LOADING

Type to search

Seguridad

Muebles, huaraches, bolsas y readaptación: 100 productos desde las cárceles de Colima

El Gobierno de Colima tiene en su página un catálogo con más de 100 productos elaborados por personas como parte de su proceso de readaptación social desde alguna de las cárceles de Colima.

Estos artículos de la industria penitenciaria local, que incluyen muebles, huaraches, sandalias, bolsas, carteras, monederos, canastos y cinturones elaborados con diversas técnicas, son vendidos por mayoreo en estados como Oaxaca, México, Coahuila y Michoacán. El presidente del Patronato de Reincorporación Social del Estado de Colima, Xiutecuthli Fernando Martínez, señaló que esto genera ingresos para las personas privadas de libertad y es parte del proceso por el que deben pasar en el Centro de Readaptación Social (Cereso).

“Se desarrollan en los tres centros penitenciarios (Manzanillo, Colima y Tecomán) con la finalidad de apoyar en la cuestión de su terapia ocupacional, es parte del tratamiento que se les da por la institución para reincorporarlos a la sociedad (…) tengo clientes en otros estados de la República que me hacen prácticamente por mayoreo el pedido de calzado”, dijo vía telefónica a EstaciónPacífico.com.

Con el excedente de las ventas de esta comercialización, explicó el funcionario, se apoya a otros presos que no tienen cómo acceder a “cuestiones básicas”, por ejemplo, insumos de aseo personal.

“Desde mi parte lo que yo hago, del recurso que obtengo de la venta, uno: se les paga su material y la mano de obra de la hechura del producto y hay un pequeño excedente que me ayuda a mí a resolver temas de solicitudes que me hacen”, indicó.

“Hay personas en desamparo tanto en Tecomán, Manzanillo y aquí en Colima y muchas veces esas personas no tienen el recurso ni siquiera para las cuestiones básicas necesarias como son los insumos de aseo básico personal, ese poco recurso que genero se emplea en apoyo a ellos mismos”, agregó.

Las actividades de autoempleo, añadió, ocupan a alrededor de 768 personas privadas de libertad en el Cereso de la capital, que según el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2017 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) equivale a un 44.8% de la población.

Sobre quién fija el precio y cómo se paga a los internos, Martínez explicó que son ellos mismos quien dan un costo de producción y mano de obra, él aumenta 5% de esa cifra para comercializarlos y a través del área de depósitos se les paga a las personas privadas de libertad, quienes solo pueden disponer de 500 pesos en efectivo al día.

El funcionario destacó que en el catálogo de Gobierno del Estado, los precios no están actualizados aunque se siguen fabricando los mismo productos, por lo que quienes quieran acceder a ellos pueden llamar al teléfono del patronato (3076300) o visitarlo en Avenida Gonzalo de Sandoval #2000.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *