Type to search

Comunidad

¿Por qué la oferta de vuelos no termina de ‘despegar’ en Colima?

Las rutas Colima-Toluca, vía Transportes Aéreos Regionales (TAR); Manzanillo-Guadalajara, por Aeromar, y Colima-Ciudad de México, de Aeroméxico, son algunos de los vuelos que iniciaron operaciones en el estado y eventualmente desaparecieron… ¿por qué es tan complicado conseguir que la oferta de vuelos ‘despegue’ en Colima y que se mantenga ‘en vuelo’?

La secretaria de Turismo del gobierno estatal, Mara Íñiguez, y un experto en el ramo —cuyo nombre prefiere que se mantenga oculto— coinciden en señalar que diversos factores intervienen para generar y conservar un vuelo, desde las relaciones con la aerolínea, la capacidad hotelera de un destino, la promoción turística e incluso la cercanía con un aeropuerto más grande.

“Es un tema de gestiones, es un tema que lleva tiempo, pero eso no significa que no se pueda hacer. No es solamente decir ‘quiero’, hay que llevar los números de interés, y esto se hace con base en estadísticas”, dice la funcionaria estatal a EstaciónPacífico.com.

“Es lento, no es de un día para otro, la planeación de las aerolíneas para 2020 ya está hecha, si quisieras tener una ruta nueva, necesitarías que alguien cancelara una y tener un avión disponible de tamaño apropiado para tu mercado. La tendencia ahora para las aerolíneas es tener aviones grandes, que son más rentables que los aviones chicos”, coincide el experto, en entrevista por separado.

Recomendamos: 4 vuelos que en 2 años ‘le cantaron las golondrinas’ a Colima (no lo hagas, Volaris)

Aunque desde comienzos del gobierno de Ignacio Peralta ha habido anuncios sobre la probabilidad de iniciar rutas aéreas que conecten a Colima con lugares como Monterrey, Nuevo León, o lugares de Canadá, primero por el entonces secretario de Turismo, César Castañeda, luego por su sucesor Efraín Angulo y también por Íñiguez, quien ocupa el cargo desde finales de marzo, los vuelos no han ‘aterrizado’.

Mejorar la conectividad aérea puede significar para la entidad la posibilidad de generar un mayor flujo de turistas, y que esto a su vez permita crear eventualmente la demanda suficiente para mejorar la infraestructura en las zonas turísticas clave, como el Puerto de Manzanillo, cuya área hotelera no ha sido renovada desde hace varias décadas.

 Guadalajara le ‘come el mandado’ a Colima 

La cercanía con Guadalajara también dificulta la atracción de vuelos al Aeropuerto de Colima. La base internacional de la capital jalisciense, a menos de tres horas en auto, con una oferta mayor y la posibilidad de viajar a diferentes destinos sin hacer escala en la Ciudad de México, se “roba” a posibles clientes de la terminal local.

“Dada la gran variedad y oferta que tiene el Aeropuerto de Guadalajara, muchas personas viajan por tierra y de ahí toman vuelos a diferentes partes, en ocasiones incluso sin conectar a la Ciudad de México. Puedes volar Guadalajara-Mérida o Guadalajara-Monterrey, cuando en un vuelo desde Colima tienes que pasar por la Ciudad de México”, indica el experto en el área turística.

En febrero, el gobernador planteó en reunión con el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, la necesidad de mejorar el valor del mercado aeroportuario colimense. A su parecer, de no hacerlo se podría perder conectividad, al grado de que las operaciones de la terminal local fueran absorbidas por el aeropuerto tapatío.

Lee: Obras, ferrocarril, aeropuerto, laguna y caseta: los temas tratados por Nacho con la SCT

 A Colima le van bien los vuelos chicos; a las aerolíneas no 

El asesor turístico aseveró que a Colima le van mejor los vuelos con aviones pequeños, por poseer aeropuertos chicos y un mercado menos amplio que el de otras ciudades, y advirtió que la tendencia entre las aerolíneas es usar aviones grandes en sus rutas.

“El número de aviones chicos que tienen algunas aerolíneas ya se va reduciendo y esos aparatos estás compitiendo para obtenerlos junto con otras plazas pequeñas, como Campeche o Huatulco. Volaris tiene aviones muy grandes, no le sale tener vuelos diarios, por eso tiene tres frecuencias a la semana”, señala.

 Poca promoción 

Las estrategias de promoción turística y de vuelos no se deben descuidar, pues ello podría generar su disolución, como ocurrió con la ruta Colima-Ciudad de México vía Aeroméxico, así como con las de TAR de Colima-Toluca y Manzanillo-León, indica el experto consultado.

“Cuando entran, hace falta que la gente se entere de que existen (los vuelos), eso se hacía antes (…) TAR en su momento entró a muchos destinos sin hacer publicidad, y de entrada es una línea que mucha gente no sabe que existe”, considera.

El experto añade, que en el caso del vuelo de Aeromar que conectaba a Manzanillo con Guadalajara, la compañía sí invirtió en promoción, al pensar que tendría éxito como la ruta Guadalajara-Puerto Vallarta. Pero no ocurrió así.

“Hubo promoción, pero tal vez no lo suficiente para generar un tráfico necesario para mantener el vuelo (…) si cuesta más o menos lo mismo viajar de Guadalajara a Vallarta que a Manzanillo, pero en Vallarta tengo muchísimas más opciones de hotel y de actividades, ese es el factor de toma de decisión”, agrega.

Íñiguez reconoce que para generar nuevas rutas no basta con desearlas, sino que hay que cumplir con una serie de requisitos de la propia aerolínea, entre ellos estadísticas favorables, la disponibilidad de un avión con las características idóneas para el destino y estrategias de promoción. La dependencia todavía está en la solicitud para habilitar vuelos hacia Monterrey y a Canadá, vía Aeroméxico.

 El caso Manzanillo 

Manzanillo tiene un obstáculo para lograr atraer la atención de las aerolíneas, a decir del asesor en materia turística: tiene pocos grandes hoteles, y los que tiene están viejos y descuidados, lo cual no resulta atractivo para las empresas.

“Entre más cuartos tengas en los hoteles de Manzanillo, más vuelos van a meter de inmediato las líneas aéreas, nacionales como internacionales. Muchas operadoras en Canadá y Estados Unidos dicen ‘tienes pocos hoteles y la mayoría están viejos, en cuanto abra un nuevo hotel de 100 cuartos, metemos vuelos nuevos'”, afirma.

En las décadas de los años 70 y 80 el desarrollo hotelero de Manzanillo fue basto, pero recientemente otros destinos turísticos del país han tenido un mayor crecimiento, por lo que los turistas voltean a otros lados.

“El turista, esté donde esté, en Estados Unidos o en otros lugares, tiene muchas más opciones en otros sitios que en Manzanillo (…) Incluso en temporadas altas, buscas lugares y ya no hay espacio en los cuatro o cinco hoteles grandes que hay en Manzanillo”, afirma.

Íñiguez asevera que desde la instancia que dirige no han dejado de insistir y procurar que se mejore la oferta hotelera en el puerto, con mejoras en los hoteles más grandes, y que esperan novedades hacia 2020.

“No sólo es abrir, es hacer remodelaciones, y está sucediendo en Las Hadas, están invirtiendo mucho en su remodelación; Marbella también está en remodelación, el año próximo se abre un hotel boutique precioso en Manzanillo”, detalla.

 ¿Qué se está haciendo para generar nuevos vuelos para Colima? 

La funcionaria estatal recuerda que el mes pasado acudieron a Tijuana, Baja California, para presentar a más de 70 agencias turísticas la estrategia Del Mar a la montaña, con la idea de que el visitante pase un par de noches en Manzanillo, algunas más en Colima y otra en Comala, para ofrecerles experiencias diversas. Afirma que mostraron interés.

“Ellos mencionaban que regularmente ofrecen productos o estados como Chiapas, Oaxaca, destinos como Puerto Vallarta, la Riviera Maya, entonces para ellos el que llegue Colima a ofrecer la ruta completa Del mar a la montaña donde le digas ‘vive la experiencia completa de mi estado en sus 10 municipios’, y pueda pernoctar más tiempo y tener una semana de vacaciones en nuestro destino, eso es lo que les llegamos a ofrecer con un paquete completo”, precisa.

Íñiguez abunda que las empresas solicitaron que se les arme un “paquete completo”, donde se incluya desde el vuelo hasta las ofertas hoteleras, para comenzar a difundir a Colima como destino. Para la secretaria de Turismo, esto provocaría que eventualmente se pueda crear la demanda suficiente para habilitar un vuelo que una a Tijuana con Manzanillo.

“Lo que queremos es que cuando llevamos un paquete completo, provocar, y por medio de la provocación que venga mucha más gente a Colima”, asevera.

 ¿Qué vuelos salen de Colima? 

Del Aeropuerto de Colima (ubicado en el municipio de Cuauhtémoc) salen tres vuelos diarios a la Ciudad de México por Aeromar: uno por la mañana, uno por la tarde y uno más por la noche. Volaris ofrece un vuelo vespertino los martes, los jueves y los sábados. Martes, miércoles, viernes, sábado y domingo, Volaris ofrece un vuelo matutino y otro vespertino a Tijuana.

La terminal aérea de Manzanillo ofrece vuelos diarios vespertinos y nocturnos a la Ciudad de México, y entre noviembre y abril es posible viajar desde el puerto hasta Los Ángeles y Houston, en Estados Unidos, así como con Calgary, Canadá.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *