Type to search

Comunidad Coronavirus

Madres y padres de familia relatan cómo viven la cuarentena con sus hijos en casa

La contingencia sanitaria generada por el coronavirus (Covid-19) en Colima y en el país derivó en la suspensión de clases en todos los niveles educativos y de diversas actividades no consideradas como primordiales, por lo tanto, algunas familias tienen la oportunidad de pasar más tiempo juntos del que tal vez acostumbraban.

En EstaciónPacífico.com nos dimos a la tarea de preguntar a algunas madres y padres de familia ¿cómo ha resultado para ellos sobrellevar la ‘cuarentena’ en familia?¿cómo hacen para idear estrategias que mantengan entretenidos a niños, niñas y jóvenes mientras no pueden salir de casa? ¿qué aspectos positivos y negativos ha dejado el aislamiento social? Te presentamos lo que ellos nos dijeron.

   Cuidar a una pequeña de 4 años y vivir un embarazo en la crisis sanitaria 

Rocío Gutiérrez es una madre de familia, madre de una niña de cuatro años y en la etapa final del embarazo. Relató que atender a su hija de tiempo completo “es un reto”; han tratado de realizar diferentes actividades artísticas, recreativas y escolares para pasar el tiempo en casa, aunque con el paso de los días esas labores se desgastan y los niños se cansan de la rutina.

“Los primeros días es más sencillo porque les gusta estar en su casa, juegas mucho con ellos, se disfrutan mutuamente, pero conforme va pasando el tiempo también se aburren, extrañan a otros niños, es muy distinta la interacción con los adultos que con los niños por más que trates de jugar con ellos y la rutina se va haciendo cada vez más pesada”, dijo vía WhatsApp a EstaciónPacífico.com.

Por otro lado, al estar embarazada siente cierta angustia ante la emergencia sanitaria. Sus preocupaciones residen en si los servicios médicos serán seguros para cuando llegue la hora del parto, si existirán camas de hospital disponibles y sobre la posibilidad de contagiarse de Covid-19 y que tenga que ser separada de su bebé.

“Te lleva a pensar cosas que no habías considerado, como parir en casa, incluso había gente que me decía que era mejor programar una cesárea y la sacara antes de que la cosa se pusiera más fea”, mencionó.

Lee: 5 recomendaciones de un instructor de yoga para sobrellevar el aislamiento social 

   Trabajar en casa y repartir las actividades del hogar 

Ricardo Heredia es un padre de familia que trabaja desde casa y durante la contingencia sanitaria optó por dividir con su esposa el cuidado de sus tres hijos. A su parecer, al estar toda la familia en el hogar, es posible repartir las actividades domésticas de forma equitativa.

Ricardo destacó que su esposa, Yolanda Paredes, creó un horario con labores que los niños deben realizar para mantenerse ocupados, como tareas escolares y actividades recreativas. Apuntó que el aislamiento social les ha beneficiado en diferentes aspectos, como fortalecer la convivencia familiar.

“En la parte de ocio nos ha ido bien, hemos estado con las carnes asadas, comiendo más rico, esa parte ha sido ganancia de la pandemia, no estamos gastando nada de gasolina prácticamente, y los niños sí están bien contentos porque están con sus papás todo el día, entonces sí andan queriendo jugar todo el tiempo, andan de buenas, no hay tanto drama de que se peleen o estén llorando”, resaltó.

Recomendamos: 3 cuentas de Instagram con rutinas de ejercicio gratuitas para realizar en casa

   ‘Cuarentena’ y sus aspectos positivos (y otros no tanto) 

Yolanda Paredes dijo que estar en ‘cuarentena’ y cuidar a los hijos de tiempo completo representa aspectos positivos y otros “no tanto”, pues tanto ella como su esposo Ricardo tienen que cumplir con las responsabilidades de su trabajo y las del hogar, y aunque dividen esas tareas menciona que “no paran en todo el día”.

“Tiene su lado bueno y su lado no tan bueno. Estamos ahí con los niños en las mañanas que no tienen tareas pero quieres que hagan actividades para que no estén todo el tiempo en la tele, la limpieza de la casa, lavar, barrer, sacudir, nosotros no paramos en todo el día y eso más el trabajo que yo tengo normalmente y que también tiene Ricardo, entonces es constante, no paramos, apenas en la noche que ya no tenemos nada que hacer”, señaló.

 Una madre con dos hijas en casa tras la suspensión de clases 

Yasodhara Jiménez tiene dos hijas que cursan primaria y secundaria, y en la ‘cuarentena’ tienen que llevar a cabo las actividades que les asignan en sus respectivas escuelas. Dijo que durante el ‘encierro’ buscan convir todo el día, ya sea viendo películas, jugando o haciendo tareas.

Añadió que lo más complicado del aislamiento social es no poder convivir con otros integrantes de su familia.

“En mi familia hemos estado encerrados, mi hijas desde el 16 de marzo, hemos convivido más, hemos estado las 24 horas por siete días a la semana; jugamos, vemos películas, convivimos todo el día, lo que se nos ha hecho más difícil de esta cuarentena es el no convivir con la familia, el que ni entre tus hermanos y tíos se puedan juntar para que esto no se haga más grande”, dijo.

 Frustración al no poder salir de casa 

Carolina Frutos tiene un hijo de 17 años que cursa el último semestre de bachillerato y un nieto de seis años que cursa el primer grado de primaria. Detalló que su hijo adolescente se desespera en algunos momentos al no poder salir de casa para asistir a la escuela, mientras que para su nieto ha sido más sencillo, pues disfruta estar en casa.

Para Carolina no ha sido sencillo el aislamiento social, pues anhela salir al trabajo como normalmente hacía, aunque aceptó que el aislamiento ha dejado cosas positivas, por ejemplo, una mejora en la convivencia familiar.

“En ratos llega el caos de que está desesperado porque extraña la escuela, en ratos sí se me desespera, quiere salir aunque sea a las maquinitas pero le digo que por salud de todos no hay que arriesgarnos (…) Ya estoy desesperada, hay que valorar lo que tenemos porque a veces uno reniega hasta del trabajo y ahorita quisiera salir”, afirmó.

Recomendó a otros padres de familia aprovechar este periodo para acercarse a sus hijos y conversar sobre diferentes temas, en particular con los adolescentes.

“Es el momento de tener más acercamiento y más cuando tenemos hijos adolescentes es el momento de sacar pláticas, temas, para que les pueda ayudar a los jóvenes también, ahorita que podemos estar en la casa a unirnos más”, dijo

 Aislamiento ‘sin cambios significativos’ 

Óscar Álvarez es padre de dos jóvenes de 15 y 18 años. Relató que en su caso no ha habido cambios significativos porque sus hijas llevan a cabo sus respectivas actividades en casa.

Reconoció que durante los primeros días de la crisis sanitaria tuvo momentos de ansiedad, los cuales fueron desapareciendo con el paso de los días. En lo positivo, destacó que el aislamiento social le ha permitido gastar menos dinero.

“Pensar qué es lo que podía venir me hacía vivir momentos de ansiedad pero fue una o dos ocasiones, pero he estado tranquilo ya que he seguido las indicaciones que nos han pedido, no me ha afectado en lo emocional”, refirió.

“He gastado menos dinero en gasolina ya que no me traslado a mi respectivo trabajo, también que mis hijas y todos estamos aquí en casa. Honestamente no hemos tenido aspectos negativos que sobrellevar acerca del confinamiento, afortunadamente”, aseguró.

 Cuarentena: tiempo para educar y enseñar labores del hogar 

Nayeli Salazar es madre de un niño de ocho años. Ha vivido la contingencia con cierta preocupación pero también “de forma divertida”. Resaltó que se le presentó la posibilidad de pasar más tiempo con su hijo y enseñarle labores que en la escuela no aprendería, como a realizar labores domésticas.

“Para sobrellevar esta situación hemos hecho diferentes actividades, tenemos juegos de mesa, también tiene sus actividades de scout, que se suspendieron presencialmente pero sí le dejan actividades en línea, lo pongo a sembrar semillitas, a que cuide las plantas del hogar, a jugar a la pelota con el perro (…) Y aprender actividades diarias del hogar, como limpiar, barrer, trapear, acomodar la cama y limpiar su cuarto”, indicó.

“También las aplicaciones me han ayudado mucho, como Duolingo, para que también esté desarrollando sus conocimientos del idioma extranjero, que ahorita está practicando el inglés y el italiano. Entonces sí tomo ayuda de las aplicaciones que están libres para el conocimiento del niño”, contó.

 Una oportunidad para administrar mejor los recursos y alimentarse más sano 

Por su parte, Tarcy Peña es mamá de un pequeño de tres años que cursa maternal y reconoció que para ella la cuarentena es una experiencia complicada pero también una oportunidad para convivir con su hijo, y a pesar de que su rutina no se ha modificado drásticamente señala que ha tenido ansiedad por no reunirse con otros familiares y amigos. Destacó que la contingencia le ha permitido administrar mejor sus recursos y tener hábitos alimenticios más saludables.

“Los aspectos positivos que he logrado es la conexión que he logrado con mi hijo, y no es que no la tuviera, pero creo que las condiciones en las que estamos se ha afianzado mucho más, el hecho de la mejor administración del tiempo y el dinero, porque el recurso económico quizá no es tan estable como en otros tiempos, entonces el administrar el dinero es un buen hábito que he aprendido en esta contingencia” remarcó.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *