Type to search

Culture

Amados u odiados, el graffiti y el arte urbano en Colima no pasan desapercibidos

Tags, bombas, stencils y murales adornan el paisaje urbano de Colima. De norte a sur es posible encontrar calles intervenidas por artistas y graffiteros que buscan ‘dejar su huella’ en los muros de la ciudad, provocando opiniones diversas entre los ciudadanos, que fungen como espectadores.

En EstaciónPacífico.com nos dimos a la tarea de platicar con Abril Márquez, Alexandra Rosas ‘Honey’, Ángel Cadena ‘Padz’ y Guillermo Campanur, artistas visuales locales, quienes compartieron sus posturas en torno a la importancia de las manifestaciones artísticas urbanas y el papel que juegan en la sociedad.

 La línea que separa al arte urbano del graffiti? 

Abril Márquez consideró que el arte urbano busca de herramientas diversas y creativas para expresarse y puede ir más allá de las pintas con aerosoles, como es común con el graffiti.

“Todo el arte busca herramientas para expresarse, lo que sucede con el arte urbano es que está en las calles. A diferencia del graffiti, el arte urbano maneja otros conceptos, busca otras herramientas un poco más creativas”, dijo.

Agregó que un aspecto relevante en ambas manifestaciones artísticas es el proceso, pues involucra “involucra desde las personas que están pintando en la calle, hasta las personas que pasan y lo ven, hasta las personas que deciden limpiarlo o quienes se se enojan”.

Para Alexandra Rosas, la diferencia fundamental entre el graffiti y el arte urbano reside en la ilegalidad.

“El graffiti es esencialmente protesta, así es como surge, la diferencia es que es ilegal, es vandalismo (…) y el arte urbano regularmente suele ser con permisos”, señaló.

Ángel Cadena estimó que la tarea de catalogar lo que es arte urbano, graffiti o vandalismo, es del espectador que contempla la obra y no del artista que ejecuta.

 Sobre el respeto y la propiedad: ¿Hasta qué punto es válido intervenir un espacio? 

El diseñador gráfico, Guillermo Campanur, piensa que para el graffiti no existen límites. Para Campanur, “el verdadero problema” puede surgir cuando un graffitero decide invadir una zona de otro grupo de graffiteros.

“Puede hacerse en cualquier lado, en cualquier espacio, en cualquier soporte”, abundó.

Ángel Cadena consideró que no es un problema que las obras en la vía pública sean pisadas (término que se utiliza cuando un graffiti es colocado sobre otro) o intervenidas. Detalló que algunas de sus obras han sido borradas por propaganda política, y él mismo ha tenido oportunidad de borrar emblemas de institutos políticos.

“Es muro, es público (…) Es parte de lo chido y no chido de pintar en la calle”, indicó.

En ese sentido, Abril Márquez refirió que hay para quienes puede resultar más contaminante (visualmente hablando) la propaganda política que la firma de un graffitero que conocen.

“Me contamina más visualmente ver toda la propaganda política o todas las publicidades más que ver tags o arte urbano (…) Hay personas que se sienten más cómodas con estos ambientes o que cuando ven el tag de una persona que conocen les gusta más que ver otras cosas”, afirmó.

Para Alexandra Rosas es válido realizar graffiti en espacios públicos y privados. ‘Es molestar, es vandalizar, es la anarquía’ refirió sobre la esencia del graffiti.

 La provocación, fundamental en las obras artísticas en vía pública 

Los artistas urbanos coincidieron en señalar que todas las obras en la vía pública tienen la finalidad de provocar diversas reacciones.

Alexandra Rosas recordó que cuando plasmó un mural en el mercado de la colonia Placetas, en la capital, los vecinos emitieron comentarios favorables.

“Hubo comentarios muy positivos (…) Estaban agradecidos porque el espacio tenía ya un poquito de vida y se estaba utilizando para otras cosas”, dijo.

“Una pared blanca no te dice nada”, mencionó Campanur, quien aseveró que sus trabajos de graffiti se hicieron buscando reacciones positivas, negativas, neutras, o incluso “una mentada”.

 

Con información de Aura Benavides

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: