Type to search

Seguridad

Límites de Colima y Jalisco, ruta roja de desapariciones: Red de familiares

Familiares de personas desaparecidas en Colima acudieron a la Glorieta de los Niños Héroes en Guadalajara, Jalisco —bautizada como Glorieta de las y los desaparecidos por colectivos de búsqueda—, para alzar la voz y manifestar su intención de coordinarse con autoridades de ese estado en la materia, pues aseguran tener indicios de que algunos de sus seres queridos no localizados podrían encontrarse en municipios limítrofes entre las dos entidades.

La presidenta de la Red Desaparecidos en Colima, Carmen Sepúlveda, dijo que buscan seguir las huellas de entre 60 y 100 personas reportadas como no localizadas en Colima, pero que podrían haber sido llevadas a los municipios jaliscienses de San Marcos, Tonila, Zapotiltic y Ciudad Guzmán.

 —¿De cuántas personas tienen indicios de que pudieran estar en territorio de Jalisco o que pudieran ser susceptibles a ser buscados en territorio de Jalisco?, preguntó un reportero.  

“Tenemos más o menos unas 60, pero creemos que son más, unas cien. Hace cinco años que el hijo de una compañera está desaparecido, salió de Colima con rumbo a Tonila y desde entonces ya no se supo más nada de él. Colima se declara incompetente con la investigación y la carpeta la manda a Ciudad Guzmán, y desde hace cinco años su carpeta está en las mismas, no sabe nada de su hijo”, respondió Sepúlveda.

Lee: Desaparecidos Colima busca apoyo de AMLO para que Jalisco se una a las búsquedas

Eva Verduzco, fundadora de la Red Desaparecidos en Colima, dijo que han recibido información de que mujeres jóvenes colimenses, específicamente de la comunidad de Quesería, en Cuauhtémoc, son raptadas y llevadas hacia algunos municipios del sur de Jalisco, presuntamente para ser explotadas sexualmente.

“No sabemos para qué se los llevan. Hemos detectado que hay chicas desaparecidas de la comunidad de Quesería de entre 23 a 27 años que probablemente sea para trata”, apuntó.

Relató que el 25 de julio del 2019, una joven —cuyo nombre omitió— que había desaparecido en la referida localidad en abril del mismo año, la contactó a través de un celular que habría robado y le hizo saber que estaba retenida en un domicilio en Tonila, Jalisco, donde presumía que podrían encontrarse otras mujeres.

Verduzco compartió la información con la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB), que a su vez informó a las autoridades de Jalisco, pero asegura que cuando estas emprendieron acciones de búsqueda, casi un mes después de que habían sido notificados, la casa ya estaba abandonada.

“El 25 de julio de 2019, una chica que había desaparecido desde abril de 2019 en Quesería tuvo la oportunidad de robarse un teléfono. La tenían recluida en Tonila, me mandó la ubicación, me mandó toda la información, yo solamente me comuniqué con CNB, ellos me dijeron que iban a pasar toda la información a las autoridades de Jalisco”, afirmó.

“Sí supimos que habían pasado toda la información a las autoridades de Jalisco, pero desafortunadamente cuando Jalisco accionó, ya no había nadie en esa casa. La chica estaba embarazada, estaba a dos semanas de dar a luz, no sabía qué iban a hacer con ella. Ella suponía que había más chicas en esa casa porque escuchaba a chicas gritar. Sigue desaparecida, ella tenía 19 años, ahora ha de tener 21”, abundó.

>> Fosas, exhumaciones, desaparecidos: Los datos de la barbarie en Colima

Eva puntualizó que es gracias a llamadas anónimas que han sido enterados de la relevancia que la zona del sur de Jalisco podría tener para dar con el paradero de sus seres queridos.

“Los llamados anónimos que tenemos nos han funcionado, que nos den puntos donde pudieran estar nuestros familiares. La mayoría coinciden con Tonila, sabemos que es una región que está bastante complicada, bastante caliente, se dice que probablemente Colima es controlado desde ahí”, señaló.

Eva busca a su hermano David Verduzco de la Cruz. La noche del 21 de mayo de 2017 paseaba con sus amigos en un coche, salieron a buscar unas cervezas en el municipio de Villa de Álvarez y desde entonces no se sabe más de ellos.

 Exigen apoyo de la fiscal en personas desaparecidas de Jalisco 

La Red de Desaparecidos en Colima pidió la colaboración de la fiscal especializada en Personas Desaparecidas de Jalisco, Blanca Trujillo, para que les brinde acompañamiento y puedan realizar búsquedas en los límites entre ambos estados.

Carmen Sepúlveda detalló que en mayo de 2019, y gracias a la mediación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), tuvieron oportunidad de reunirse con Trujillo en sus oficinas en Guadalajara, pero desde entonces no se ha concretado ninguna acción.

“Tenemos más de año y medio buscando la colaboración de ella, desde mayo de 2019, que fue cuando la CNDH nos consiguió una cita con ella, seguimos buscando, oficios tras oficios (…) El 6 de agosto vinimos a traer oficios al secretario de Gobierno, al fiscal general, a ella, ella fue la única que nos contestó con la misma negativa de siempre. Hasta que no asegure por escrito que nos va a apoyar, dejamos de darle lata”, indicó.

Carmen busca a su hijo, Carlos Donaldo Campos Sepúlveda. El joven salió de su domicilio en el municipio de Villa de Álvarez la tarde del 22 de agosto de 2018 para ir a recoger unos lentes. Donaldo —como lo llama afectuosamente su mamá— viajaba en la motocicleta de su papá ese día, el mismo día que sus familiares dejaron de saber de él.

Sepúlveda aseveró que perciben una actitud negativa por parte de la funcionaria, quien en reiteradas ocasiones les ha solicitado ubicaciones exactas, coordenadas y nombres de presuntos responsables de la desaparición de sus seres queridos para dar inicio con las búsquedas.

“Ella quiere que le digamos que en tal lugar están los desaparecidos, que en tal cueva debe de haber alguno. Casi quiere que le digamos quién se los llevó. Si nosotros pudiéramos hacer eso, lo haríamos sin colaboración de ella”, apuntó.

“Nosotros le hemos explicado a ella que los desaparecidos de Colima y Villa de Álvarez no los encontramos nosotros, porque nosotros encontramos a los desaparecidos de Tecomán, Armería y Manzanillo, pero de Colima y Villa de Álvarez (…) hemos encontrado que se los llevan a Tonila, un lugar donde no nos dejan entrar porque el mismo pueblo, la misma gente, es secreto a voces que está complicada la entrada porque ahí hay presencia del Cártel de Jalisco (Nueva Generación). Lo voy a decir claramente y sé que me arriesgo, pero no importa, si con arriesgarme yo encontramos a los desaparecidos de mis compañeros”, dijo.

Colima registró hasta agosto de 2020 un total de mil 238 personas desaparecidas y una tasa de 157.7 casos por cada 100 mil habitantes, la segunda más elevada en ese tipo de delitos a nivel nacional, de acuerdo con datos del Registro Nacional de Personas Desaparecidas, procesados por México Evalúa.

La ‘explosión’ de desapariciones es otro capítulo de la crisis de inseguridad en Colima, que desde 2016 se ubica con los mayores niveles proporcionales de violencia homicida en todo el país.

Heridas abiertas: Colima, el estado con la segunda tasa más alta en desapariciones

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: