Type to search

Primera Estación

Estefanía Veloz explica causas, mensaje, oportunidad y oportunismos del 9M

Una causa que deja de recibir atención efímera en la opinión pública y que se convierte en un fenómeno de masas, un mensaje que algunos se resisten a entender, feminicidios específicos que cimbran las conciencias pero que son parte de una estadística recurrente, cotidiana; oportunistas que se suman y oportunidades que surgen de algo que se está moviendo en las entrañas de la sociedad mexicana. La activista Estefanía Veloz habla de todo esto con #PrimeraEstación, el podcast de EstaciónPacífico.com.

La entrevista fue grabada tres días antes del #ParoNacionaldeMujeres del 9 de marzo, pero es de gran utilidad para entender cómo llegamos a aquí, cuál es el mensaje de la protesta, quiénes se están sumando de manera oportunista y cómo los hombres pueden tener una participación activa —que no sea protagonista— de esta lucha contra las inequidades y las violencias de género.

A continuación te compartimos la conversación sostenida con la feminista y colaboradora de diversos medios de comunicación nacionales Estefanía Veloz.

 ¿Esta atención es efímera o se está moviendo algo en las entrañas de nuestra sociedad respecto a estas inequidades y violencias que enfrentan las mujeres?  

«No creo que sea efímera lo que sí creo es que por primera vez es de masas, entonces eso es lo que ha hecho la gran diferencia, no es un tema nuevo, coincido con muchas compañeras que han dicho que el paro se ha hecho por lo menos durante los últimos cuatro años pero esta vez con el tema de violencia que está rebasando los niveles de tolerancia, ya no se puede ocultar el gran problema de violencia de género que vivimos, eso ha hecho que en México ya se pueda sentir el descontento desgeneralizado».

«A nosotros no nos había tocado el furor del feminismo y ahora sí. Salía una encuesta de Alejandro Moreno que muchas más mujeres se identifican con el término feminista, algo que era impensable todavía hace un año, tenía una carga negativa o una condición negativa decir ser feminista, en esta marcha vamos a ver otro tipo de mujeres».

 ¿Qué elementos crees que nos trajeron hasta aquí que convirtieron en esta ocasión esta convocatoria en un fenómeno de masas? ¿fue el feminicidio de Ingrid Escamilla, de la niña Fátima? ¿Qué es lo que ha detonado este debate masivo? 

«En la Ciudad de México sin duda fue el tema de Ingrid y Fátima, pero en otros estados no, y en el Estado de México estos casos son casi diario (…) Qué es lo que promovió esto más allá del descontento, dos cosas: que se haya visibilizado la falta de procuración de justicia que hay en México, y que los medios de comunicación decidieron sumarse por primera vez en mucho tiempo, unos lo hicieron otros lo hicieron más de otra forma».

«También un propósito de golpeteo político y evidente contra el gobierno de la 4T, si a mí me preguntas lo que ha motivado obviamente sí los casos de feminicidio y la procuración de justicia, pero también esta falta de empatía que tuvo el presidente en comunicar que no estaba de acuerdo pasando este tema de feminicidios».

 ¿Ves mucho oportunismo político u oportunismo de otra naturaleza alrededor de la lucha feminista? 

«Claro, yo creo que todas lo estamos viendo, el feminismo es un movimiento muy sabio, es evidente que las personas que respaldan la guerra contra el narco y que son cómplices de una estructura económica que lo único que hacen es violentar a las mujeres, como los que están del lado del libre mercado, de la empresa privada (…) Creo que son personas que están promoviendo la violencia contra las mujeres que tiene que ver con el poder económico, mujeres que son pobres, indígenas, de la diversidad sexual, afrodescendientes».

«Qué tiene que hablar Felipe Calderón de feminicidios, de feminismo, si cuando él tuvo la oportunidad de cambiar las cosas, haciendo una guerra que dejó más mujeres jóvenes muertas, yo creo que es un asunto de oportunismo».

 ¿No hay mujeres feministas que en otros temas sean conservadoras? 

«Sí y no, conservadoras en el sentido económico liberales sí, pero providas no, una mujer que no entiende que el Estado está violentando y no te deja decidir sobre tu propio cuerpo así como te violenta no protegiéndote de la violencia que te lleva a que te maten, no está entendiendo cómo funciona el machismo y es parte del sistema que oprime, lo único que están haciendo es ser alidadas de un sistema de los feminicidios, eso para mí es el piso parejo».

«Si tu prefieres que las mujeres se vayan a la cárcel por decidir sobre su propio cuerpo entonces eres parte del problema, y del tema del feminismo de izquierda es un movimiento político y social que lo único que está haciendo es ponerle género a la pobreza y a las desigualdades, entonces es un sistema que se cuestiona cómo funciona el poder y cómo funciona quienes ostentan al poder».

 ¿Cómo evalúas al actual gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y a toda la 4T en los temas de género en la lucha contra las violencias? 

«Salió una foto en donde hubo una conferencia de prensa con todas las mujeres de la 4T, entre secretarias de Estado y otras, y creo que se ve que no había nunca mujeres ocupando tantos espacios y muchas son feministas y vienen de la lucha, esa es la postura que yo veo desde la 4T, el presidente no es sólo la 4T, son muchísimas cosas y dejarle un tema tan importante como lo es el feminismo a un sólo hombre pues es seguir siendo machistas».

 ¿Qué crees respecto a si es un resbalón del presidente el tema de coincidir la fecha del paro con el inicio de la venta de los cachitos para la rifa del valor del avión presidencial? 

«Yo no sé si fue un resbalón o no, yo lo que puedo hacer es creerle al presidente, pero creo que lo que tendríamos que sacar de ese mensaje son dos cosas: uno, qué onda que no estaba informado al respecto, y dos, qué bueno que se arrepintió al final, ese es un presidente que entiende y creo que en el tema del feminismo conocer a la gente que viene de otra generación a entenderlo, pero más que nada que lo acepte».

«Por lo menos es un presidente que está rodeado de gente que, las que vimos en la conferencia de prensa, tienen perspectiva de género en muchas cosas de las que hacen, un presidente que anunció la captura de una de las redes de trata de personas más grande en la historia de la UIF, eso para mí es un presidente que está tratando de entender desde dónde viene la violencia y quitarles el financiamiento».

«La gente piensa que una es feminista, es un proceso entender cómo funcionan las nuevas generaciones, de cómo funciona la violencia, cuáles son las implicaciones de matar a una mujer en espacio público y matar a un hombre (…) Quien esté esperando que el presidente sea el más feminista de un día a otro, lo único que quiere es que el presidente salga a simular».

 Luego de la entrevista (hecha el 6 de marzo) ¿vas a hacer este 9 de marzo tú en lo personal paro y cómo lo harás? 

«Cada una de mis compañeras ha decidido hacer el paro a su manera, yo soy muy privilegiada de no tener hijos y poder parar el nueve, y poder decidir qué hacer ese día. Tengo algunas amigas que van a hacer actividades en la Ciudad de México (…) Todavía no sé, lo veremos el ocho».

 ¿Qué le dirías a las mujeres que por la razón que sea no quieren hacer paro? 

«Que hay dos lecturas del paro: hay una lectura del paro sobre que las mujeres paramos porque nunca paramos, tratar de visibilizar todo lo que hacemos a diario, y esa lectura funciona en Europa, donde las mujeres desde hace mucho tienen control sobre su cuerpo, en donde las mujeres casi no son víctimas de violencia feminicida; la lectura en México es otra, que veas el espacio vacío en el trabajo, en casa, escuela, significa que puede ser cualquiera de ellas víctima de feminicidio, y en México donde matan mil mujeres al día es visibilizar qué pasa cuando matan a una, cómo puede afectar en el espacio de trabajo».

 ¿Qué nos debe quedar como sociedad de enseñanza esta acción de protesta que es el paro? 

«Yo creo que la enseñanza es esa, es algo que se hace todos los días, no quiero que se desahogue en un día, es algo que se trabaja todos los días, sobre todo los hombres se tienen que ver en un espejo todas las mañanas, que no se quede en marzo el mes de las mujeres (…) Todos los días trabajar y tratar de deconstruirse».

«Que apoyen si pueden apoyar, no traten de ser protagonistas y comprométanse que a que a partir de hoy van a trabajar todos los días en su machismo o las cosas que no identifiquen».

 ¿Alguna acción en términos políticos, legislativos de política pública concreta que tras el 9 de marzo tendríamos que estar trabajando? 

«Estamos en la antesala del Código Penal Único, que tiene que entrar en dos cosas: un entendimiento muy claro que cómo funcionan los feminicidios en todos los estados, un sistema nacional de agresores, como el Sistema Nacional de Búsqueda, y que venga el tema del aborto para que obligue a todos los estados a modificar su constitución, si no sacamos de esta marcha nada de eso entonces sólo hicimos ruido, y el ruido dura muy poquito tiempo, entonces si alguien quiere cambiar las cosas y encaminarse a una política de verdad feminista ahí es donde vamos a ver quiénes son las aliadas».

 ¿Cómo has vivido tú como una mujer joven las inequidades, la misoginia, las violencias de género en tu desarrollo profesional y en tu proceder como activista? 

«Creo que muchas nos dimos cuenta que en un espacio de izquierda que la izquierda no precisamente es feminista y que desde ahí quisimos construir otro tipo de militancia, eso viene de que no nos hayan tomado en serio cuando platicábamos cosas, todo esto que nos dejó de responsabilidad cambiar los espacios en los que militábamos políticamente para otras compañeras, y eso implica promover espacios para que las mujeres se sientan seguras (…) Hay muchos casos de acoso sexual, nosotros personalmente fuimos víctimas o que presenciábamos y no teníamos ningún espacio para hablarlo porque el feminismo no estaba de moda y nadie se quería meter en esos temas, como mujer de medios me han pasado muchas cosas».

«Me pasó una vez en Canal 14, que es televisión pública, que se grababa en Capital 21 hace menos de un año y la mesa eran sólo hombres, casi no me dejaban hablar, un señor que agarraba mucho del brazo y era como, señor yo estoy moderando esta mesa».

«Hay casos que no se dicen pero que son espeluznantes como el caso de Coahuila, que cada que pierde el Santos aumenta 100% las denuncias de violencia familiar, de violencia en el hogar».

«Esos son de los casos que hay que hablar más allá de la experiencia personal, claro que hay experiencias personales que nos han servido para visibilizar que los protocolos de ayuda del lado de las instituciones y del poder Judicial no sirven (…) Vayámonos a lo general porque lo general es lo que nos tiene con este país y con este panorama tan tóxico».

 ¿Qué le recomendarías a los hombres, cúal debe ser el rol, cómo cambiar cosas que están muy arraigadas? 

«Los pocos hombres que están deconstruidos tienen que ayudar a otros hombres, las mujeres tenemos que marchar, organizarnos, tenemos que acompañar a las mujeres que abortan, tenemos que ir a las mesas de diálogo, quejarnos en redes sociales, tenemos que hacer muchas cosas como para todavía darles clases a los hombres».

«Desde el punto de vista humano hay cosas que son de sentido común, tener un grupo de hombres en el que mandan porno constantemente aunque no sea de mujeres que conocen es machismo, está promoviendo la imagen de que la mujer es un objeto, no abusar de mujeres que están borrachas, no replicar insultos a mujeres. Hay otras cosas que deben hacer entre ustedes que se llaman nuevas masculinidades, tienen que deconstruir su identidad de macho que a ustedes les pesa y les duele y les está costando muy caro, tienen que hacerlo entre ustedes».

«Nosotras ya no podemos decirles cómo cambiar las cosas, lo único que les podemos decir desde este lado es cállense, escuchen y así van a aprender lo que queremos y lo que no está bien, siéntense ustedes a platicarlo, yo creo que los hombres son también víctimas».

Escucha la entrevista completa en #PrimeraEstación, el podcast de EstaciónPacífico.com, donde la feminista explica desde su perspectiva todo lo relacionado a la violencia de género y las inequidades que existen en México para las mujeres, así como del paro del 9 de marzo; señala si existe oportunismo político en el movimiento feminista; comenta del feminismo en la Cuarta Transformación y las decisiones del presidente Andrés Manuel López Obrador en el tema. También habla de la deconstrucción y las actitudes machistas de los hombres.

 



Dale «Me gusta» aquí.Hay más periodismo serio esperándote.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *