Type to search

Comunidad

Las ‘tímidas’ arañas violinistas (y otras dos especies peligrosas) presentes en Colima

Colima es un estado diverso, característica que se traduce no sólo en sus paisajes y ecosistemas, también en la cantidad de especies de… arañas que habitan en él.

Así lo detalló Diego Barrales, biólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y especialista en arañas, quien asegura que de los 11 grupos de arácnidos que se conocen en México, Colima tiene presencia de siete, de los cuales, únicamente tres representan peligro para la población: Los alacranes Centruroides, las arañas Loxosceles, o violinistas y las Latrodectus, mejor conocidas cono viudas.

«Colima tiene una buena presencia de arácnidos. Es un estado que tiene una riqueza alta respecto a la diversidad de arácnidos. Dentro de esta enorme diversidad que tiene Colima hay especies que se consideran de importancia médica. Dentro de la diversidad de arácnidos que existen en México se puede considerar que son tres los grupos que son considerados de importancia médica, los alacranes del género Centruroides, las arañas del género Loxosceles y las arañas del género Latrodectus», dijo vía telefónica a EstaciónPacífico.com.

“En Colima hay registros de esos tres géneros. Sí los podemos encontrar tanto en la parte de la costa como en la parte de la montaña”, agregó.

El experto refirió que si bien las arañas violinistas suelen ser de las más temidas entre la población, en realidad son tímidas y no buscan hacer daño, a menos de que se sientan amenazadas. Aseveró que la mayoría de las mordidas de ese tipo de insectos obedecen a cuestiones accidentales.

“Son animales tímidos, no son animales que busquen atacarnos, mordernos, hacernos daño. Generalmente las mordeduras se derivan de cuestiones accidentales, se derivan de que nosotros manipulamos de manera incorrecta al animal, se derivan de que están en nuestra ropa, sin querer las presionamos y muerden”, aclaró.

Barrales aseveró que ante la presencia de alguno de los tres referidos grupos de arácnidos, lo primero que se debe hacer es guardar la calma, pues no son insectos agresivos. Posteriormente, si el insecto se encuentra al interior de la casa, se puede hacer uso de un vaso y una hoja de papel para crear una especie de jaula temporal y llevarlo hacia afuera.

“El método consiste en poner el vaso o el frasco encima del animal para contenerlo y después con la hoja de papel deslizarla por debajo del vaso, de esta forma el animal va a quedar entre la hoja y el vaso. Después volteamos el vaso y lo llevamos hacia afuera de la casa, lo vamos a llevar hacia cualquier lugar que sea abierto, alejado”, indicó.

El biólogo mencionó que en caso de que el tipo de arácnido no sea venenoso, una buena estrategia puede ser dejarlo al interior de la casa, pues algunos tipos de arañas son depredadoras de los mosquitos y de las tan temidas violinistas.

“También podríamos dejarlos en la casa, la presencia de estos animales es benéfica porque se alimentan de otros artrópodos que sí se pueden llegar a considerar de riesgo para la salud humana, como los mosquitos, que es uno de los animales que transmiten más enfermedades”, mencionó.

“En México es muy temida la araña violinista y en México hay arañas que dentro de su dieta pueden devorar este tipo de arañas. Así que si podemos dejarlas en nuestra casa lo podemos dejar, no va a haber mayor riesgo, pero si no nos sentimos cómodos con estos animales podemos llevarlos hacia un lugar abierto”,  agregó.

Otra opción, refirió Diego Barrales, es tomar una fotografía de la araña en cuestión y subirla a redes sociales para que expertos en biología ayuden a determinar si se trata de una especie peligrosa. Uno de esos expertos es el propio Barrales, quien lleva la cuenta de Twitter Arachno_Cosas, donde todos los días resuelve las dudas de los usuarios de esa red social respecto a la peligrosidad (o no) de los arácnidos con los que se encuentran.

 Se cocina un proyecto para salvar a tarántulas endémicas de Colima 

Diego Barrales detalló que a través de su cuenta de Twitter conoció al colimense Sergio Ursúa, quien le contó que en el andador de Las Parotas, en Comala, había detectado la presencia de cierto tipo de tarántulas, las cuales frecuentemente eran atacadas por la población que les temía. Al observar una fotografía de esas tarántulas, Barrales supo que se trataba de una Brachypelma hamorii, protegida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) desde 2010.

Fotografía de Sergio Ursúa

Diego y Sergio decidieron poner manos a la obra y actualmente se encuentran buscando consolidar un proyecto de divulgación científica a través de infografías que detallen que ese tipo de arácnidos no son de peligro para la población y que no hace falta hacerles daño.

“Él (Sergio) se encuentra en Comala. Ahí hay un andador que fue recientemente inaugurado y resulta que en ese andador existe una población, que Sergio ha estado monitoreando y resulta que esta especie está en riesgo de extinción. Está categorizada como amenazada dentro de la Norma Oficial Mexicana Semarnat 0592010. Esto quiere decir que esta especie se encuentra protegida por las leyes mexicanas desde 2010”, mencionó.

“Estamos comenzando a armar un proyecto en el cual se puedan hacer infografías. Ahorita el proyecto está en un inicio, estamos entendiendo qué es lo que se puede hacer, con qué autoridades. Es una especie que se debe de cuidar y que le da riqueza a la ciudad”, dijo.

 

Con información de Roberto Rodríguez.

 



Dale «Me gusta» aquí.
Hay más periodismo serio esperándote.
 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: