Type to search

Comunidad

La Campana o El Chanal, ¿cuál zona arqueológica es más popular en Colima?

La Campana es la zona arqueológica más visitada en Colima según los datos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que muestran que entre enero de 2018 a marzo de 2019 tuvo 15 mil 921 visitantes entre nacionales y extranjeros, mientras que El Chanal registró 11 mil 222.

Los visitantes de La Campana en 2018 fueron 12 mil 263 personas, según cifras oficiales, de los cuales 729 fueron extranjeros y 11 mil 534 eran mexicanos. En el primer trimestre de 2019, el total de visitas fue de 3 mil 658: 3 mil 495 fueron connacionales y 163 de otros países.

En El Chanal se registraron 8 mil 640 visitantes en 2018, de los cuales 8 mil 439 fueron mexicanos y 201 extranjeros. Durante los primeros tres meses de 2019, esta zona arqueológica recibió 2 mil 582 visitantes, de los cuales 2 mil 536 fueron nacionales y 46 extranjeros.

El director del centro INAH en Colima, Julio Martínez, estimó que la diferencia entre ambos centros se debió a que a La Campana se le ha hecho más publicidad por parte de los gobiernos estatal y federal, además de que su ubicación facilita que los turistas lleguen.

“Tiene más difusión no por parte de nosotros, sino la promoción que se hace en términos turísticos por parte de diferentes instancias, el Gobierno del Estado, el gobierno federal, además de que está más al pie de los camiones turísticos, pues los tiene al paso (…) es más fácil para un visitante entrar ahí y seguir su ruta turística”, comentó el funcionario federal en entrevista telefónica con EstaciónPacífico.com.

El encargado de El Chanal, Andrés Saúl Alcántara, también atribuyó a que La Campana tiene más afluencia por su ubicación, además de que cuenta con estacionamiento.

“A lo mejor la lejanía, tenemos poco tiempo que se hizo un camino más transitable hacia allá (El Chanal) porque antes era una brecha (…) ahora yo creo que también es incluso por comodidad, está más lejos y muchos camiones y muchas visitas llegan a La Campana, porque incluso hay un estacionamiento donde los camiones entran y se pueden estacionar (…) no tuvimos la fortuna de contar con más espacio para poder hacer un área de servicios más digna”, argumentó Alcántara en entrevista con EstaciónPacífico.com.

La Campana y El Chanal están abiertas al público por un costo menor a 60 pesos y se encontrarán funcionando durante las vacaciones de Semana Santa.

 La Campana 

El titular del Centro INAH Colima expuso que las osamentas encontradas en La Campana datan de hace 3 mil 500 años, por lo que creen que las estructuras tienen la misma antigüedad.

  • Se tienen abiertas al público entre cinco y seis hectáreas.
  • Hay 15 edificios o pirámides restauradas en su interior.
  • No se sabe exactamente cuántos o cuáles culturas o grupos habitaron el lugar.
  • Originalmente se llamaba Almoloyan (lugar entre agua que corre). El nombre de La Campana lo adquirió porque así se le conocía al lugar donde se encuentra.
  • Se cree que La Campana fue el centro político, religioso y económico del “Reino de Colimán”.
  • Sus estructuras están orientadas 16 grados hacia el noroeste, lo que les indica a los arqueólogos que se hicieron en veneración al Volcán.
  • Fue la ciudad mesoamericana más grande de Occidente.
  • Se iniciaron los trabajos de excavación hace 25 años.
  • Se deben pagar 55 pesos para entrar y la zona arqueológica está abierta de martes a domingo de 9 am a 6 pm.

 El Chanal 

El encargado del proyecto de El Chanal afirmó que cuando los españoles llegaron a este lugar, ya estaba vacío y según sus descubrimientos la época de ocupación del lugar fue entre los años 1200 y 1480.

  • Hay alrededor de cuatro hectáreas abiertas al público.
  • Hay cerca de 80 estructuras, entre los templos, zonas habitaciones y pequeñas edificaciones.
  • Las construcciones de este lugar se hicieron aprovechando los espacios naturales del lugar y no están orientadas hacia ningún lugar.
  • Cuando se descubrió el lugar, la comunidad ya se llamaba así y por eso la zona tiene ese nombre.
  • Los implementos encontrados en la zona dejan saber a los investigadores que sus pobladores practicaban la fundición del metal.
  • Entre los descubrimientos más impactantes para el encargado, se encuentran tres fogones en los que los habitantes “dejaron los frijoles ahí”, así como un menor de alrededor de siete años que estaba dentro de una vasija.
  • El sitio web del INAH dice que la zona se encuentra abierta de martes a domingo de 10 am a 6 pm tarde. La entrada cuesta 45 pesos.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *