Type to search

Cultura

El INAH detalla 4 claves sobre el hallazgo arqueológico de Coquimatlán

A principios de abril, una zona arqueológica fue localizada en Coquimatlán. El director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Colima, Julio Martínez, destacó que al lugar sólo se puede acceder a pie y las estructuras ahí localizadas son atípicas a las que han sido detectadas en la entidad.

«Andamos por todos lados, conocemos muy bien el estado de Colima, eso nos permite ubicarlo, es el primero que ubicamos con estas características», dijo este miércoles a Miguel Ángel Vargas de Estación Pacífico.com.

Sobre las características de las edificaciones, el periodo en el que se cree que fueron levantadas y otros detalles sobre ese hallazgo habló el experto. A continuación te presentamos cuatro datos sobre la zona arqueológica localizada en Coquimatlán.

 1.- No se puede especificar dónde se encuentra 

Julio Martínez explicó que si bien los vestigios se encuentran en un cerro en el municipio de Coquimatlán (y para llegar a la zona arqueológica hace falta recorrer un camino con una duración de tres horas), no se puede dar a conocer la ubicación específica hasta que el INAH culmine con las investigaciones pertinentes, con el fin de evitar saqueos.

«Podemos decir que está en Coquimatlán, pero no podemos decir exactamente dónde está, pero para subir a pie te tardas tres horas y llegas muerto del cansancio», afirmó el experto.

 2.- La extensión y la antigüedad del lugar 

De acuerdo con Martínez, la zona que alcanzaron a revisar en una primera visita técnica tiene una extensión aproximada de 10 hectáreas, pero a su parecer es probable que el sitio arqueológico sea mucho más amplio. Sus primeras conclusiones refieren que el lugar arqueológico data del año mil 500, a.C.

 3.- La construcción es inusual para Colima 

El director del INAH aseguró que en esas 10 hectáreas localizaron aproximadamente 50 estructuras que simulan ser casas pequeñas, elaboradas con piedra laja, un material poco común para las culturas prehispánicas de occidente y típico de las de la Península de Yucatán.

«Nos encontramos con una serie de estructuras pequeñas que simulan ser casas pequeñas, contamos alrededor de 50 casas, son como 50 cuartos. La estructura es atípica para Colima», mencionó.

«La piedra bola es la característica principal en muchas de las edificaciones de Colima. Es el caso de La Campana, El Chanal, las piedras que se utilizan son piedra bola y estas eran piedras lajas. A mí me recordó cuando va uno de visita a las zonas del sureste, sobre todo en la península de Yucatán te encuentras con ese tipo de material», aseguró.

 4.- Las dudas que quedan 

Julio Martínez señaló que las características de las construcciones no significan forzosamente que se tratara de una cultura distinta a las de occidente, pero vale la pena destacar que el material utilizado no es propio de la zona y que no se puede concluir que las piedras lajas fueran trasladadas de un sitio distinto de la República a otro, pues en ese entonces no había aún animales de carga, los cuales fueron traídos al territorio mexicano con la llegada de los españoles.

“No hace suponer que se trata de una cultura distinta, sino que el material que está ahí es el propio de la zona. Para trasladar el material lo hacían no sé cómo, porque no había vacas ni caballos, esos animales los trajeron de Europa. Nosotros calculamos que este sitio cuando esté registrado en el registro nacional de Zonas y Monumentos Arqueológicos e Históricos, con base en eso nosotros podríamos proponer un proyecto de investigación para trabajar en ese lugar. Nosotros pensamos que es un grupo náhuatl», aseguró.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *