Type to search

Comunidad

Ante sobreexplotación en la pesca, Oceana llama a actores locales a cuidar las especies

Al menos el 17% de las especies que se pescan en el país se clasifican como sobreexplotadas o en peligro de colapso, mientras que el 63% se están capturando a su máximo, es decir que se encuentran a un paso de entrar en crisis, reveló un estudio de la organización Ocena, que plantea un llamado a actores sociales locales para proteger a las especies.

El director de campañas de restauración de pesquería y responsable del documento “Auditoría Pesquera” de dicha iniciativa internacional dedicada a proteger los océanos, Esteban García, hizo un llamado a las autoridades locales, así como a los pescadores, a poner en marcha acciones que garanticen que esta actividad sea sustentable.

“Tenemos que empezar a ponernos de acuerdo los actores, las actrices públicas, ¿qué quiere decir esto? Los legisladores, las legisladoras locales, federales, los tomadores de decisiones tanto federales como locales, todos deberíamos tener un fin, ese fin es que la pesca sea sustentable, que reconozcamos que hay especies que hemos explotado y requieren de restauración”, dijo este miércoles a Miguel Ángel Vargas de EstaciónPacífico.com.

“También existen cadenas comerciales locales que tienen que ver más con las decisiones de los gobiernos locales, con los cuales tenemos que asegurar que el mismo pez que se pesca con un permiso y que se registra en el puerto, sea el mismo pez que llegue finalmente a un plato en Colima, en Manzanillo, en la Ciudad de México”, añadió.

García detalló que entre las especies que se encuentran sobreexplotadas están el mero, en el Golfo de California; el verdillo, algunas especies de pargo e incluso el huachinango. Sobre la situación del atún, que se descarga en Manzanillo, el especialista dijo que el de aleta amarilla —que es el que se enlata— se encuentra en buenas condiciones y es de las pocas especies certificada a nivel nacional por buenas prácticas, pero otros tipos como el de aleta azul —usado para preparar Sashimi— sí están sobreexplotados.

El integrante de Oceana señaló que se debe sumar que existe un índice de pesca ilegal no reportada o no regulada que llega a ser de hasta el 50%, “en los mejores casos”.

Como ejemplo de sectores que se han organizado para solucionar el problema, el especialista mencionó el caso de la costa este de Baja California Sur, municipio de Comondú, en el que las cooperativas de pescadores se pusieron de acuerdo para establecer refugios pesqueros, lo cual implica definir zonas en las que no se puede llevar a cabo esta actividad. Señaló que ésta es una obligación de la autoridad federal, pero que en este caso fue impulsado desde el sector productivo.

“Hoy por hoy, a varios años de haber establecido estos refugios pesqueros, prácticamente todas las cooperativas están pescando en buena cantidad y están llevando este alimento a sus familias”, celebró.

García detalló que este estudio se hizo a partir de un análisis de la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentable, así como las publicaciones en el Diario Oficial de la Federación (DOF) de la Carta Nacional Pesquera.

Entre otras cosas que encontraron, mencionó el activista, es que hay una desobediencia constante del marco jurídico regulatorio de las instancias encargadas de otorgar los permisos, por lo que señaló que es necesario mejorar la normativa que establece la expedición de éstos y atender la corrupción.

“Se tiene que mejorar necesariamente y obligatoriamente la Carta Nacional Pesquera, esto también tiene que pasar por una limpieza de la casa. Hemos, y no es difícil, identificado que hay una tremenda corrupción dentro de Conapesca para el otorgamiento de los permisos. Se tiene que erradicar la corrupción”, apuntó.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *