Type to search

Seguridad

#AlertaAlba: Corte de caja tras sus primeros seis meses de implementación

Este jueves se cumplen seis meses desde la primera publicación en Colima de una Alerta Alba, el mecanismo de atención, reacción y coordinación entre las instancias de seguridad pública y procuración de justicia de los tres órdenes de gobierno para localizar a mujeres desaparecidas… ¿qué ha ocurrido en este primer semestre de su implementación? ¿ha resultado eficaz?

La directora del Instituto Colimense de las Mujeres (ICM), Mariana Martínez —una de sus principales impulsoras—, destacó algunos avances y áreas de oportunidad de este protocolo que busca lograr que las mujeres con reporte de desaparición en el estado regresen a sus domicilios tan pronto como sea posible, con la primera luz del día, para lo cual los mecanismos de búsqueda se activen durante las primeras 12 horas, y con esto se evite la comisión de un feminicidio.

“La efectividad de la Alerta estriba en la temporalidad en la que se active”, indicó en entrevista, y resaltó que si bien, a su parecer el balance es positivo porque la mayoría de las mujeres desaparecidas han sido localizadas, en la numeralia permanece la cifra de los casos que continúan sin resolver, de las que siguen ausentes.

Datos de la Fiscalía General del Estado (FGE) muestran que hasta este miércoles se habían emitido un total de 49 alertas desde su surgimiento en Colima: la primera fue emitida el 13 de diciembre de 2018, y la última apenas la noche de este martes.

De esas 49 alertas, 27 fueron desactivadas porque la mujer fue localizada sana y salva, y 21 continúan activas porque no se ha podido dar con el paradero. Una alerta más fue desactivada porque la víctima fue localizada, pero sin vida; es el caso de Lorena Tadillo, una taxista de 39 años que fue reportada como desaparecida el 15 de enero en Manzanillo, y encontrada tres días más tarde en la comunidad de El Colomo, en ese mismo municipio.

Un análisis de las alertas emitidas permite identificar que el municipio con mayor número de casos es Colima, con 16 desapariciones; le sigue Manzanillo, con 12; Tecomán, con nueve; Villa de Álvarez, con seis, y Coquimatlán, con tres. Armería y Cuauhtémoc empatan con un caso cada demarcación, y los municipios de Comala, Ixtlahuacán y Minatitlán no tienen reportes de mujeres desaparecidas.

La mayoría de las mujeres no localizadas en la entidad tenían en el momento de su desaparición entre 14 y 19 años de edad, rango en el que se concentran 31 reportes, que equivalen al 63% de las alertas.

Recomendamos: Antes de que termine octubre, Colima tendrá #ProtocoloAlba para evitar feminicidios

El protocolo consiste en la emisión de una ficha de la mujer desaparecida, la cual es difundida masivamente por medio de redes sociales, así como la activación de los mecanismos de búsqueda por parte de las autoridades.

 El balance de una de sus principales impulsoras 

Mariana Martínez, titular de ICM, consideró que los resultados positivos de la Alerta Alba se deben, en gran medida, a la pronta activación de los elementos de seguridad pública.

“Afortunadamente para la población colimense, la mayoría de las alertas que se activan culminan con la aparición de la mujer reportada como desaparecida, y la mayoría de las veces estamos hablando de mujeres que están con vida. Me parece que ésa es la principal fortaleza del mecanismo, que se pueda posicionar como una herramienta efectiva de búsqueda”, comentó.

La funcionaria detalló que la emisión de la Alerta Alba no incluye únicamente la difusión de la ficha informativa en medios de comunicación y redes sociales, sino que se activa todo un mecanismo desde las instituciones relacionadas para dar con el paradero de cada una de las mujeres con reporte de desaparición.

“La Alerta Alba no solamente es la activación de la ficha, sino que es la activación de las instituciones de seguridad pública para la búsqueda y localización de las mujeres. Lo que la población puede ver es la ficha, pero en el interior de las instituciones hay todo un trabajo que coordina la búsqueda de las mujeres”, indicó.

Martínez reconoció que ha hecho falta establecer un mecanismo de comunicación directa entre las dependencias involucradas en la emisión y activación de la Alerta Alba, con el fin de terminar de pulir su coordinación y, por lo tanto, mejorar los resultados.

“Establecer un mecanismo único de comunicación cuando se activa una Alerta Alba y cuando se desactiva. Es decir, habilitar un grupo de WhatsApp, a través de alguna red social como el correo electrónico o bajo la vía que determine la institución que opera las alertas, que es la Fiscalía para que la alerta se comunique lo antes posible”, destacó.

“Que yo como Instituto pueda saber en qué momento se envió la Alerta a la página de Facebook o en cualquier otro mecanismo para yo poderlo difundir, no pescarlo en la red social, porque en ese pescar en la red social me puedo tardar una, dos, 10 horas, y la efectividad de la Alerta estriba en la temporalidad en la que se active”, agregó.

 Lo que se viene para la Alerta Alba 

Mariana Martínez aseveró que las instancias involucradas en la activación y difusión de la Alerta Alba han concentrado sus esfuerzos en el fortalecimiento del mecanismo, pero en su lista de pendientes está entrar en diálogos con la iniciativa privada para que puedan también apoyar a mejorar el protocolo de localización de mujeres, facilitando el material audiovisual que puedan tener sus cámaras de seguridad y estar en estrecha comunicación con la Fiscalía.

“Por ejemplo, si la última vez que detectaron con vida a una mujer reportada como desaparecida en la calle Madero a las 10 de la mañana, los y las locatarias activan sus cámaras de seguridad, buscan en sus registros y van siguiendo la pista. Ésa es la forma en la que la iniciativa privada se puede sumar”, aseveró.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *