Type to search

Economía y negocios

Pinfra sigue la ruta del nuevo gobierno federal en el caso del Puente Tepalcates

El director de Concesiones de Pinfra, Manuel Pérez del Toro, indicó que esa empresa va a acatar la ruta jurídica que proponga el entrante Gobierno de México, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, en relación con el nuevo Puente de Tepalcates, cuya construcción fue clausurada en la anterior administración federal.

Pérez del Toro explicó que la concesionaria de la autopista Armería-Manzanillo ya busca acercamientos con los funcionarios federales al frente de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y aseguró que serán respetuosos de las definiciones que estas autoridades realicen.

“Nos apegaremos, estamos acercándonos a las nuevas autoridades y acataremos cualquier resolución que la Profepa y la SCT nos indiquen. La obligación de la empresa es construir un nuevo puente y eso es lo que estamos tratando de hacer”, dijo este martes a Miguel Ángel Vargas de EstaciónPacífico.com en RadioLevy.

La construcción de la infraestructura fue clausurada por la Profepa a finales de noviembre, bajo el argumento de que Pinfra requería una Manifestación de Impacto Ambiental. Pérez del Toro señaló que la SCT ha concluido que la construcción debe darse de manera urgente, luego de que la empresa le presentó un estudio realizado en abril, en el que otra compañía realizó una revisión tras la cual determinó que se debía edificar un nuevo puente debido al daño que presenta el actual.

“Se traen buzos especializados, quienes ponen aparatos que van revisando cómo se da la erosión durante un periodo. La información más reciente que se tiene es de abril y en mayo la SCT determinó que se trataba de una emergencia”, mencionó, y añadió que a partir de esta declaratoria, la empresa tiene la obligación de reconstruir el puente “de manera inmediata”.

“No es si queremos o no queremos, hay una obligación por parte de nosotros como concesionarios a construir un nuevo puente de manera inmediata. Al entrar en un estado de emergencia entras en un canal fast track donde es mucho más rápido los trámites para poder restituir este puente”, aclaró.

La compañía, cuyo título de concesión prevé esta edificación, argumentó que otros elementos que hacen necesaria la obra son los efectos de la regasificadora ubicada en la Laguna de Cuyutlán, así como del tren.

“Cuando se construye este primer puente a finales de los años ochentas, se construyó bajo ciertos criterios, el problema es que esos criterios cambiaron radicalmente al ser construida la regasificadora y el ferrocarril que se encuentran a un lado del puente actual Tepalcates. Cuando se construye la regasificadora, para los buques de gran calado, que son barcos muy grandes que cargan muchísimo gas, se sacaron en esa zona de la regasificadora alrededor de 13 millones de metros cúbicos de material que está en el fondo del mar, esto más o menos son 15 metros de profundidad que se le añadieron a la laguna”, abundó.

“La cantidad de agua que hoy tiene la laguna de Cuyutlán es mucho mayor, la corriente es mucho mayor. Se generan mayores corrientes y cambió el ambiente, hoy recibe mucha más agua salina que antes. Esto causa que la parte que está enterrada, las columnas del puente, se han venido socavando de manera muy importante. Lo que nos llama la atención es la velocidad con la que esta erosión se ha venido dando”, explicó Pérez.

El caso ha desatado un cruce de señalamientos entre la empresa y el Gobierno del Estado.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *