado Vladimir Parra

El dictamen presentado por las comisiones de Estudios Legislativos y Puntos Constitucionales e Igualdad y Equidad de Género, a partir de la iniciativa del diputado de Morena Vladimir Parra, fue aprobado por unanimidad de los 23 legisladores presentes.

 Cambiar el acta de nacimiento al estilo CDMX 

Pero el que el trámite no existiera en Colima tampoco detuvo a algunas de las personas transgénero que querían que su identidad fuera reconocida en sus documentos oficiales, por lo que lograron llevar a cabo el cambio de nombre en su acta de nacimiento en otro estado.

En 2015, entraron en vigor en la Ciudad de México los cambios al Código Civil que permitían que el cambio de identidad en el acta de nacimiento fuera un mero trámite administrativo que se lograra con algunos papeles oficiales básicos y un comprobante de domicilio.

Este hecho fue aprovechado por la comunidad transgénero del país, a quienes tampoco les detuvo que tuvieran que comprobar su residencia, y lo hicieron por medio de favores de amigos que residían en la capital de país o de colectivos que apoyan al sector.

Ese fue el caso de los colimenses Bastian, un hombre transgénero, y Laura, una mujer transgénero, quienes hicieron el cambio de identidad de su acta en 2015 y 2017, respectivamente.

Bastian inició el trámite durante el año en que entraron en vigor los cambios (2015), y cuenta que lo hizo durante un evento que distintos colectivos organizaron en las oficinas centrales del registro civil capitalino, y fueron ellos mismos quienes le proporcionaron el comprobante de domicilio de la Ciudad de México. Unos minutos y menos de 100 pesos después, dijo, salió del lugar con un documento nuevo.

“Me pidieron lo básico: mi acta de nacimiento, mi CURP, ese tipo de datos personales. En México había varios grupos que apoyaban a las personas trans (…) allá nos iban a facilitar un comprobante de domicilio de la Ciudad de México, fue una facilidad que nos dio este grupo”, explicó Bastian.

“No me acuerdo si me costó 65 u 85 pesos todo el proceso, ya pasé y fue, literal, algo administrativo. Una ventanilla, tras otra y al final estaba una jueza (…) y fue todo, fue muy rápido y en ese mismo rato me dijeron que si quería una copia del acta, me la dieron y ya, fue todo”, abundó.

Además del acta, explicó Bastian, le dieron dos documentos como comprobantes del proceso: uno era el original y el otro una copia del mismo, el primero de estos, señaló, debe ser presentado en el Registro Civil local para que la primera acta quede resguardada y nadie pueda tener acceso a ella, a menos que un juez lo ordene.

“Tu acta no se va a destruir, va a quedar resguardada. Esto me causó cierta molestia porque me dijeron que se iba a destruir en México, pero al mismo tiempo dije: bueno, mientras tenga mis papeles nuevos no hay problema”, comentó.

El caso de Laura, en 2017, fue parecido, e incluso pidió ayuda a Bastian. Ella no acudió al registro civil de Arcos de Belén, sino al Juzgado 8 en la colonia Roma, donde se iba a hospedar.

Como el trámite sólo es posible si resides en la CDMX, Laura pidió a los amigos que tenía ahí que le prestaran un comprobante de domicilio e hizo el trámite sin problemas.

“El obstáculo más grande es que nada más lo podían hacer personas residentes en la Ciudad de México. Eso se complicó porque yo soy de Colima y no tenía nada que avalara que vivía en la Ciudad de México. Seis meses antes tuve que buscar ayuda con amigos que vivían allá”, abundó.

Pero no salió del registro con su nueva acta, pues antes debió repartir ocho oficios en las oficinas centrales de distintas dependencias, a excepción de uno de ellos, que iba dirigido al registro civil de Colima para que resguardaran su acta original. Todos los oficios tenían que regresar a dicho juzgado con una firma de acuse de recibo.

“Entregué mis documentos, todo bien en orden, siguió el proceso, tardé aproximadamente una hora ahí (en el Juzgado 8), no fue nada complicado más que llenar papeles, firmar (…) en el municipio de Colima yo tenía que entregar mi último oficio, pero estaba en la Ciudad de México, primero fui a todas las dependencias y me tuve que quedar un día más de lo planeado”, contó.

“Yo fui con unos amigos del DF que me apoyaron todo el tiempo”, añadió Laura.

El acta de nacimiento le llegó por correo a Colima después de 15 días.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *