Type to search

Comunidad

Lo que está bien (y lo que no tanto) en el manejo del Nevado de Colima y Manantlán

Dos Áreas Naturales Protegidas (ANP) relevantes para la comunidad colimense, la Reserva de la Biósfera Sierra de Manantlán y el Parque Nacional Nevado de Colima, fueron evaluadas recientemente por medio de una estrategia novedosa que busca resaltar los puntos fuertes y las debilidades de cada uno de esos espacios naturales.

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) aplicó de mayo de 2017 a octubre de 2018 la Evaluación de la Efectividad del Manejo de las Áreas Naturales Protegidas Federales (i-efectividad), un mecanismo que evalúa (de 0 a 100) a cada una de las 182 ANPs. Los resultados fueron dados a conocer a mediados de agosto: a Manantlán se le asignó una calificación de 71 y al Parque Nevado un 88.

«La Evaluación tiene le propósito de medir el esfuerzo que se invierte para mantenerlas en buenas condiciones en términos del cumplimiento de los objetivos para los cuales fueron establecidas, y de conocer la eficacia y eficiencia con la que los recursos humanos y financieros son aplicados para tal fin», destacó la Conanp en un documento compartido con EstaciónPacífico.com.

«Nos permite conocer qué tan bien administradas están las Áreas Naturales Protegidas y si están protegiendo de manera efectiva los valores naturales y culturales para los que fueron establecidas», añadió.

El plan evaluó cinco componentes: Contexto y Planeación, que tiene que ver con el diseño y la normatividad del ANP; Administrativo y Financiero, que aborda el presupuesto, el personal y el equipamiento; Usos y Beneficios, relacionado con la producción sustentable y la infraestructura para visitantes; Gobernanza y Participación Social, sobre pueblos originarios, participación y beneficios; y Manejo, sobre la atención a problemas locales, como incendios, residuos y atención a amenazas, entre otros.

 El caso del Parque Nevado de Colima 

El director del Parque Nacional Nevado de Colima, José Villa, destacó que los 88 puntos que se otorgaron a esa ANP refieren que tiene un manejo con efectividad sobresaliente. Consideró que la calidad que refiere el documento, puede constatarse a simple vista cuando se visita el Parque.

“Quiere decir que estamos resguardando el nicho de biodiversidad alpina, propio del ecosistema del Nevado de Colima. La administración del manejo está siendo sobresaliente en los distintos puntos de efectividad, fueron cinco puntos de evaluación», dijo vía telefónica a EstaciónPacífico.com.

“De 100 puntos, sacamos 88; es una categoría elevada en manejo de efectividad. Sacar el 100 es muy complicado porque es un proceso de mejora continua. Y se puede corroborar en físico, el Parque Nacional Nevado de Colima es un sitio modelo de manejo a nivel nacional, no dudando que la buena calificación que obtuvimos sea certera», agregó.

Las áreas de oportunidad

El director del Parque Nevado indicó que, de acuerdo con la evaluación, tienen que invitar a todos los involucrados en el ANP, internos y externos, para enriquecer con sus aportaciones el quehacer diario del Parque Nevado.

«Es un proceso de mejora continua. La administración del Parque Nacional decide no aflojarle con la titánica labor de la conservación de los indefensos, como les decimos a la biodiversidad y a la naturaleza de este tesoro forestal. Vincular a la sociedad civil organizada para la conservación de la ANP. Es la sociedad quien se debe de empoderar para la conservación de la naturaleza», precisó.

 Los resultados de Manantlán 

El director de la Reserva de la Biósfera Sierra de Manantlán, Fernando Gavito, dijo que los 71 puntos que obtuvieron los colocan en la categoría de ANP con «una efectividad sobresaliente». Aplaudió la realización de la evaluación, al resaltar que les sirve como referente para comprender en qué elementos pueden mejorar.

«No sólo evalúa la planeación o el manejo del Área, es un referente para saber cuáles son las áreas de oportunidad y en qué se puede mejorar en el manejo de estas ANPs», indicó.

Gavito precisó que, entre los aspectos positivos de la administración de la ANP, destaca la relación cercana que guardan con las comunidades indígenas y ejidos que viven en la Biósfera, los cuales participan activamente en la toma de decisiones.

«Tenemos la participación de todas las comunidades indígenas y los ejidos que ahí viven, ellos forman parte de una mesa de diálogo con nosotros que realizamos por lo menos dos veces al año, les presentamos un informe donde les comentamos cómo vamos trabajando y donde ellos fortalecen la toma de decisiones dentro del Área Natural Protegida.

“Ellos nos dicen ‘creemos que va bien por acá’ o ‘hay que cambiarlo’, entonces vamos atendiendo las peticiones que ellos nos van indicando, en la medida de lo posible», afirmó.

Las áreas de oportunidad

Fernando Gavito aclaró que el componente con la calificación más baja en su evaluación fue el Administrativo y Financiero. De acuerdo con el director de Manantlán, se les indicó que deben crecer su plantilla de trabajadores, crear un organigrama y renovar el parque vehicular.

«Señala que nos hace falta personal. Manantlán ahorita tiene 14 personas trabajando para las 140 mil hectáreas. Nos hacen falta dos personas para llegar al número ideal. Necesitamos darle estructura y hacer un organigrama de nuestra plantilla, porque tenemos un director y puros técnicos operativos, no tenemos un subdirector, necesitamos estructura en la plantilla y eso es en lo que ya estamos trabajando. Estamos renovando parque vehicular también para elevar nuestros puntajes», aseveró.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *