Type to search

Política

Indira ve el diálogo sobre iniciativas para reformar Ejecutivo y Legislativo como un proceso aún abierto

La gobernadora electa de Colima, Indira Vizcaíno, aseguró que el diálogo sobre las iniciativas que prepararon en conjunto su equipo y la bancada de Morena para reformar las leyes orgánicas de los poderes Ejecutivo y Legislativo, son procesos “todavía abiertos”.

Vizcaíno manifestó apertura y disposición para dialogar con las y los diputados locales que tengan interés en ello, y destacó que al final del día serán ellos mismos quienes tendrán la última palabra, es decir, quienes decidirán si aprueban las reformas o no.

“El proceso no se ha concluido y el diálogo no tiene por qué asumirse que está cerrado o no. Yo he platicado con la mayoría de las y los diputados, con los que se han acercado con una servidora. He buscado a muchos de ellos también y creo que es una iniciativa que nos va a dar las herramientas para poder arrancar de mejor manera el próximo gobierno estatal”, dijo vía telefónica a Miguel Ángel Vargas de EstaciónPacífico.com en Súper 98.9.

“Estoy absolutamente abierta al diálogo para cualquiera que quiera platicar conmigo. Al final son iniciativas que están presentadas en el Congreso local y que la decisión está en manos de las y los diputados y no en manos de un futuro Ejecutivo. La decisión estará en manos de quienes son los representantes de las y los colimenses en el Congreso estatal”, agregó.

La mandataria estatal electa enfatizó que la reforma a la estructura del Gobierno del Estado —y reducir de 17 a 10 el número de secretarías— será de relevancia para, en caso de aprobarse, generar ahorros al disminuir el total de funcionarios de primer nivel en la administración estatal.

 Lee: De 17 a 10 secretarías: así propone Morena (e Indira) reformar la estructura del Gobierno de Colima

“Nosotros insistimos en que esta reestructura de gobierno será bastante importante y significativa para lograr algunos ahorros, no solamente en la estructura misma, sino en el plan que estaremos planteando”, detalló.

“Además de eso, nosotros estaremos llevando a cabo un plan de austeridad en el que vamos a cuidar mucho el dinero público para invertirlo en lo que es realmente necesario y dejar de gastarlo en cosas superfluas o no indispensables para el ejercicio del gobierno mismo”, añadió.

 —¿Implica reducción de puestos de trabajo de confianza?, se le preguntó.  

“De primer nivel, sí. Es justamente lo que se está planteando desde la visión nuestra, una reestructura de las secretarías para adelgazar la estructura de primer nivel. Es decir, actualmente cada secretaría cuenta con un director general, o hasta dos directores generales, un coordinador general, tal cantidad de directores de área, etcétera, que duplican o triplican funciones. En esas estructuras de primer nivel sí se van a adelgazar, sí se va a hacer una disminución significativa de funcionarios de primer nivel, no así de las áreas indispensables para el funcionamiento del gobierno”.

 —Ni de las plazas sindicales…  

“No, para nada. Los que están sindicalizados al contrario. Nosotros siempre nos hemos caracterizado, como equipo y en lo personal, por garantizar el respeto a los derechos de las y los trabajadores”.

 —¿Te gustaría que esta reforma quedara avalada en la actual Legislatura?  

“Sería lo ideal para que ya tengamos reglas muy claras para comenzar a conformar el equipo que nos estará acompañando en el próximo gobierno. Será lo ideal porque esta legislatura concluye el 30 de septiembre y tendríamos todo octubre para continuar con el trabajo de esta reestructura de gobierno, de lo contrario va a llevar un par de semanas más y entraríamos ya con los tiempos encima hacia la toma de protesta”.

 La situación financiera del Ejecutivo ‘tiene nombre y apellido… y no son los míos’ 

Cuestionada sobre algunos comentarios vertidos por el líder del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Gobierno del Estado (STSGE), Martín Flores —donde reclama a Vizcaíno el impago de la administración estatal a burócratas—, la gobernadora electa enfatizó que “la responsabilidad actual del Gobierno del Estado tiene nombres y apellidos”, y no son los suyos.

“Yo lo dije de manera contundente desde hace algunas semanas y lo vuelvo a decir: la responsabilidad de la situación actual del Gobierno del Estado tiene nombres y apellidos y no son los míos. Yo estaré asumiendo gracias a las y los colimenses una responsabilidad a partir del primero de noviembre”, detalló.

“Si bien es cierto que el presidente, con sensibilidad al trabajo que hacen los trabajadores en general del Gobierno del Estado asumió el compromiso de respaldar con la nómina de las y los trabajadores, eso para nada es la obligación. No es su obligación. Tenemos que partir de reconocer que los errores se cometieron en lo local, que las faltas se cometieron en lo local y que lo que está haciendo el Gobierno federal es ayudar de manera extraordinaria a resolver un problema justamente con la visión de que los gobernadores tengan garantizado su salario”, mencionó.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *