Type to search

Comunidad

Fotógrafo cree haber encontrado fósil de millones de años en el Jardín Libertad

El fotógrafo colimense Rafael Cruz encontró en algunas jardineras del Jardín Libertad, en el centro de la capital, lo que según su investigación y personas cercanas a él con conocimientos en ciencias ambientales concluyen como fósiles de ‘Ammonites Perisphinctes’, una especie de conchas marinas que quedaron petrificadas en algunas piedras del jardín.

Rafael Cruz detalló que en una práctica fotográfica encontró un fósil, pero no fue hasta días después cuando se volvió a acercar para constatar lo que había visto, así como tomar fotografías y compartirlas en sus redes sociales.

«Yo me dedico a la fotografía y en esa ocasión en una práctica fotográfica vi que junto a unas bancas había lo que parecía ser unos fósiles, unas tipo conchas, yo no traía en ese momento cámara fotográfica y me di una escapada este fin de semana ya con mi cámara y ya pude constatar, y también localicé que había un poco más, no solo el que vi al principio y ya le pude tomar las fotos, son las que por ahí compartí», dijo vía telefónica a EstaciónPacífico.com.

El fotógrafo relató que su hermana –que estudió Ciencias Ambientales– concluyó que se trata de un fósil marino con alrededor de 400 millones de años y que desaparecieron junto a la extinción de los dinosaurios. Señaló que con el paso del tiempo se petrificaron gracias a los minerales con los que estaban en contacto.

Recomendamos: El INAH confirma hallazgo prehispánico en Manzanillo; revisa si es ‘una vecindad’

«Me puse a investigar, ya que mi hermana estudió Ciencias Ambientales, ella me orienta siempre en cuestión de lo que son los fósiles, algunas rocas y minerales, y preguntando con otros compañeros ya me dijeron que son las llamadas ‘Ammonites’, que son más que nada fósiles marinos que aparecieron hace unos 400 millones de años y desaparecieron junto con la extinción de los dinosaurios», indicó.

«Estos organismos, que fueron de los primeros seres vivos complejos en la tierra, vivían en mares muy profundos y cálidos y con el paso del tiempo se petrificaban con la ayuda de los minerales con los que estaban en contacto en aquella época, por lo cual ahorita tenemos la fortuna de poderlos ver ya petrificados gracias a estos fósiles, que sustituyeron su composición orgánica por su composición mineral», detalló.

Rafael Cruz explicó que visitó entre tres y cuatro veces el lugar donde encontró a dichos fósiles para tomar fotografías y hacer una investigación, y que platicó con personal del Ayuntamiento de Colima, quien le dijo que esas piedras se suelen tomar de ríos para convertirlas en jardineras.

«Acudí como tres o cuatro veces, primero a identificar que la primera que había visto haya sido real, después fui y tomé más fotos, e identifiqué que había más losas de piedra que contenían estos organismos petrificados, después me di a la tarea de hacer una investigación con trabajadores y parques de jardines del Ayuntamiento, me acerqué al Ayuntamiento de Colima y empecé a preguntarles de dónde habían traído las piedras, cómo fue que llegaron, dicen que son de diferentes ríos a los que de pronto ellos van, toman las piedras que ellos saben que pueden partir y las colocan de manera decorativa en jardines», aseveró.

El fotógrafo colimense recordó que no es la primera vez que localiza vestigios, ya que también ha encontrado vasijas de cerámica en el jardín de San Francisco, una unidad habitacional en Manzanillo y hasta una zona piramidal en la capital del estado.

«El año pasado tuve la fortuna de encontrar una osamenta virreinal ahí en el jardín de San Francisco, una vasija completa de cerámica, una unidad habitacional en Manzanillo, algunos otros como una zona piramidal en la capital de Colima, me encanta a mí la observación, la investigación, me gusta mucho el tema arqueológico, paleontológico, cultural, entonces de alguna manera he tenido la intención de verlos», abundó.

Recomendamos: Un ‘dios prehispánico de la fertilidad’ es encontrado en un predio de Colima

Así hallaron a madre e hija en San Francisco de Almoloyan… ¡400 años después!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *