Type to search

Marca Personal Política

@Marca_Personal | La especulación debe quedar atrás en el caso Efraín Angulo

Se llamaba Josué Magaña, tenía 16 años y no vamos a voltear la cara hacia otro lado.

Me parece que todos queremos que se sepa la verdad, todos queremos que se haga justicia. Todos menos quien lo mató o quien pudiera verse afectado por llevar al o a los asesinos a cuentas.

Y claro, es comprensible el interés. Hay un menor muerto, que murió en el domicilio de un funcionario estatal de primer nivel, o al menos ahí fue encontrado su cuerpo. Claro, es entendible que genere gran interés que en las declaraciones públicas del exfuncionario hay evidentes inconsistencias. Hay preocupación y zozobra por elementos que, con argumentos de respeto al debido proceso, la Fiscalía estatal ha dejado de informar.

El interés es lógico, las dudas sobre el caso son comprensibles, pero tenemos que hacer un alto en el camino.

Los vecinos que dicen que escucharon o vieron, quienes reproducen lo que otros dicen que escucharon o vieron, los análisis de peritos amateur, las filtraciones de presuntas evidencias, las suposiciones, los intentos por acercarnos a la vida y perfil de las personas presentes en el incidente… Todo esto puede ser bien intencionado y puede pretender contribuir a que se llegue a la verdad y a la justicia, pero logrará lo contrario: hará que impere la especulación, la desinformación y, finalmente, la impunidad.

En el caso de los medios, podemos hacer notar las carencias de la investigación, pero no podemos suplir a la autoridad investigadora; podemos analizar evidencias, pero nunca seremos peritos cuyas opiniones tengan una consecuencia jurídica; podemos obtener testimonios de personas involucradas en los hechos, pero de poco servirá si éstos no son presentados por la Fiscalía o por los afectados ante un juez.

Medios de comunicación, activistas y ciudadanos de a pie tenemos que dejar la especulación y ponernos a chambear para seguir un proceso judicial que ya inició.

Es en el sistema judicial donde podemos hacer justicia para las víctimas, podemos ser fiscalizadores de lo que ahí suceda. Por eso tenemos que exigir que las audiencias sean públicas, como señala el ya no tan nuevo sistema de justicia penal. Si buscamos una justicia distinta a lo legal, si nos quedamos en una búsqueda de justicia en los medios y en las redes, no pasaremos del chisme, la especulación, la insidia y el escarnio.

La vida de Josué bien vale que intentemos ser serios.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *