Type to search

Política

El origen del dinero para la exzona militar, y otras respuestas de Nacho a los diputados

El gobernador Ignacio Peralta explicó de dónde salieron los recursos para pagar el predio de la Calzada Galván, adquirido a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) con un valor de casi 498 millones de pesos entre otros cuestionamientos que le fueron planteados durante su comparecencia de este jueves en el Congreso del Estado.

El diputado Francisco Rodríguez, de la bancada del PAN, cuestionó al gobernador de dónde provinieron los recursos propios con los que se completó el pago de este terreno, al recordar que al inicio del encuentro les había señalado que 200 mdp provinieron de un crédito contratado, 240 mdp de una aportación federal y una tercera de la misma administración local, al tiempo que le solicitó los comprobantes de las transferencias a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

El gobernador respondió que dejaría una copia certificada de todas las transacciones hechas por parte del gobierno a la Sedena, y detalló que los recursos propios provinieron de ahorros de la administración y del programa de adquisición de reserva territorial.

«Las fuentes de financiamiento son básicamente tres: los 200 millones (del préstamo), hay una aportación del gobierno federal de 240 millones en número redondos, y la diferencia se utilizó con recursos propios del Gobierno del Estado a través de ahorros o los recursos que tenemos del programa de adquisición de reserva territorial», expresó el mandatario.

Paco Rodríguez también pidió a Nacho Peralta explicar cuál había sido su análisis sobre el costo beneficio del proyecto, a lo que el gobernador manifestó que es un tema «subjetivo», pero sostuvo que el proyecto es un «gran anhelo histórico» de los colimenses.

 Tiempos y transparencia 

El coordinador de Morena, Vladimir Parra, cuestionó por qué habían adquirido el predio que donaría a la Sedena el 23 de enero, pero el convenio de coordinación con dicha institución el 20 de febrero, es decir sin tener un acuerdo previo.

Peralta dijo que esto de debió a que las negociaciones ya estaba en «la fase final».

«El hecho de que el 23 de enero se haya adquirido el nuevo terreno que se donó con autorización del Congreso y un mes después se firmara el acuerdo obedece al hecho de que estas son negociaciones que tenían más de un año (…) para el momento en el que se solicita la donación al Congreso del Estado estaba prácticamente negociado, nada más que la firma no se había realizado», dijo.

Parra también reprochó esta operación no contara con «un objetivo concreto ni finalidad para utilizar el predio de la Calzada Galván», que los documentos divulgados por la administración estatal no reflejen que la Sedena se comprometió a hacer una aportación del 48% del total del proyecto, y que apenas se hicieran públicos todos los documentos del expediente.

Peralta reviró que el acuerdo de coordinación contó con una cláusula de confidencialidad solicitada por la Sedena, y aunque reconoció que no la objetó, afirmó que tampoco tiene capacidad para justificarla. «Probablemente el monto dinerario exhibe cierta cantidad para determinar las características del cuartel y eso pudiera tener implicaciones en materia de seguridad, pero no quiero ser especulativo», señaló.

 Fechas de pagos 

La diputada independiente Claudia Aguirre preguntó por qué las transferencias mostradas en el convenio muestran que el predio ya casi estaba pagado a la fecha en que se autorizó el crédito, el 27 de septiembre de 2018, cuando sólo se debían 872 mil 264 pesos.

«Para el día 27 de septiembre de 2018, cuando se autorizó por la anterior Legislatura que se aprobara el crédito de 400 millones de pesos de los cuales dicen que usaron 200 para este trato. ¿Cómo justifican que para esa fecha, 27 de septiembre de 2018, ya habían pagado prácticamente la totalidad de lo convenido con la Sedena, según se muestra en el convenio de coordinación?», cuestionó.

El gobernador apuntó que echaron mano de un «mecanismo emergente».

«Teníamos que garantizar los pagos porque, como lo dice el convenio, había penalidades si no se cumplían, pero además se incurría en demoras de la obra y los incrementales que las propias cláusulas en el convenio establecen. Se genera un mecanismo emergente, interno de financiamiento, que puede ser equivalente a lo que se conoce como un swap de créditos, de tal manera que cuando se solicita el crédito, tiene la lógica que el propio convenio establece, que solamente se entregaría este predio título gratuito por parte del Indaabin hasta que se hayan concluido los trabajos, de tal manera que la autorización del crédito debía cumplir con esa condición», abundó.

La diputada Martha Meza, del Verde Ecologista, le preguntó sobre los 60 millones provenientes del crédito que se destinarían al sector salud y que beneficiarían al puerto al crear una unidad de cuidados neonatales, a lo que el gobernador respondió que ese monto aún no se ha usado y que pronto también tendría una reunión de trabajo para tocar el tema.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *