LOADING

Type to search

Marca Personal

@Marca_Personal | Llegar a la justicia y convencer sobre ello, el reto del fiscal

Decir que el fiscal general del Estado, Gabriel Verduzco, tiene una gran responsabilidad y un enorme reto con el caso del asesinato del adolescente Josué Magaña es una obviedad.

No solamente porque será puesta a prueba su independencia, que tendrá pasar de ser sólo un adorno constitucional para convertirse en una realidad operativa evidente.

Y es que para el fiscal hacer las cosas bien en este caso pudiera implicar afectar los intereses —al menos en términos de opinión pública— de la administración de Ignacio Peralta, y no olvidemos que fue el gobernador quien lo puso en el cargo.

Ante los eventuales dilemas, resultó sano que Efraín Angulo fuera removido o se hiciera a un lado de la Secretaría de Turismo estatal; quedarse en el gabinete hubiera resultado insostenible.

Aunque su responsabilidad primordial es llevar a los culpables del asesinato y del resto de delitos que pudieron haberse cometido en la casa del exsecretario ante la justicia para que sean castigados, de poco le servirá si en el trayecto no convence a la opinión pública de que está haciendo un trabajo serio, acucioso, sin espacio para ninguna intromisión ni para ninguna simulación.

A mí no me queda claro cada uno de los elementos que sí puede comunicar la Fiscalía General del Estado sobre una investigación en curso y cada uno de en los que tiene que guardar total hermetismo, pero lo que es un hecho que “cuidar el debido proceso” no implica no comunicar nada de lo sucedido y del actuar de la autoridad.

La cuestión se complica más, si consideramos que no sólo se investiga el homicidio, la tentativa de homicidio, robo y secuestro agravado; sino que también se han iniciado carpetas de investigación por la probable corrupción de menores y delitos contra la salud.

Si no se explica con detalles lo sucedido, la opinión pública puede asumir que para todos los delitos investigados existe el mismo responsable o grupo de responsables, y esto no necesariamente sea así.

En resumen, el fiscal Gabriel Verduzco no sólo tiene que llegar a la verdad y a la justicia. Tiene también que convencer a la sociedad de que lo está haciendo.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *