Type to search

Cultura

Fotógrafo localiza un ‘mapa en piedra’ de Colima… ¡de más de 2 mil años de antigüedad!

El pasado 4 de junio, el fotógrafo colimense Rafael Cruz encontró en una zona cañera al norte de Comala, una piedra de más de dos metros de altura que presentaba ciertos grabados, parecidos a los de un mapa. El Instituto de Antropología e Historia (INAH) en Colima acudió al lugar para inspeccionar los petroglifos o petrograbados —dibujos o símbolos grabados sobre piedra— y hacer su registro. Los especialistas calculan que la pieza tiene más de dos mil años de antigüedad.

Rafael Cruz relató a EstaciónPacífico.com que fue mientras exploraba por la referida zona en compañía de otro fotógrafo, cuando localizó el grabado en una de las rocas más grandes. Tomó algunas fotografías y llamó a los especialistas del INAH para que realizaran una inspección del lugar.

Lee: Fotógrafo cree haber encontrado fósil de millones de años en el Jardín Libertad

“Yo ya había más o menos ubicado el sitio, ya que hay algunos montículos de tierra y el piso muestra a simple vista vestigios cerámicos, lo cual me hizo que pusiera más atención en la zona y resultó que una de las rocas, de las más grandes, tenían estos que se llaman petroglifos o petrograbados, por lo que hicimos algunas fotografías e inmediatamente hicimos un reporte al INAH y ellos hicieron las gestiones y organizaron una visita de reconocimiento al lugar, y cerciorarse de los restos aparentemente prehispánicos que hay en el lugar”, dijo en entrevista telefónica con EstaciónPacífico.com.

“Sorprendió mucho a los especialistas, a los científicos, ya que en primer lugar no se encuentran comúnmente rocas de este tamaño, de esta antigüedad y sobre todo con tanto detalle como lo es esta, esta roca está en el lugar original y esa es otra de las riquezas de este gran petrograbado, porque mantiene intacto el legado que dejaron nuestros ancestros”, abundó.

El director del INAH en Colima, Julio Martínez, señaló que fue un gusto encontrar dicha roca, que una de sus peculiaridades es que su orientación es exactamente hacia el Volcán de Fuego de Colima.

“Nos dio mucho gusto ver la roca que estaba allí, es una roca en una zona ahora cañera, lo interesante de esta roca, que yo le calculo mide de altura dos metros, en la parte más alta, en la parte más baja unos 60 centímetros, es como una especie de la Piedra Lisa y de ancho debe tener cuando mucho un metro con 80 centímetros”, dijo.

“Lo interesante de esta roca es que tú la ves en la cara principal y tiene una serie de figuras, nosotros utilizamos un GPS, vimos la orientación que tenía, porque termina en un pico en la parte más alta y apunta exactamente hacia el Volcán”, comentó vía telefónica.

De acuerdo con el titular del INAH en la entidad, la roca podría datar de 200 años antes de Cristo (a.C), aunque detalló que “es complicado precisar sobre más datos”.

Recomendamos: El INAH confirma hallazgo prehispánico en Manzanillo; revisa si es ‘una vecindad’

“Es lo que hoy llamamos un mapa, ahí te muestra cómo el pico más alto es el volcán y lo demás es una serie de cañadas, barrancas, arroyos, ríos (…) pudo haber sitios de interés para ellos, que están marcados con un círculo. Nosotros le calculamos 200 años antes de Cristo, no podemos precisar todavía más datos, es casi imposible precisar, pero por las características que tiene de los desgastes, calculamos que va por ahí”, destacó.

“Por la otra cara presenta una serie de dibujos que si tú los ves, parecen un intestino, pero para mí puede asemejarse, si tienes el pueblo, si tienes la tierra, todo tu paisaje, tu entorno natural, puede ser incluso el inframundo (…) puede ser una interpretación de esas, no tenemos a ciencia cierta el conocimiento de que así pueda ser”, dijo.

Martínez aseguró que el hallazgo les ayuda a conocer más sobre la identidad de la zona y del estado. Informó que ya trabajan en el registro de la roca y solicitarán al dueño del sitio donde fue localizada que les ayude a preservarla.

“Envidiable, está bien conservada, muy bonita, preciosa, pero esto nos motiva mucho, porque es parte de la identidad que estamos buscando, saber de dónde venimos, a dónde vamos y es algo que al INAH le toca, es la tarea sustancial, el tratar de encontrar la identidad nuestra”, aseveró.

“Lo que vamos a hacer nosotros en principio son dos cosas: una es el registro en el Registro Nacional del INAH, el sitio y desde luego el petroglifo, registrarlo como tal, su existencia, con todos los datos que pide esta catalogación. Dos, decirle al dueño del predio que no lo mueva, que no lo afecte, que al contrario, nos haga el favor de protegerlo”, comentó.

Te presentamos algunas imágenes del ‘mapa en piedra’, captadas por el ojo del colimense Rafael Cruz.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *