Type to search

Comunidad

Una turista asegura haber adquirido un parásito cutáneo en la playa El Paraíso

Noemy Hernández, residente de Guadalajara, Jalisco, pero con familiares en Quesería, Colima, acudió el 28 de julio con su familia a la playa El Paraíso, en Armería, para descansar y pasar un buen momento, y así fue… Pero horas después de regresar a su hogar, se percató de que tenía una afectación en su piel, misma que resultó ser un parásito incubado en uno de sus pies.

La mujer destacó que inicialmente notó «unas ronchitas» en su pie, las cuales le generaban una comezón intensa que conseguía aliviar con un ungüento. Unos días después, observó que una de esas erupciones estaba creciendo; fue su hermana —con quien se comunicó para relatarle sus síntomas— quien le comentó que debía acudir al médico cuanto antes, pues todo apuntaba a que tanto ella como cuatro de sus sobrinas se habían infectado de un parásito llamado migrans cutánea.

«Disfrutamos el día, regresamos a la casa y yo empecé a notar algunas ronchitas en mi pie, me daban bastante comezón. No le di mucha importancia. Al otro día seguían y comencé a usar VaporRub, no creí que fuera para más. Así pasaron los días y de repente veo cómo una ronchita en particular me iba creciendo», dijo vía telefónica a EstaciónPacífico.com.

«Me comuniqué con mi hermana, que vive en Quesería y otra en Autlán, Jalisco. Sus niñas también habían presentado ronchitas, pero a ellas ya las habían llevado al médico. Mi hermana fue la que me espantó porque me dijo ‘Tienes que ir al médico porque nos dijo que es una larva presente en el agua residual que entró en la piel», agregó.

De acuerdo con información del Departamento de Microbiología y Parasitología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la larva migrans cutánea se adquiere por el contacto de la piel con suelos contaminados con materia fecal de perros infectados.

El área de Comunicación Social de la Secretaría de Salud estatal señaló que no cuentan con ningún reporte que refiera la infección con ese tipo de larvas, ni tienen datos de pacientes atendidos por esas mismas razones en algún centro de salud estatal.

 Ola café 

Noemy recuerda que aquel día en la playa se percibía un olor a aguas residuales y la orilla del mar tenía una coloración café claro.

«Yo les decía que percibía un olor a agua residual, es un olor que reconozco porque me dedicaba al tratamiento de aguas residuales, trabajé en una planta en Colima, en otra en Tecomán, ubicaba bien el aroma. Sé que la planta de Tecomán está cerca de la playa, mas las descargas no podría asegurar que lleguen o no a la playa. Otra característica que tenía ese día el mar es que estaba color café claro, y a unos 25 metros adentro ya podías ver azul. Durante el transcurso del día el color café fue creciendo», detalló.

La mujer añadió que el médico al que acudió le recetó un desparasitante y le ordenó un estudio coprológico para cerciorarse de que el parásito ya fue eliminado y no representará ninguna afectación para su salud. El especialista le aseguró que dentro de una semana la larva habrá desaparecido por completo.

“Me voy a hacer un estudio coprológico para descartar que ya haya salido. Y lo feo es que yo lo puedo observar en mi piel, y sí lo siento. Yo lo que veo es que va avanzando milímetros por día. Inicialmente lo encontré en el empeine y fue bajando hacia la planta, actualmente se encuentra entre lo que es el empeine y la planta. El parásito va a tardar siete días en irse», agregó.

A partir de lo ocurrido, Noemy decidió contar su vivencia por medio de un post en Facebook, con la intención de advertir a las personas sobre lo que ocurrió con ella y cuatro de sus sobrinas esa tarde en la playa El Paraíso.

«Lo publiqué porque lo teníamos no nada más yo, sino mis sobrinas, y porque no éramos los únicos, ese día había cerca de 100 personas en la playa. He visto comentarios de que también a otras personas le pasó, me han escrito para preguntarme cuál es mi tratamiento, me parece que a otras personas les pasó en La Boquita, en Manzanillo», abundó.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *