Type to search

Comunidad

Así busca la UdeC combatir el acoso y atender a víctimas de violencia de género

Un grupo de académicas de la Universidad de Colima (UdeC) comenzó a “cocinar” hace más de un año las bases de un documento cuya objetivo principal es atender a alumnas, maestras y trabajadoras que sean víctimas de acoso sexual al interior de la institución; fue así como surgió el Protocolo para la atención integral de la violencia de género, el cual ya está vigente y representa la vía para combatir este mal al interior de esta casa de estudios.

El 17 de diciembre de 2019, se publicó en la Gaceta de la Rectoría de la UdeC el Acuerdo 22 a través del cual el máximo órgano de gobierno de la universidad de manera implícita reconoce la existencia de este problema en la institución y ordena la creación del Comité de Ética para la Atención de la Violencia de Género de la UdeC.

La académica Nancy Molina —integrante de este Comité de Ética— aseguró que, si bien el protocolo está basado en principios y tratados internacionales, así como en las leyes nacionales y estatales en la materia, para nutrirlo fue necesario contemplar el trabajo de las académicas del Centro de Estudios de Género de la Universidad de Colima, quienes tenían ya cierto tiempo analizando la violencia de género acontecida dentro de la propia institución.

“Implicó desde el punto de vista académico revisar toda la bibliografía entorno a qué es la violencia de género, sus manifestaciones, la repercusiones que tiene, que son desde lo psicológico hasta lo sexual, lo social, todo lo que implica tanto la repercusión en la violencia de género así como las causas, las teorías que hay acerca de las causas de la violencia de género, por supuesto también leer las normativas que hay, y también otras experiencias ya documentadas a nivel nacional, qué han hecho otras universidades en torno a esta aplicación de protocolos”, dijo la especialista en entrevista telefónica con EstaciónPacífico.com.

“El trabajo que habían algunas académicas universitarias sirvió para nutrir este protocolo o sería como un antecedente del mismo. Para ambas situaciones, nosotras ya teníamos la intención y el trabajo previo dentro del Centro de Estudios de Género donde hemos estado investigando acerca de la violencia de género en la Universidad, en diferentes campus, así como también en diferentes niveles y a partir de ahí también la necesidad que apremiaba de atender la violencia”, detalló.

 ¿Qué debo hacer si soy víctima de violencia de género y formo parte de la comunidad universitaria? 

Molina señaló que hay dos vías a seguir: una es accediendo al portal de la UdeC y dando clic al apartado ‘Queja violencia de género‘. Acto seguido se desplegará un formulario para ingresar nombre, datos de la madre, padre o tutor (en caso de que la víctima sea menor de edad), fecha de nacimiento, género con el que se identifica, número de cuenta o de trabajador, plantel o dependencia en la que se estudia o trabaja, descripción de lo sucedido, mención de la persona que cometió la agresión y datos de contacto.

El formulario será enviado a las direcciones de correo electrónico de la Oficina del Abogado General y del Comité de Ética.

También es posible denunciar actos de violencia de género acudiendo directamente a la Oficina del Abogado General. Nancy Molina destacó que dentro de esa instancia hay mujeres abogadas que recibirán a las víctimas para escuchar sus denuncias, con la intención de que se genere un ambiente de confianza.

“Decimos Oficina del Abogado, pero hay mujeres abogadas, hay mujeres abogadas que están preparadas. Son mujeres quienes atienden a mujeres, eso es muy importante y lo cuidamos mucho también desde la perspectiva de género y de los derechos humanos”, destacó.

La experta detalló que figuras como las directoras o directores de un plantel, o las delegadas y delegados de determinado campus pueden servir como primer contacto, dando orientación a las víctimas respecto a cual es el procedimiento a seguir, sin embargo ellos no están autorizados para recibir las quejas formalmente.

“¿A quiénes debemos de acudir inmediatamente? Pues con el director o directora del plantel, o el delegado o la delegada del campus, pero ellos no van a recibir la queja, solo van a dar la asesoría de cómo es el procedimiento acerca de la queja, tendrán que plantear esta cuestión de que la queja es confidencial, se van a guardar los datos, se va a cuidar la integridad de la persona que estaba proponiendo la queja y se le va a dar orientación en términos de lo que va a proceder dentro de la Universidad”, indicó.

“Ya estando en la oficina del abogado, si requieren, también se les va a dar orientación para que pongan su denuncia en las instancias legales correspondientes, porque siempre la Universidad procede en algunas cuestiones, pero fuera de la Universidad pueden acudir a otras y también esa asesoría se le va a estar dando acá en la oficina”, abundó.

 ¿Cómo se castiga la violencia de género en la UdeC? 

Nancy Molina señaló que las sanciones dependerán del acto cometido y de la población a la que se forme parte, pues no se castiga de la misma forma a un trabajador universitario que a un estudiante. La Oficina del Abogado General, en conjunto con el Comité de Ética, son las instancias que determinarán las medidas disciplinarias correspondientes.

“Va a depender del tipo de acto cometido (la sanción) y va a depender también de la población, porque para los trabajadores y trabajadoras siempre hay que apegarse a lo que diga la Ley Federal del Trabajo y el Reglamento Interior de Trabajo de la institución (…) Para el estudiantado tomamos el Reglamento Escolar de la Universidad de Colima. Todo eso se revalora y por supuesto los derechos que tengan las personas, todo eso se considera para ver la sanción que se le va a dar a la persona que cometa alguna de estas conductas”, señaló.

Las medidas establecidas en el protocolo sugieren que un trabajador agresor puede ser sancionado por las siguientes vías.

  • Una amonestación verbal
  • Notas malas al expediente
  • Suspensión en sueldos y funciones hasta por ocho días.
  • Rescisión de la relación laboral.

Cuando el agresor es un estudiante, deberán ser sancionado de acuerdo a lo previsto en el Reglamento Escolar de la Universidad de Colima, que incluye las siguientes acciones.

  • Una amonestación verbal.
  • Una amonestación por escrito.
  • Suspensión de los derechos del estudiante hasta por un mes.
  • Suspensión definitiva del programa educativo.
  • Expulsión de la UdeC.

La psicóloga indicó que como parte de las acciones a realizar se incluyen también situaciones de reeducación, con la finalidad de que el agresor entienda por qué su actuar es incorrecto y cuáles son las razones por las que no debe repetir algún acto de violencia de género.

“La acción de parar la violencia debe de ser inmediata y de acorde al tipo de violencia, para que realmente pueda erradicarse la violencia esa tiene que ser la estrategia, entonces aquí se van a tomar ciertas medidas (…) no solo de sanción, sino preventivas y reeducativas, siendo la Universidad una institución educativa, tenemos también esa posibilidad, que también tenemos aquí especialistas que pueden brindar esta atención para cambiar sobre todo esquemas de pensamiento y algunas prácticas que generan violencia de género”, aseveró.

 ¿Cómo se aseguran de que la víctima no sufra represalias? 

La integrante del Comité de Ética afirmó que si bien en el formulario se requieren datos personales, como el nombre de la persona que interpone la queja (necesarios para que la Oficina del Abogado General se ponga en contacto con quien sufrió el acto violento) la información permanecerá confidencial y bajo ninguna circunstancia se realizarán actos de confrontación entre víctima y victimario.

“El abogado se va a poner en contacto con esta persona, guardando toda la discreción correspondiente y no citando nunca al agresor o agresora, o careando, o confrontando, o tratando de que estén juntos, eso nunca se va a hacer, está también en los tratados nacionales e internacionales, y se cuida mucho ese aspecto, la confidencialidad, por lo tanto el caso es llevado solo por una persona y por el comité”, dijo.

“Una vez analizado el caso también se le deberá avisar al agresor, porque también tiene derecho a saber y porque hay que seguir la investigación, pero nunca en el mismo lugar, nunca a la misma hora, nunca se van a confrontar ni se van a saber sus nombres”, agregó.

 

Puedes consultar el Protocolo para la atención integral de la violencia de género de la UdeC haciendo clic aquí.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *