Type to search

Comunidad

Así es el proyecto de seguridad vial que el Ayuntamiento de Colima busca replicar

Implementar reductores de velocidad para disminuirla a 20 kilómetros por hora en entornos escolares, así como señalizar, alinear y dar más espacio en los cruces peatonales, son parte de un programa para disminuir los accidentes viales, al cual este martes se dio el ‘banderazo’ de arranque en Colima, y que el Ayuntamiento busca replicar en diferentes zonas de la ciudad.

El alcalde, Leoncio Morán, afirmó que ya propuso a la organización Instituto de Recursos Mundiales (WRI por sus siglas en inglés) —que asesoró y ejecutó el proyecto— extender las herramientas de la estrategia “Los niños y las niñas vamos primero”, las cuales se implementan de manera temporal en la Avenida de los Maestros, desde su cruce con la calle Corregidora hasta el de Aquiles Serdán. La intención es llevarlas desde la Glorieta Monumental hasta el Jardín de San Francisco.

“Hay la iniciativa, ojalá podamos lograrlo. Ya platicamos hoy por la mañana sobre poder multiplicar este entorno en una vía que pudiera construirse desde la Glorieta Monumental hasta una apuesta de entrada, hasta donde está el Jardín de San Francisco, con cruceros similares”, dijo durante el evento de presentación en el campus del Instituto Superior de Educación Normal del Estado de Colima (Isenco).

“Hemos planteado la posibilidad de poderlo hacer de manera tripartita con la participación de recursos de estas asociaciones civiles. Ojalá fuera posible la participación municipal y pedirle una apuesta al Gobierno del Estado” agregó.

Entre otras modificaciones que fueron realizadas en el polígono se encuentran: la colocación de postes, pintura de señalizaciones, el recorrer los paraderos de los camiones algunos metros hacia atrás para mejorar el flujo vehicular, así como no permitir la vuelta en U en el cruce de Avenida de los maestros y Aquiles Serdán para evitar los embotellamientos y roces entre carros. También cambiar los paraderos de los camiones que transportan de campus a campus a los estudiantes del Isenco desde Avenida de los Maestros hacia el norte de la calle Aquiles Serdán, y no permitir que los padres de familia hagan doble fila para dejar a sus hijos en alguna de las escuelas.

Esta intervención sólo se mantendrá durante este martes y el miércoles, aunque los reductores de velocidad se quedarán dos días extra.

La oficial mayor de proyecto de la Fundación Botnar, Marianette Otero, señaló que ellos pusieron los recursos para las intervenciones, vía su fondo para crear ciudades sostenibles con un enfoque en los adolescentes y jóvenes.

 Hacia una solución definitiva 

La coordinadora de Seguridad Vial del WRI en México, Sonia Aguilar, explicó que esta intervención se implementó en dicho polígono al detectar que además de contener escuelas, se registran 46 accidentes viales al año y aunque se trata de una primera fase temporal, servirá para hacer las mediciones correspondientes que habrán de llevar a un proyecto final con el que se busca plantear una solución permanente por medio de la construcción de obra de este tipo.

“Sabemos que a problemas permanentes no se les puede dar soluciones temporales. Ésta es una prueba piloto, es su primera fase que busca mejorar las condiciones de todos los usuarios, y en una segunda fase busca el diseño pero de forma permanente a través de la construcción de obra (…) Posteriormente haremos las pruebas para hacer el proyecto final ” dijo este martes a Miguel Ángel Vargas de EstaciónPacífico.com.

Aguilar enfatizó que por medio de la Alianza Mundial para la Seguridad Vial, se capacitará a 100 policías municipales de Colima para poder tener mejores prácticas en la materia y aplicarlas.

La representante de WRI destacó que esperan que dicho proyecto final, que confían en tener listo en alrededor de cinco o seis meses, sea escalable para otros gobiernos.

 ¿De acuerdo o en desacuerdo con la intervención? 

Padres de familia y estudiantes manifestaron estar de acuerdo con los nuevos señalamientos pero advirtieron que, una vez que las barreras físicas se retiren, los conductores no respetarán los espacios peatonales.

«Es bueno que lo hayan hecho, ya que en otras ocasiones los que se tienen que cruzar para tomar la ruta y todo eso se bajaban a la calle y luego no sabían ni qué (…) casi me atropellan a mí (…) Lo respetan ahorita porque les impide el paso, pero al momento de que lo quiten no lo van a respetar para nada», dijo a EstaciónPacífico.com Donatela Cigala, estudiante del Isenco.

«Es bueno por seguridad (…) tiene que funcionar si ponemos algo de nuestra parte (…) sobre todo la educación vial que nos hace mucha falta, poner un poquito de nuestra parte para que esto funcione», comentó Francisco Javier Magaña, padre de familia de un estudiante de la primaria Libro De Texto Gratuito, ubicada en Avenida de los Maestros.

«Está muy bien porque en realidad era un problema para los alumnos cruzar la calle y pienso que en ocasiones no ajustaban el personal de vialidad y con esos señalamiento es imposible que las personas que tienen un vehículo no vean que van a cruzar la calle (…) Mientras estén los postes sí (va a funcionar) porque la mayoría de la gente que trae un vehículo por lo regular infringe los reglamentos de vialidad (…) Para mí sería bueno que el (policía) de Vialidad traiga sus infracciones a la mano y la gente va a empezar a tomar consciencia», afirmó Héctor Sandoval, otro padre de familia de la misma escuela.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *