Type to search

Seguridad

Aparecer en las fosas de Colima: El caso de ‘El Chino de Buenavista’

¿Qué pasó? ¿Por qué su pantalón, su vaso de café, su mochila, el desodorante, sus botas y otros objetos personales no estaban en el rancho en el que trabajaba? Estas preguntas siempre quedarán en el aire para Olga Gallegos, esposa de José Francisco Rodríguez Mora, ‘El Chino de Buenavista’, cuyo cuerpo es uno de los al menos 69 encontrados en las fosas clandestinas de Tecomán.

«Yo la verdad tenía la esperanza de que estuviera vivo, de que él iba a regresar (…) es muy difícil vivir así ya, porque pues se llevan una parte, yo a la fecha no me puedo resignar de que ya no esté aquí», comenta su viuda.

A José lo hallaron en la comunidad de Santa Rosa, pero este tipo de tragedias se repite en los 11 sitios con fosas clandestinas que se han encontrado entre el pasado 1 de diciembre y este lunes en Colima, donde han sido exhumados los restos de al menos 93 personas, de acuerdo con la información difundida este martes por el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Encinas.

Pese a ser la entidad con menor población, Colima es líder nacional en cuerpos encontrado y sitios con fosas clandestinas.

Lee: Colima lidera rankings sobre fosas clandestinas

El funcionario detalló que, en lo que va del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, en todo el país se han encontrado 222 fosas clandestinas y 337 cuerpos.

 La tragedia de José y Olga 

La última vez que Olga supo de su esposo fue el 19 de julio de 2018, cuando hablaron por teléfono a las 2:10 de la tarde. En ese momento, él se encontraba en el rancho en el que trabajaba, ubicado en Armería, rumbo a la playa El Paraíso.

Ese día —un jueves—, habían quedado de pasar el fin de semana juntos en el rancho, pero su esposo nunca volvió a llamar.

«La última comunicación fue a las 2:10 de la tarde, me comuniqué con él precisamente para decirle que si ya le había hablado a su mamá por teléfono, porque era su cumpleaños, a lo que me comentó que no, que hasta más tarde lo haría», relata.

Al día siguiente, el 20 de julio, ella intentó llamarlo pero su teléfono ya estaba apagado, por lo que fue a buscarlo hasta Armería, pero encontró su lugar de trabajo vacío, y al comunicarse con el jefe de su esposo para reportarle la situación, obtuvo como respuesta que “a lo mejor andaba de vago tomando”.

El 21 de julio, Olga procedió a levantar en dicho municipio una denuncia por desaparición. Ese día, manifiesta, al hijo de ambos le tomaron una muestra de ADN, lo que al final llevó a su localización.

Desde el día de la denuncia, Gallegos se dedicó a llamar y viajar de Villa de Álvarez —donde vivía con él— hasta Armería para preguntar sobre el caso y siempre recibir la misma respuesta: que estaban investigando.

«Investigaron ahí, entrevistaron a los patrones y pues nada, no saben nada (…) yo seguía yendo a Armería, al ministerio público de ahí (…) y pues nomás que estaban investigando, investigando, investigando», recuerda.

Fue hasta el 5 de marzo cuando recibió novedades por parte de personal del Ministerio Público de Armería, que le pidió trasladarse hasta este municipio. Ahí, le dijeron que con la confirmación de ADN habían identificado a su esposo en una de las fosas clandestinas descubiertas en la comunidad de Santa Rosa, Tecomán.

El acta de defunción indica que “El Chino de Buenvista” murió por degollamiento con arma blanca. Esta fue la última noticia que tuvo del caso.

Olga señala que luego de que el cuerpo de su esposo fue localizado, dejó de recibir llamadas del Ministerio Público, por lo que piensa que ya no están haciendo nada al respecto.

«Como siempre, van a quedar esas preguntas en el aire, porque yo imagino que han de haber cerrado el caso, que dicen ‘ya lo encontramos, ya se lo entregamos a su familia, se cierra el caso’, porque a mí ya ni me han hablado de como siguen las investigaciones, ya nada (…) yo sé que no van a hacer nada. Lamentablemente si hacen, van lento, no se preocupan por lo que está sufriendo uno, los papás, las esposas, la familia», lamenta.

Olga Gallegos es parte de la Red Estatal de Desaparecidos en Colima porque le prometió a su esposo no dejar de acompañar en la lucha a sus compañeros que aún buscan a sus familiares.

«Yo estoy con ellos y seguiré hasta que Dios me lo permita, por mi esposo, porque sé el dolor que es perder a un familiar así», manifiesta.

Lee: ‘Autoridades hacen muy poco’: familiares de desaparecidos marchan en Colima

 ¿Qué propone el Gobierno Federal? 

Alejandro Encinas dijo este martes que, entre las acciones a realizar en materia de desaparición de personas, está renovar el Registro Nacional de Personas Desaparecidas, crear el Diagnóstico Nacional Forense y elaborar planes regionales de búsqueda.

El presidente López Obrador señaló durante la presentación de su estrategia que estas cifras son la herencia de una “política fracasada” en materia de seguridad, que produjo lo que nunca se había visto en México: las fosas clandestinas para enterrar cuerpos humanos.

«Es la herencia de una política equivocada, fracasada para enfrentar la violencia en el país. Como todos sabemos, se dejaron de atender las causas que originan la violencia (…) esto produjo mas violencia y lo que nunca se había visto, se crearon en el país fosas clandestinas para enterrar cuerpos humanos», indicó este martes desde Palacio Nacional.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *