LOADING

Type to search

Seguridad

A pesar de la alerta de género, Colima sufre repunte de feminicidios

Colima sumó 13 feminicidios durante 2018, año en que estuvo en funcionamiento el mecanismo de alerta de género, lo que significa que este delito se triplicó respecto al año previo, que terminó con cuatro víctimas, y colocó al estado con los niveles proporcionales más elevados en esta problemática de todo el país, de acuerdo con cifras oficiales.

El estado terminó el año con 3.4 feminicidios por cada 100 mil mujeres, casi el triple que la tasa nacional, y es la entidad con el  indicador más alto, según muestran los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), con base en los reportes de denuncias de las fiscalías de justicia locales. Dicho índice también triplica el registrado por el estado un año antes.

En 2017, Colima ocupó la posición 17, con un índice de 1.05 víctimas por cada 100 mil mujeres, por debajo de la tasa nacional, que fue de 1.2, y casi una quinta parte que el nivel de Sinaloa, que estuvo a la cabeza del ranking con 5.33 feminicidios por cada 100 mil mujeres. Ese año, el indicador de Colima salió del top 5 nacional, donde se había colocado los dos años anteriores, y al que regresó en 2018.

En 2016, Colima se colocaba en la cima de este ranking con una tasa de 5.9 feminicidios por cada 100 mil mujeres, la más elevada que haya registrado cualquier entidad durante los cuatro años analizados.

En 2015 —cuando el SNSP inició los registros específicos sobre este delito—, la tasa de la entidad fue de 1.36, con lo cual se colocó como el tercer estado con mayor incidencia.

En cifras brutas, durante 2015 Colima reportó cinco feminicidios y en 2016 ascendieron a 23, la cifra más alta registrada en la historia estadística de la entidad. Al cierre de 2017 fueron cuatro y el año pasado, el estado llegó a 13.

 Atención 

La Secretaría de Gobernación (Segob) emitió el 20 de junio de 2017 el mecanismo de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres en cinco municipios de Colima: la capital, Coquimatlán, Cuauhtémoc, Tecomán y Villa de Álvarez. Pese a las medidas, como lo indica la estadística, el problema no sólo prevalece sino que incluso se agravó a partir de dicha declaratoria.

Este mecanismo se conforma de un conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida o la existencia de un agravio que impida el ejercicio pleno de los derechos humanos de las mujeres en un territorio determinado, según la misma Segob.

La Fiscalía General del Estado explicó que no se trata de que estén aumentando los feminicidios, sino que han incrementado los casos esclarecidos.

“No ha aumentado el número de feminicidios, sino el número de casos esclarecidos. En el año 2018 se esclarecieron 13 feminicidios que de acuerdo al resultado de las investigaciones realizadas con apego al protocolo, se encuadraron en las razones de género que señala la ley”, dice una tarjeta informativa enviada a EstaciónPacífico.com.

La dependencia agregó que no por tener una alerta de género el feminicidio va a desaparecer de la noche a la mañana y, aunque señaló sí ha servido para conducir las investigaciones con perspectiva de género y sensibilizar a su personal, advirtió que se necesita redoblar esfuerzos y trabajar en lo social.

“Es un trabajo amplio y transversal que busca avanzar en la erradicación de esta problemática, pero no propiamente significa que al existir la Alerta de Violencia de Género por arte de magia o de la noche a la mañana dejarán de presentarse los feminicidios; esa será la meta, pero por ahora necesitamos seguir trabajando cada quien desde el espacio de sus responsabilidades para que la solución surja desde el núcleo social, de la mano de las autoridades”, añade el escrito.

¿Conoces a alguien que esté pasando por una situación de violencia? Repórtala al 911 o denuncia de forma anónima al 089. Únete a la conversación con el #DiscusiónPacífico en Facebook y Twitter.

 La voz de activistas 

Para el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), que lleva su propio recuento en torno a este delito, la situación es incluso más grave, y es incorrecta la forma en que las autoridades la aborda.

Tan sólo en 2018, de acuerdo con los registros de esta organización, Colima tuvo 77 víctimas; esta cifra, calculada en tasa de la misma manera en que lo hace el SNSP, arroja un índice de 20.1 víctimas por cada 100 mil mujeres. Esto indica que ocurrió una problemática casi seis veces más grave que el nivel registrado en las cifras oficiales.

Este total de 2018, de acuerdo con el recuento del OCNF, da cuenta de un incremento del 11% respecto a lo que documentaron el año anterior, pues durante 2017 conocieron sobre 69 feminicidios en Colima, en 2016 fueron 52 y en 2015 se reportaron 21.

Sobre la disparidad entre las cifras oficiales y las del OCNF, la representante de este organismo en Colima, Carmen García, dijo que ellos toman todos los homicidios dolosos de mujeres como un feminicidio y sus fuentes son, en mayor parte, hemerográficas.

“En este registro del que yo te estoy dando cuenta son todos los homicidios dolosos de mujeres y que se deben investigar como feminicidios, de lo cual la autoridad debe de dar una información de cómo es que llega a esa conclusión de que unos sí son y otros no son”, afirmó García.

La Fiscalía explicó a través de una tarjeta informativa que ellos toman un caso como feminicidio hasta que este ya está esclarecido.

El Código Penal de Colima establece que todo caso en el que se prive de la vida a una mujer por cuestiones de género debe catalogarse como feminicidio, y existen filtros dentro de la propia normatividad para tipificar este tipo de casos.

Recomendamos: Los 9 indicios con los que se clasifica (o descarta) un feminicidio en Colima

Carmen García, representante del OCNF en Colima, comentó que la alerta de género sí sirve, pero consideró que se debe sancionar a las autoridades que no actúen conforme a él, además de trabajar en la percepción social de este tipo de violencia, al enfatizar que suele estar naturalizada y por eso, las medidas que se implementan para proteger a las mujeres suelen ser vistas como una molestia.

“Muchas de las acciones que se hacen son de simulación (…) mientras que esto no se tome como una responsabilidad de las autoridades va a seguir sucediendo (…) el mecanismo no está mal, quienes están mal son las autoridades”, resaltó.

Con información de Celina Pinto

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *