Type to search

Política

¿Nacho respalda o rechaza el plan de coordinación y seguridad de AMLO?

El gobernador de Colima, Ignacio Peralta, ha enviado señales tendientes a dar el beneficio de la duda al esquema de delegación estatal que pondrá en marcha la administración federal que a partir de este sábado encabezará Andrés Manuel López Obrador… pero también ha mostrado escepticismo.

Luego de que Indira Vizcaíno, designada como delegada federal en la entidad, pidió “al menos el beneficio de la duda” para el modelo de coordinación planteado por el aún presidente electo, el mandatario estatal señaló que esperará a conocer cómo operarán, aunque adelantó que lo respaldará si observa beneficios para los colimenses.

“Necesitamos tener claridad de cómo va a funcionar el tema de los coordinadores (sic) generales, necesitamos analizar su comportamiento pero sobre todo la efectividad en las definiciones de política pública.

“Lo que importa no es una lucha por el poder, lo que importa no es quién decide, lo que importa es que se beneficien los ciudadanos, y si este diseño institucional va a dar buenos resultados a los ciudadanos nos vamos a sumar de manera responsable, pero estaremos atentos a que así sea y vigilantes en que las definiciones y decisiones que se tomen efectivamente vayan hacia el cumplimiento de las políticas públicas”, dijo este miércoles a reporteros.

Peralta manifestó esta señal de disposición a revisar este planteamiento —ya aprobado por el Congreso federal— luego de que un día antes afirmó que el Plan de Paz y Seguridad de López Obrador no garantizaba la coordinación necesaria, por lo que la calificó como “muy mal precedente”.

“Hay temas que se tienen que revisar y que no están generando coordinación. Por ejemplo, cuando en este momento los grupos de coordinación los estamos presidiendo los gobernadores, y si el gobernador no está presente no hay grupo de coordinación, esa es la instrucción, ahora se está cambiando la figura para ser invitado en el grupo de coordinación, y eso lo que va a hacer es que cada quien en el ámbito de sus facultades constitucionales esté trabajando por seguridad, pero con un muy mal precedente de coordinación”, manifestó el martes.

El documento presentado el 14 de noviembre por López Obrador menciona que habrá reuniones diarias para coordinar a las dependencias federales y locales encargadas de seguridad pública y procuración de justicia, donde las autoridades estatales serían “invitadas”, aunque posteriormente Alfonso Durazo, designado como secretario de Seguridad en el próximo gobierno y uno de quienes encabezó el diseño de dicho plan, indicó que los gobernadores tendrán “mando” en dichos encuentros locales.

El mandatario colimense consideró que en el esquema planteado, en el que los delegados también vigilarán la aplicación local de programas de desarrollo y de los recursos federales, prevalece un enfoque de “lucha por el poder” y no un “diseño institucional” que busque solucionar los problemas.

“Si lo que se quiere es combatir la pobreza y esta figura de los ‘superdelegados’ es la adecuada, todos deberíamos estar considerándolo con seriedad, pero me parece que esa no es la intención, me parece que más bien se está haciendo un diseño institucional que va enfocad a una lucha por el poder y no a lograr efectividad en las políticas públicas”, manifestó Peralta.

Estas declaraciones ocurrieron el mismo día en que el gobernador se reunió con diversos diputados de Morena, incluida la próxima delegada, Indira Vizcaíno. Antes, Peralta había tendido la mano al próximo gobierno para trabajar juntos.

“Para el próximo presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, mi deseo de una colaboración respetuosa y productiva, que sea de interés para su administración y benéfica para la sociedad colimense. Más allá de cualquier circunstancia política, sujeta al momento y por lo tanto perecedera, lo que debe privilegiarse es el progreso político, económico y social de la entidad, pues Colima, nuestra entidad, está antes que todo lo demás”, dijo el 8 de noviembre, al comparecer ante el Congreso.

Peralta también declinó sumarse a la ‘rebelión’ de los gobernadores emanados del PAN, que firmaron una carta conjunta para expresar su rechazo al esquema de los delegados estatales, y resaltó que a nadie conviene escalar el conflicto entre Federación y gobiernos estatales a situaciones de declaratorias de desaparición de poderes ni de intentonas de independencia por parte de las entidades.

“Si llevamos las cosas al extremo, no dudo que algún gobernador quiera declarar a su estado como una hermana república saliéndose del pacto federal en un contexto de desaparición de poderes, entonces vamos a fragmentar la República, yo creo que eso es algo que nadie quiere y que debemos evitar”, puntualizó el martes.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *