LOADING

Type to search

#UnaLuzPorColima: ¿punto de inflexión en crisis de seguridad?

Hay en Colima una sociedad civil organizada que ayer (20 de febrero) demostró, primero, que existe, y, en segunda instancia, que está organizada, pero además está preocupada, contrariada o indignada por la violencia que impera en el estado y por la impunidad con la que operan los criminales.

Así quedó en evidencia en la manifestación “Una luz por Colima” convocada por organizaciones de la sociedad civil, principalmente empresariales, las cuales lograron a reunir entre 200 y 300 personas la noche de este martes en el corazón de la capital colimense, en el Jardín Libertad, justo frente a la sede oficial del Ejecutivo estatal, el Palacio de Gobierno.

La convocatoria surgió por el crimen, una semana antes, del que fue víctima el empresario Ricardo Uribe Clarín, quien fue asesinado a plena luz del día en una de las avenidas más concurridas de la ciudad por, según las primeras investigaciones, haberse resistido a un asalto.

Un crimen que si despertó una mayor indignación fue por dos razones: porque fue claro que la narrativa oficial de que todas las víctimas de homicidios son criminales que se disputan la plaza de trasiego y consumo de drogas ya no era válida; y porque a muchos nos hizo pensar “pude haber sido yo”, “yo también me pude haber resistido a que me robaran mi dinero y mis pertenencias”… Con estas balas escuchamos los pasos de la violencia y los escuchamos muy cerca.

Pero si con la manifestación de ayer quedó en evidencia que ciertas organizaciones están activas para exigir resultados sobre seguridad, también quedó en evidencia que la sociedad civil organizada que está protestando por la violencia está lejos de ser mayoría; el resto o no están preocupados e indignados, o ya no les sorprende y han normalizado la violencia o no se han generado las condiciones para agruparlos y sumarlos a esta causa.

Estamos hablando de un par de cientos de asistentes, estamos hablando de una respuesta mayor a convocatorias similares en esta crisis de seguridad que comenzó a darse a finales de 2015, pero estamos hablando principalmente de un segmento social con vínculos con las organizaciones empresariales como Coparmex, Canaco, Canadevi, Canirac, Canacintra, Cómo Vamos Colima y Prende Colima, por mencionar algunos.

Los mismos movilizándose y el resto no.

Colima era un paraíso


Rosario Ballesteros, esposa, viuda del empresario al que a balazos le quitaron la vida por osar no dejarse arrebatar sus pertenencias, dice no sentir rabia, en una especie de homenaje a la alegría con la que su marido vivió.

“No estaría honrando la memoria de mi esposo dejando algo negativo (…) Quiero que Colima sea diferente era un paraíso para vivir, yo lo presumía, me encantaba la tranquilidad, ya no es el mismo Colima”, explicó.

Por otro lado, ubicó las culpas en quienes accionaron el arma que quitó la vida a su marido, pero no se excluyó de culpa por formar parte de una sociedad que ha permanecido indiferente ante la violencia que azota a la entidad.

“Responsables las personas que hicieron lo que hicieron, que dispararon esa arma; los encargados de procurar la justicia, pero todos somos responsables, desde que no vemos al de al lado (…) Creo que todos somos responsables de lo que está pasando y que todos podemos hacer algo”, añadió.

Escucha aquí la entrevista completa con Rosario Ballesteros:

Piden que ya no se avienten ‘la bolita’

Líder de cámaras empresariales y empresarios en lo individual exigieron a las autoridades hacer su trabajo y no estarse justificando o culpando a autoridades de otro nivel. También pidieron que el gobernador Ignacio Peralta Sánchez, los alcaldes o representantes federales asuman liderazgo sobre el tema.

“Es un sentir, un llamado genuino a que las cosas cambien, la gente está molesta. Necesitamos unirnos como ciudadanos para que el gobierno reaccione en consecuencia (…) En primer lugar al gobierno principal del estado, que recae en el gobernador, pero es enfocar esa rabia no sólo en el gobernador, que también tiene su muy alta responsabilidad, yo quisiera ver a los presidentes municipales, a Gobernación federal, tomando esa iniciativa de hacer algo”, dijo Walter Oldenbourg, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Colima.

Escucha aquí la entrevista completa con Walter Oldenbourg:

Recuperar ‘el Colima de siempre’

En el mismo sentido, el empresario Guillermo Brun dijo esperar que la manifestación sirviera para dejar clara la molestia de la ciudadana y la exigencia al gobierno de que haga su trabajo, que las autoridades salgan a decir que sí hay un problema, que es su problema y que encabezarán la búsqueda de soluciones.

“Los ciudadanos primero tenemos que mostrar esa molestia, unirnos, y en conjunto ponernos a trabajar y exigir al gobierno que haga su trabajo para que el tema de seguridad se corrija, porque queremos un Colima como el de siempre”, mencionó Brun.

Aquí la entrevista completa con Guillermo Brun:

Más gente en La Petatera que en la protesta

Sergio Contreras, presidente en Colima de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), lamentó que las corridas de toros en La Petatera tuvieran mayor poder de convocatoria que una manifestación para alzar la voz por un problema que afecta a todos los colimenses.

Por otro lado, pidió que el problema se aborde con una perspectiva regional y criticó que el Convenio Regional firmado en marzo pasado entre los gobernadores de Colima, Jalisco, Michoacán y Guanajuato con la Secretaría de Gobernación (Segob), no se haya traducido en nada.

“Vino (Miguel Ángel) Osorio Chong y vinieron los gobernadores de la región y fue una foto nada más, de cuando Osorio Chong quería ser candidato”, lamentó Contreras.

Escucha aquí la entrevista completa con Sergio Contreras:

1 Comments

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: