Type to search

Comunidad

La travesía y el cantar de las ballenas que nacen en aguas colimenses

Para observar ballenas basta con tomar un autobús a la bahía de Manzanillo, una de las zonas preferidas de esos mamíferos marinos; tanto así que aprovechan su estancia en las aguas cálidas del Pacífico mexicano para reproducirse. Es decir, se trata de ballenas con ‘acta de nacimiento’ colimense.

Christian Ortega, investigador de la Facultad de Ciencias Marinas de la Universidad de Colima (UdeC), señaló que los cetáceos visitan las cosas colimenses y jaliscienses en las temporadas de invierno y primavera. En tales fechas, el Grupo Universitario de Investigación de Mamíferos Marinos (GUIMM) –conformado por catedráticos y alumnos de la licenciatura en Oceanología– estudia la travesía de los mamíferos a su paso por el océano Pacífico, con peculiar interés en los nacimientos que se registran, pero también en los cantos que las ballenas emiten para comunicarse.

“Hemos visto crías muy pequeñas con ciertos indicios, como la aleta dorsal doblada, que asumimos que acaban de nacer en días atrás, semanas atrás y por lo tanto nacieron en la región. Nuestra región, Jalisco, Colima y Michoacán, pues es una zona importante para el nacimiento de ballenas jorobadas”, dijo a EstaciónPacífico.com.

Miriam Llamas, estudiante de la Facultad de Ciencias Marinas de la UdeC, señaló que para escuchar los cantos de las ballenas hacen uso de micrófono acuático que les permite captar con detalle los sonidos que emiten. Derivado de las investigaciones que han hecho, pueden concluir que las canciones de las ballenas varían dependiendo de la zona donde se encuentran.

“Arrojamos el micrófono para ver si hay un cántico en la zona, y si sí lo hay grabamos una canción completa, para después estudiar esas grabaciones. La misma población del pacífico noreste tiene la misma canción. La canción se diferencia por poblaciones: van cambiando las canciones de una población a otra, y entre más lejanas sean las poblaciones más distinta es una canción”, aseguró.

El pasado 15 de febrero el referido grupo de investigadores monitoreó el paso de los mamíferos marinos por las costas colimenses. Durante dicho encuentro presenciaron el tránsito de una ballena en compañía de su cría —situación que pudieron deducir debido a que llevaba su aleta dorsal aún doblada, característica de los cetáceos recién nacidos—.

Durante el avistamiento, el grupo de investigadores de la UdeC tomó una muestra de piel y grasa de las ballenas con una ballesta que dispara una flecha modificada, en la que solo se le extrae un pedazo, para posteriormente recoger la muestra y mandarla a analizar. Así, por medio de procesos bioquímicos se puede conocer su alimentación, hormonas, contaminantes, etc.

 

Con información de Carlos Álvarez

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *