Type to search

Comunidad

89% de los hogares de Colima, en pobreza energética de ventilación: Estudio

89% de los hogares en Colima carecen de un ventilador por cada dos habitantes, aspecto que coloca a la entidad en la tercera posición en el ranking de pobreza de ventilación, de acuerdo con el informe Pobreza de energía eléctrica en México.

El documento, de la Plataforma México, Clima y Energía (PMCE) y elaborado con datos de la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto en los Hogares 2016 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), muestra que algunos estados tienen hasta 100% de pobreza energética de ventilación, mientras que otras entidades no presentan esta problemática.

El autor del reporte, Rigoberto García, precisó que estados como Tlaxcala, Querétaro, Puebla o la Ciudad de México resultaron sin pobreza energética, pues la mayor parte del año cuentan con temperaturas templadas, es decir, no pueden sufrir de una privación de ventilación al no requerir artículos de enfriamiento en los hogares.

“Son entidades con un clima templado, en las que generalmente no se requiere utilizar equipos de ventilación. En resumen, no pueden sufrir de una privación o de pobreza porque no requieren de ese tipo de artículos”, dijo a EstaciónPacífico.com.

 Las tarifas de electricidad 

El investigador refirió que Colima, así como en la mayoría de los estados, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) aplica la tarifa 1B, por encontrarse en zonas cuyas temperaturas medias mensuales rondan los 28 ºC.

García señaló que, contrario a los estados del norte de México, en Colima no se generan gastos exhorbitantes de energía eléctrica, pues los colimenses prefieren usar ventiladores para refrescarse que aires acondicionados, razón por la cual sería complicado pensar que la CFE pudiera subsidiar más el consumo de la electricidad para bajar las tarifas en el estado.

“El 91% de los usuarios residenciales a nivel nacional son tarifa 1B, que es la tarifa que se aplica en localidades cuya temperatura media mensual es de 28 ºC. Veo complicado que en Colima pudiera aplicar alguna tarifa que tuviera mayor subsidio por parte de la CFE porque el consumo de electricidad por vivienda en Colima no sube tanto, pues casi no hay equipos de aire acondicionado, la gran mayoría usa ventiladores”, apuntó.

El especialista agregó que contar con la Termoeléctrica de Manzanillo no es una razón para que en Colima los cobros de energía eléctrica sean menores, al insistir que los cálculos se realizan por zona. Detalló que si bien la CFE genera la electricidad en el estado, la sube a una “nube” y la distribuye a diversas entidades, es decir, no es consumida únicamente por los colimenses.

“El hecho de que esté una planta generadora en Colima no significa que la energía que se genera ahí se consuma necesariamente en el estado. Se aplica un promedio por zona, la del sureste, la del Pacífico, etcétera, y cada zona tiene un promedio de la pérdida por transmisión porque la sube como una nube”, afirmó.

García precisó que 35% de los hogares de Colima no cuenta con una lavadora; 19% no tiene un refrigerador, o el que tienen cuenta con más de 15 años de antigüedad; 12% no tiene al menos un foco en cada habitación, o más del 50% de los mismos son focos incandescentes —y no contribuyen al ahorro de energía eléctrica— y 6% de las casas en la entidad carecen de al menos una televisión o computadora, situación que merma su calidad de vida.

“La pobreza de energía se refiere a la situación que viven las personas, los hogares, cuando no cuentan con los servicios de energía mínimamente necesarios para satisfacer las necesidades humanas. Nosotros destacamos mucho el concepto de servicios de energía, que son los servicios que brindan precisamente el consumo energético en los diferentes usos finales”, comentó.

“Por ejemplo, una necesidad básica humana es la alimentación, nosotros usamos la energía para tener un refrigerador para nuestros alimentos, otra necesidad humana tiene que ver con la misma subsistencia física del individuo, y necesitamos energía para ventiladores, aires acondicionados, lavadoras, plancha, y sobre todo también para la iluminación de las viviendas”, abundó.

El investigador precisó que la PMCE es una plataforma que forma parte de la Iniciativa Climática de México (ICM), una organización que busca fomentar el uso de energías limpias —especialmente el impulso de la energía fotovoltáica— y el desarrollo sustentable.

 ¿Por qué medir la pobreza energética? 

El experto destacó que el reporte fue elaborado pensando en proyectar un panorama de la situación por la que atraviesan las familias mexicanas en materia energética, destacar las problemáticas más severas en ese sentido y proponer medidas que eventualmente puedan convertirse en políticas públicas para eficientar el consumo de energía eléctrica.

“Propongo en esta investigación que tenemos que intensificar tanto las medidas de eficiencia energética, las medidas de energía renovable, también ver el tema de la construcción de las viviendas, reducir la demanda de energía. Creo que con esta visión integral podemos lograr una sustentabilidad energética en los hogares de México y en los hogares de Colima”, indicó.

“La energía está directamente relacionada con el tema de calidad de vida y de la pobreza. De ahí la importancia de analizar ese tema”, agregó.

 Así se podría erradicar la pobreza energética en Colima 

Rigoberto García apuntó que para atender la problemática de ventilación en Colima, los gobiernos podrían apostar por construir viviendas con materiales bioclimáticos, con sistemas de aislamiento térmico. Criticó que a nivel nacional se priorizan materiales más económicos, como tabique y concreto, que no contribuyen a generar condiciones mínimas de confort para sus habitantes.

“Las viviendas de México se han construido prácticamente con los mismos materiales y con el mismo prototipo en todo el país. Es una situación que no debería de ser, porque si ves los mismos materiales en Colima, Ciudad de México y Hermosillo, obviamente no se están considerando las cuestiones climáticas de cada localidad”, señaló.

“Debemos pensar en una política energética donde se construyan materiales acordes con el clima y también sistemas de aislamiento térmico, ya sea exterior, en el interior de la vivienda o ambos. Todo esto dependiendo de la zona climática”, mencionó.

El investigador añadió que Colima tiene un gran potencial para desarrollar la energía fotovoltaica, es decir, a través de páneles solares. A modo de ejemplo, detalló que en la entidad se generan entre 5 y 5.5 kilowatts por hora y por metro cuadrado, mientras que en Alemania, uno de los países más desarrollados en ese sentido, apenas se generan 2.6 kilowatts en ese mismo periodo.

“Colima es un estado que tiene un gran potencial para desarrollar la energía fotovoltaica, en general todo el Pacífico y norte de México tienen un potencial enorme para ese tipo de energías, considerando el nivel de radiación solar por metro cuadrado que tienen esos estados al día”, afirmó.

“En Colima debe de estar alrededor de 5 y 5.5 kilowatts hora por metro cuadrado al día. En Alemania se genera alrededor del 15% de la energía eléctrica con energía fotovoltaica, y ellos tienen 2.6 kilowatts por hora, por metro cuadrado, imagínate todo el potencial que tenemos en México”, agregó.

Lee: Colima, donde la instalación de páneles solares propuesta por el Imco cobra sentido

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *