Type to search

Primera Estación

Mariana Martínez: Paro del 9M, es ya un punto de inflexión en violencia de género

La directora del Instituto Colimense de las Mujeres (ICM), Mariana Martínez, destacó que el paro del lunes 9 de marzo que realizarán las mujeres a nivel nacional como acción de protesta por la problemática de violencia que viven en México, es un movimiento feminista de gran importancia que está influyendo en todos los sectores de la sociedad, y con el cual puntualizó se “va a marcar un antes y después”.

La funcionaria estatal dijo estar convencida de que el paro “va a cimbrar el país” y reconoció que gracias a ese tipo de movimientos hay aspectos que se están cambiando, ya que las mujeres se han agrupando con el objetivo de eliminar la violencia que padecen en México y así vivir en un lugar en el que exista más igualdad para ellas.

“El paro de mujeres me parece que también llama a la reflexión de cómo esta agenda pública de la igualdad desde el feminismo está permeando todos los sectores, académicos, públicos, privados, a las empresas, me parece que es sumamente importante y que va a marcar una diferencia, una gran diferencia en el antes y después de las manifestaciones”, dijo a #PrimeraEstación, el podcast de EstaciónPacífico.com.

“Yo soy una convencida de que este paro va a cimbrar al país y que ya ha despertado desde hace mucho tiempo las conciencias de las mujeres, pero hoy las mujeres ya estamos moviéndonos por una sola causa que es erradicar las violencias y vivir en un mundo mucho más igualitario para nosotras”, abundó.

Mariana Martínez explicó que el 9 de marzo será un día en el cual las mujeres no participen en ninguna actividad como forma de protesta, es decir, únicamente el 48% de la población mexicana estaría activa. La titular del ICM resaltó que no se busca criminalizar a las mujeres que no quieran participar en el paro, debido a que en el feminismo existe libertad.

“Un día sin mujeres significa que el mundo esté funcionando con el 48% de la población mexicana, no con el 50, con el 48% de la población mexicana, no podemos tampoco criminalizar o discutir sobre las mujeres que no van a hacer paro porque me parece que parte del feminismo son las libertades de decir, ser, actuar, estoy o no estoy, y esa es la libertad que existe”, indicó.

La directora del ICM resaltó que con el paro se pretende visibilizar que las mujeres forman parte de la sociedad, de la vida cotidiana, y aún así no existe igualdad de circunstancias entre mujeres y hombres, así que se busca dejar claro que tienen un papel muy importante en la población. Apuntó que con el movimiento se espera generar un impacto no solamente en el ámbito social e institucional, sino también en el sector económico.

“Esperaríamos el paro porque obviamente nos estamos sumando de manera personal e institucional, esperemos el impacto si por qué no social, por qué no en las instituciones, pero también un impacto económico (…) Hay que ver qué va a pasar el lunes, van a ir o no maestras a dar clases, quién va a hacer esa labor de llevar y traer a los niños y niñas a la escuela, estamos colocando en el punto justo lo que hacemos todos los días las mujeres, eso es lo que va dejar el paro, visibilizar un realidad donde las mujeres estamos en la vida cotidiana pero no estamos en igualdad de circunstancias”, aseveró.

“La ventaja del paro, el éxito del paro no puede ser medido bajo un estándar regular, porque es el rompimiento de un esquema cultural y patriarcal socialmente aceptado, deber ser medido en función de que su éxito de convocatoria de colocar a los gobiernos de los estados, al federal, los municipales, empresas privadas, a decir sí nos estamos sumando o respaldamos, al final del día el paro se basa en la sororidad, que es este encuentro entre todas la mujeres sin colocar la visión de grupos no posiciones personales”, detalló.

 El ‘permiso’ para el paro y politización del movimiento 

Respecto al respaldo o permiso que pueden otorgar las diferentes instituciones o empresas, Martínez señaló que es importante diferenciar entre una autorización o respaldar que las mujeres se sumen al movimiento, en el cual se busca romper las reglas del sistema patriarcal, por lo que no se está pidiendo un permiso para integrarse al paro, y consideró que con el respaldo debería de quedar una tranquilidad de que no se tomarán consecuencias.

“En la naturaleza de un paro, cualquiera que sea, es un acto de rebeldía como tal, no hay feminista que no sea rebelde porque es la esencia del feminismo, me parece muy importante decir que una cosa es autorizar o dotar de algo que te permita hacer algo, a decir respaldo y por lo tanto este respaldo te quedas con esa tranquilidad de que no habrá una consecuencia, aunque en esencia no tendría que haber ninguna”, comentó.

La funcionaria expresó que el feminismo es un movimiento político pero no partidista, y dijo que una de las funciones del patriarcado es dividirlo mediante el discurso de que es un movimiento político o partidista, lo que no se debe considerar ya que lo más relevante es la situación de la violencia que viven las mujeres.

“El feminismo es un movimiento político más no partidista, me parece que la reflexión podría ser en torno a: cuidado el patriarcado siempre va a querer dividir al feminismo, te va a decir que es un movimiento político, partidista, que viene de tal grupo, al final del día no puede estar en la mesa otra cosa que no sea la violencia y las desigualdades que vivimos las mujeres”, concluyó.

Escucha la entrevista completa (a partir del minuto 24:38 del podcast), donde la directora del Instituto Colimense de la Mujeres explica los detalles y el contexto sobre el paro del 9 de marzo. También habla de los feminicidios más recientes que han impactado al país, como el caso de la niña Fátima.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *