Type to search

Comunidad

Mujeres en Colima: más trabajo y estudios… y menos paga que los hombres

Los datos sobre empleo en Colima indican que el porcentaje más amplio de ambos sexos trabaja la mismas horas por semana y estudió hasta el mismo nivel, pero a pesar de estas similitudes hay una diferencia entre el nivel salarial que recibe cada uno, lo que apunta a una brecha salarial.

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de las 161 mil 254 mujeres que se encuentran empleadas, el porcentaje más amplio, es decir el 32%, gana entre uno y dos salarios mínimos. Mientras que de los 220 mil 968 hombres empleados, el porcentaje con más trabajadores registrados fue el de quienes ganan entre dos y tres salarios mínimos, con el 25.9%.

 Desigualdad 

Esta diferencia entre el nivel salarial de mujeres y hombres se debe a factores relacionados con la ausencia de una igualdad de condiciones en el sector laboral que permita a las mujeres el acceso a mejores puestos con mayores remuneraciones, coincidieron en comentar por separado la directora del Instituto Colimenses de las Mujeres (ICM), Mariana Martínez; la directora general adjunta de Vinculación, Cultura y Educación del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Tania Ramírez, y la presidenta en Manzanillo de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Migdalia Arévalo.

Martínez explicó que cuando una mujer accede al entorno laboral se topa con los “pisos pegajosos”, por ejemplo, el que no se considere que en su mayoría las mujeres trabajan una doble jornada en casa, lo cual repercute física y emocionalmente en ellas, e impide en ocasiones que busquen mejores puestos.

“Esta otra jornada, que existe no es retribuida económicamente pero que representa un ingreso para la familia, que es el trabajo del hogar de las mujeres, que también se liga con la ocupación de las mujeres (…) esto también habla de un desgaste emocional que repercute física, emocional y mentalmente, que repercute en el rendimiento laboral (…) eso puede llegar a influir en que las mujeres dejen de estar buscando mejores espacios laborales porque tienen otra carga, otra jornada”, dijo la directora del ICM.

Tania Ramírez, del Conapred, añadió que esto persiste en el país debido a los prejuicios que todavía se arrastran sobre la mujer en el mundo laboral, como que estas no tienen el tiempo suficiente para dedicarle al trabajo o que cuentan con menos formación.

“Es prejuicio, es estar arrastrando condiciones que ya no reflejan ni el estándar que actualmente tenemos que cumplir ni la realidad de cómo las mujeres nos hemos puesto a la altura y estamos a cargo”, dijo vía telefónica la funcionaria federal.

La presidenta en Manzanillo de la Coparmex, Migdalia Arévalo, reiteró que la brecha salarial tiene que ver con una cuestión cultural, pero consideró que en ocasiones las mujeres prefieren “topar” su crecimiento profesional para dar prioridad a otros roles.

“Sabemos que las mujeres se insertan en el mercado laboral en condiciones desfavorables generalmente y esto es por tradición y cultura (…) culturalmente muchas veces preferimos topar nuestro crecimiento profesional por dar prioridad a otros roles”, argumentó.

 El nivel salarial 

Aparte de los referidos porcentajes más grandes en el nivel salarial, (32% de las mujeres con entre uno y dos salarios mínimos, y 25.9% de los hombres con entre dos y tres salarios mínimos), el segundo grupo más común para las mujeres es el de un salario mínimo (19.6%). Le sigue el de dos a tres salarios mínimos (13.5%) y luego el de tres a cinco (12.4%).

Para los hombres, la segunda remuneración más común es la que va de uno a dos salarios mínimos (21.4%) y en tercero la de tres a cinco (20.5%).

 El nivel de estudios 

Sobre el nivel de estudios, las cifras del Inegi arrojan que el 38.6% de los hombres llegó a cursar el nivel medio superior y superior, el 31.2% la secundaria completa, 16.2% la primera completa y el 13.2% no completó la primaria.

En las mujeres, el 45.1% expresó haber cursado una carrera, el 34% la secundaria completa, el 22.6% la primaria completa y el 8.2% no acabó la primaria.

 La duración de las jornadas laborales 

En cuanto a la duración de las jornadas laborales, la más común para ambos es la de entre 35 y 48 horas, pues el 44.6% de los hombres dijo trabajar ese periodo, mientras que el 45.7% de las mujeres externó lo mismo.

La segunda jornada más común en el caso de las mujeres es la de 15 a 34 horas (21.7%), después está la de más de 48 horas a la semana (16.9%), y luego la de menos de 15 horas (13%).

Para los hombres, la segunda jornada más común es la de más de 48 horas (32.9%), en tercer lugar está la de 15 a 34 horas (13.6%), y en cuarto lugar la de menos de 15 horas (6.3%).

 ¿Qué hacer si te pagan menos que a tu compañero por el mismo trabajo?  

De acuerdo con Tania Ramírez, del Conapred, si alguna mujer detecta que le pagan menos que a su compañero por el mismo trabajo, primero debe cerciorarse a través del departamento de Recursos Humanos de la empresa de que esto es así y verificar los perfiles de los puestos, luego hablar con los jefes directos y hacerles de su conocimiento que existe una Norma Mexicana en Igualdad Laboral y No Discriminación que les puede indicar cómo conducirse en este rubro.

“Es una suerte de certificado donde incluso se les da un reconocimiento a las empresas o centros de trabajo que han modificado su actuar para poderse adaptar a eso y una vez que esos centros de trabajo se certifican en esa norma, quiere decir que está garantizado que no van a tener esas prácticas de discriminación”, abundó.

Si esto no funciona, el tercer paso a seguir es ir a la Comisión de Derechos Humanos del Estado si la trabajadora es del sector público y al Conapred si es del privado.

Mariana Martínez, directora del ICM, señaló que si una mujer se encuentra en esta situación puede recurrir a una vía interna en la empresa, acudir a los centros de atención de mujeres de la dependencia para reportar su queja o ir a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima. Además, aseguró, se puede iniciar un proceso judicial, ya que esto es discriminación y se contempla en el código penal.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *