Type to search

#ElFaro Política

#ElFaro | Autonomía; una palabra, dos visiones / Legitimidad, estridencia e intereses ocultos

 AUTONOMÍA; UNA PALABRA, DOS VISIONES  Interesante momento para que se diera una salutación de la comunidad universitaria al gobernador Ignacio Peralta. El mensaje explícito fue claro: refrendan su alianza estratégica y respaldan ambos la autonomía universitaria.

¿Pero qué significa eso? ¿qué implica? Pues primero tendríamos que pasar a definir qué es autonomía universitaria y qué objetivos persigue, porque si atendemos los mensajes del rector José Eduardo Hernández Nava y del gobernador durante la referida salutación nos daremos cuenta que para cada uno lo primordial del concepto es algo distinto: para el rector, que nadie toque el gobierno interno; para el gobernador, que se garantice la libertad de cátedra, de discusión y de investigación.

En la visión de “autonomía” del rector evidentemente no cabe una reforma a la Ley Orgánica que proponga cambios en los mecanismos de gobierno interno… ¿Y en la visión del gobernador? ¿creerá que el actual gobierno interno de la UdeC garantiza la libertad de debate y reflexión?

 LEGITIMIDAD, ESTRIDENCIA E INTERESES OCULTOS  ¿Cuántas evidencias se requieren para que una protesta social pierda legitimidad y pueda ser considerada una farsa? ¿qué reúne o cómo resulta que de pronto están organizados y coinciden en luchas personas que aseguran tener reclamos sobre la entrega de programas sociales federales, con activistas que se dicen agredidas por el gobierno estatal, con un defensor que busca insistir en una denuncia por la aprobación de una sustitución de tierras cedidas a un ayuntamiento al urbanizar un fraccionamiento, con otra activista que calumnia a medio mundo incluyendo proyectos empresariales detrás de los cuales sólo hay limpieza y una visión de cariño y respeto por esta tierra?

Es claro que parte de lo que buscan es llamar la atención, dar la nota, acaparar las portadas —algunas son fáciles de conseguir, quizás comparten a las mismas manos que mecen la cuna—. ¿Qué hay detrás? ¿desequilibrios emocionales? ¿rencores? ¿demasiado tiempo libre? ¿intereses políticos? ¿financiamiento de alguien para cumplir esos intereses políticos?

Más allá de si podemos responder esto con contundencia o no, como sociedad, amerita una reflexión, porque esta dinámica de confrontación, de estridencia, de reventar cuanto evento político se organice, parece que no va a parar; hay elementos para suponer que se va a ir incrementando y puede llegar a niveles peligrosos.

 

 #ElFaro  Busca echar luz sobre los entresijos de la real politik colimense y compartir comentarios sobre la actualidad, con base en la información periodística recabada por reporteros y editores. Únete a la conversación en Facebook y Twitter.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *